Domingo, 10 Diciembre 2017 00:00

La mano que mece la cuna - Por Ignacio Fidanza

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El fallo de Bonadío rozó el nervio óptico del sistema político. Entre el Lawfare y la supervivencia.

 

El fallo del juez Claudio Bonadío encadenó una serie de teorías conspirativas con un denominador común: El temor de la política ante un poder judicial que da señales de haber iniciado un proceso de autonomía en sus decisiones, que activa el temor -en unos y otros- a un Mani Pulite real.

Por eso, la ola de pánico que tuvo su epicentro en el kirchnerismo llegó como grave preocupación a la Casa Rosada. En ese trayecto se superpusieron distintas interpretaciones de lo ocurrido, lo que ofrece como dato central el desconcierto tanto del oficialismo como de la oposición.

En el Gobierno, algunas fuentes consultadas por LPO, no descartaron que se trate de un derivado de la feroz interna que sacude al peronismo. Son conocidos los vínculos de Bonadío con el jefe del bloque de senadores peronistas, Miguel Ángel Pichetto. Tienen amigos en común y suelen compartir los escasos espacios en los que se atreven exponer su pensamiento.

El golpe demoledor sobre la ex presidenta coincidió con la ruptura de la bancada peronista en el Senado y objetivamente colocó su libertad bajo la voluntad de Pichetto, que con sus 25 senadores tiene la llave para quitarle los fueros. "Si se trató de un ejercicio de disciplinamiento legislativo, fue bien ejecutado", reconoció a LPO un peronista que sigue de cerca los movimientos del poder.

Pichetto fue el miembro informante del Senado que defendió la aprobación del Memorándum con Irán, como bien le recordó Cristina con un video. Es decir, si es su mano la que mece esta cuna, es probable que todo el rédito político que buscaba ya se ha capitalizado.

"Cristina tiene que morirse para que nazca algo nuevo en el peronismo", afirmó a este medio uno de los hombres más importantes del espacio peronista que con tanta dificultad tratan de articular Pichetto, los gobernadores y un puñado de diputados. Hablaba en términos políticos, pero la definición sorprendió por su crudeza. Sobre esa premisa se mueve el jefe de los senadores del PJ.

La tensión del jueves llegó a tal extremo que minutos antes de la conferencia de prensa de Cristina se mencionaba que la ex presidenta analizaba renunciar a la banca y pedir que la detengan en ese momento, frente a las cámaras, para generar una conmoción social aún mayor.

Pero Cristina y Pichetto no son los únicos actores en juego. En la Casa Rosada tampoco descartan que detrás de Bonadío se esté jugando una pulseada mayor de supervivencia de personajes claves del mundo judicial, que le pegan al kirchnerismo para que se asuste el Gobierno.

El mensaje del fallo es en ese sentido clarísimo: Cualquier decisión del poder político, incluso aquellas que pertenecen a su esfera de exclusividad como la política económica y las relaciones exteriores, puede ser revisada judicialmente y motivar la prisión. Dólar futuro y Memorándum con Irán, son en ese sentido un antecedente posible de Lebacs y acuerdo con Qatar, como bien señaló Rafecas.

"El fallo de Bonadío significa que cualquier funcionario puede ir preso por las decisiones que toma", exageró un hombre del Gobierno. Es exagerado, pero la Argentina es un país de desbordes. Y no es un secreto que la administración de Macri ya tiene sobre sus espaldas más de 70 causas penales.

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, tiene una alianza sólida con el camarista Martín Irurzún, autor de la "Doctrina Irurzún", que permitió el desafuero y la detención de Julio de Vido, Amado Boudou y ahora Carlos Zannini y Luis D´Elía.

Tiene también Lorenzetti buenas relaciones con varios de los jueces federales que instruyen las causas de corrupción y comparte con ellos una enemiga común: la diputada Lilita Carrió, que mantiene un pedido de juicio político en su contra.

Si Carrió es el instrumento de Macri para condicionar a Lorenzetti y Comodoro Py, los jueces acaso han encontrado en la prisión de kirchneristas un mensaje de la misma contundencia para condicionar al Gobierno. "Hoy son ellos, mañana puede ser ustedes", es el subtexto, si se quitan los nombres y se miran los argumentos legales.

Si este fuera el caso, lo que estamos viendo sería apenas el principio de un proceso mucho más amplio. Es decir, después de Brasil, para que un Mani Pulite sea creíble, hay que incluir a empresarios y funcionarios en ejercicio. Además de expandirlo a nivel provincial y hasta municipal.

Por eso, el gobierno ahora habla de enviar un proyecto para regular -limitar- la prisión preventiva. Un placebo: Hace mucho tiempo que se sabe que la ley dice lo que los jueces dicen que dice.

Bonadío por otro lado, comentan los que lo conocen, vio desde el principio en la causa del Memorándum, la llave para ensayar una salida del poder judicial por la puerta grande, que borre de la memoria colectiva la servilleta de Carlos Corach, su pasado menemista y la gran cantidad de pedidos de juicio político que acumula. Esa sería la explicación personalísima de lo que ocurrió.

Cristina, amante de la sociología de izquierda, está fascinada con el concepto de "Lawfare" o guerra legal que acaba de descubrir, que significa la utilización combinada de manipulación judicial y de medios de comunicación, para demoler carreras políticas e inviabilizar candidaturas.

Y por último tenemos la versión kirchnerista más lineal: detrás del fallo de Bonadío está el director de orquesta Macri, que si fuera verdad, habría adquirido una pasión irresistible por jugar a la ruleta rusa con cinco balas en el cargador.

Ignacio Fidanza

Visto 312 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…