Jueves, 11 Enero 2018 00:00

Por la construcción, el uso de capacidad industrial tocó su mejor nivel con Macri - Por Leonardo Villafañe

Escrito por  Leonardo Villafañe
Valora este artículo
(0 votos)

Llegó al 69,2% en noviembre, el mejor registro desde enero 2016. La obra pública y la privada, claves en “industrias metálicas básicas” y “minerales no metálicos”, dos de los tres mejores bloques. En la UIA prevén que 2018 la suba siga a un ritmo moderado.

 

La utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en noviembre en el 69,2%, nivel superior al registrado en el mismo mes del año anterior (68,4%), informó hoy el Indec. “Considerando el período enero 2016-noviembre 2017, el nivel de utilización de la capacidad instalada en la industria alcanzado en noviembre de 2017 constituye el máximo valor registrado de la serie”, señala el informe, es decir que el nivel alcanzado en el penúltimo mes del año fue el mejor desde que asumió Macri. Igualmente, el registro aún se encuentra lejos del pico de la administración kirchnerista, que logró un nivel de utilización del 84,1% en noviembre de 2011.

El gobierno de Cristina Fernández cerró su gestión con un nivel de uso de la capacidad instalada de 71,4%, según el último registro disponible de octubre de 2015. Ese mismo año se vio también el peor dato de uso de capacidad industrial desde 2003, cuando el porcentaje de utilización alcanzó en enero el 62,9% de uso, lo que se confirmó, sin los avatares de la estacionalidad, en la medición promedio del período enero-marzo, que alcanzó el 66,2% y fue el peor trimestre desde la salida de la crisis.

Los sectores estrella dentro del aún módico nivel de uso de la capacidad instalada en la industria son los bloques de las industrias metálicas básicas y de los productos minerales no metálicos, que exhibieron porcentajes del 83,1% y 80,6% respectivamente y se erigieron como dos de los tres sectores, junto con “Papel y cartón”, con mejor porcentaje.

En ambos tuvo un peso determinante la industria de la construcción: “Con respecto a las industrias metálicas básicas, el sector siderúrgico registra un aumento en la utilización de las plantas productivas que se vincula principalmente con el mayor nivel de la actividad de la construcción, el crecimiento de la fabricación de maquinaria agrícola, la mayor demanda vinculada a desarrollos energéticos y el crecimiento de distintos segmentos de fabricación de línea blanca”, señala el INDEC, a la vez que también agrega: “La utilización de la capacidad instalada en el bloque de productos minerales no metálicos crece impulsada por la construcción tanto de obras públicas como privadas, que estimularon la demanda de cemento y de otros materiales de construcción.

De acuerdo con datos del ISAC, la actividad de la construcción presenta un crecimiento del 12,6% en el período enero-noviembre de 2017 con respecto al mismo acumulado del año anterior.

El crecimiento en el uso de la capacidad instalada coincidió con las mejoras experimentadas por el Estimador Mensual de la Actividad Industrial (EMI), que evidenció una suba de 3,5% durante noviembre en relación a igual mes del año pasado y completó la séptima suba interanual consecutiva en el año, luego de que la última caída, de 2,6%, se registrara en abril. En octubre, había crecido 4,4%.

Por su parte, los sectores que no levantan aún, o que lo hacen a niveles que están por debajo del promedio en el uso de su capacidad, son productos alimenticios y bebidas (67,7%), edición e impresión (62,9%), metalmecánica excepto automotores (61,2%), productos textiles (60,9%), productos de caucho y plástico (59,9%) y la industria automotriz (55%). El que más resalta, claro, es el de la producción automotriz, por el dinamismo que pueda darle a la economía el moviemiento del sector y por su peso en las exportaciones industriales argentinas.

Según Pablo Dragún, coordinador del Centro de Estudios de la UIA, las dos claves señaladas por el informe del Indec son las que explican los altos y bajos de los sectores en el ranking del uso de la capacidad instalada:  “En un país que alcanzó niveles de producción de autos cercanos al millón en su pico, cerrar 2017 con menos de 500 mil unidades deja como balance ese uso de la capacidad instalada. Aunque no hay que ser cruel con este sector, que también tiene movimientos estacionales muy marcados y donde pesa mucho la situación de Brasil, el principal destino de nuestras exportaciones automotrices”.

Por otro lado -según Dragún- si uno observa el desenvolvimiento del acero obtendrá un indicador claro sobre lo que han traccionado a la siderurgia industrias como la de la construcción, pero también la de maquinaria agrícola y los planes de inversión en energía, que se analizan con perspectivas de más largo plazo.

“Mi sensación es que en 2018, mientras la evolución del EMI acompañe en los niveles del último trimestre de 2017, se puede sostener el crecimiento del uso de la capacidad instalada al mismo ritmo que evolucionó en 2018, por supuesto que dependiendo de factores que no siempre se pueden prever fácilmente, como un eventual parate de la obra pública o, la inversa, un gran salto en la producción de autos acicateada por movimientos bruscos en la demanda de Brasil o la apertura de nuevos mercados”, explicó Dragún.

El uso de la capacidad instalada es un dato relevante para analizar el desenvolvimiento industrial en un momento dado. Según un trabajo de la Universidad de Rosario, “un bajo uso de la capacidad instalada significa subutilización de la infraestructura y por ende mayor costo por unidad”. Y agrega que “este elemento es determinante en la competitividad del producto o servicio frente a otros competidores en el mercado. En general se habla de un sobredimensionamiento frente al tamaño real de la demanda”.

“Para el cálculo de la utilización de la capacidad instalada en la industria se tiene en cuenta cuál es efectivamente la producción máxima que cada sector puede lograr con la capacidad instalada actual. Tiene en cuenta criterios técnicos, como el aprovechamiento potencial de las plantas productivas empleando el máximo de turnos posibles y las interrupciones necesarias para el mantenimiento apropiado”, señala el trabajo. 

Leonardo Villafañe

Visto 146 veces Modificado por última vez en Jueves, 11 Enero 2018 12:18

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…