Martes, 10 Julio 2018 00:00

Macri reconoció errores propios y pidió colaboración a la dirigencia - Por Fabián López

Escrito por  Fabián López
Valora este artículo
(1 Voto)

Mauricio Macri vistió la Casa Histórica y participó de un desfile cívico y militar junto al gobernador justicialista, Juan Manzur

 

Una autocrítica suave y un llamado a los gobernadores, empresarios y sindicalistas para que "aporten" soluciones que ayuden a superar los problemas económicos. Sobre esos ejes se sostuvo el discurso que el presidente Mauricio Macri dirigió ayer a todo el país desde Tucumán, adonde llegó para encabezar los actos oficiales por el 202º aniversario de la Declaración de la Independencia.

Macri lanzó su mensaje luego de que el Gobierno logró apaciguar la carrera del dólar, tras un recambio de ministros y en medio de las negociaciones con el peronismo para acordar la reducción del déficit del año próximo.

Acompañado por su esposa, Juliana Awada, y por la mayoría de sus ministros, el jefe del Estado llegó a esta provincia minutos antes del mediodía para encabezar un homenaje a los próceres de 1816 en la Casa Histórica, desde donde envió su mensaje a los argentinos. Durante la ceremonia, Macri se mostró junto al gobernador peronista Juan Manzur, con quien se lo vio conversar animadamente.

En su mensaje, Macri ensayó una tibia autocrítica al referirse a las causas de la crisis económica que atraviesa nuestro país. "Estamos pasando una tormenta fruto de muchas circunstancias: temas de nuestra propia gestión, externos y políticas del gobierno anterior", reconoció.

Sin embargo, rápidamente el Presidente aclaró que es optimista sobre el futuro de la Argentina y ratificó el rumbo de su gestión. "Comparto las angustias del momento, pero estoy seguro de que vamos a llegar al país donde todos podamos realizarnos. El rumbo del barco está claro, sigue siendo el mismo", enfatizó. A continuación, Macri dijo estar convencido de que el gobierno de Cambiemos "está haciendo las cosas bien" para superar las dificultades económicas. "El mundo lo comprende y por eso nos acompaña. El cambio está empezando a producir resultados y pronto veremos cómo crecen", señaló.

En tono de campaña, el jefe del Estado instó a redoblar esfuerzos "para que no nos quedemos a mitad de camino" y le envió un mensaje a la oposición. "Este no es el momento de oportunismos y demagogias, de ser egoístas. Superemos la tendencia de algunos de ver cómo las cosas pueden salir mal. Hay que ser optimistas. Es momento de trabajar juntos, hombro con hombro, para que el país pueda salir de esa historia de crisis recurrentes que tanto nos lastimaron", sentenció.

El Presidente también se dirigió a los empresarios, a quienes les pidió realizar "un mejor aporte" para que el país pueda salir adelante. "Quiero que sepan que de este lado hay un Estado que los acompaña para que puedan crecer y aumentar su productividad; un Estado que no cambia las reglas de juego ni aun en las tormentas porque creemos que es fundamental que haya previsibilidad. Creemos en la posibilidad de apostar a largo plazo. Queremos crear más y más trabajo", planteó.

Luego, Macri convocó "a los gobernadores a que hagan su aporte para que tengamos un presupuesto ordenado el año que viene y podamos terminar con el déficit fiscal para vivir como lo hacen las familias argentinas: con los recursos que tenemos".

El primer mandatario nacional dijo que los sindicalistas y referentes de movimientos sociales "saben del esfuerzo" que hizo el Gobierno para que la "transformación" no sea costosa para los sectores más postergados. "Ente todos se genera más trabajo, el trabajo digno también es justicia social", resaltó.

Al finalizar su discurso, Macri y el gobernador Manzur descubrieron una placa recordatoria en homenaje a las mujeres que contribuyeron en el proceso independentista.

Tal como se preveía, el presidente Macri no asistió al tedeum en la catedral tucumana, en un momento de máxima tensión en su relación con la Iglesia por el debate de la despenalización del aborto.

Pese a que no estaba anunciado oficialmente, Macri decidió presenciar ayer el desfile cívico-militar organizado en la capital tucumana.

Antes del festejo se había informado que Macri no participaría del desfile y que solamente estaría presente en el homenaje a los próceres de 1816, en una visita breve y con baja exposición pública para evitar posibles protestas.

Para garantizar la seguridad se montó un fuerte operativo, con la participación de 2500 policías y 200 efectivos de fuerzas nacionales. Al final, todo transcurrió con tranquilidad.

Fabián López

Visto 57 veces Modificado por última vez en Martes, 10 Julio 2018 13:33

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…