Domingo, 12 Agosto 2018 00:00

La ruta aérea de los bolsos K

Escrito por  OPI
Valora este artículo
(0 votos)

OPI tuvo acceso a un “arrepentido” quien por más de 8 años se vinculó al sector aeronáutico de Presidencia y participó de los movimientos aéreos, tanto de las máquinas oficiales como de los vuelos privados entre Buenos Aires y Río Gallegos.

En ningún momento puso en duda el traslado de gran cantidad de bolsos repletos de dinero que llegaron a Santa Cruz y lo que no precisó nuestro informante, fue el destino final de estos millones de dólares y Euros los cuales mayormente eran trasladados en el avión Tango 10.

A continuación vamos a realizar un repaso de los principales hechos señalados por nuestra fuente, quien debido a su cercanía con todo el proceso, se extendió en detalles realmente llamativos de cómo era la mecánica aceitada por el kirchnerismo para darle una deposición final a los bolsos con plata proveniente de Buenos Aires, aunque la misma fuente llegó a considerar que por la cantidad de maletas y cajas que han llegado a Santa Cruz, “tengo la impresión que era la recaudación de gran parte del país, desde donde recolectaban fondos que se concentraban en Buenos Aires, de allí se hacía la correspondiente separación para los gastos de campaña, los operativos, la gente a la cual se la debía sobornar, pagar servicios y el resto, me da la impresión que es lo que llegaba a Gallegos en los aviones, especialmente el Tango 10 pero hubo bolsos que llegaron en el propio Tango 01 y en aviones privados”, comenzó diciendo nuestro confidente.

En el relato sobre la mecánica de traslado dispuesta durante la época en que Néstor Kirchner era presidente y continuada por su esposa, indicó a un determinado grupo de personas como los encargados de implementarlo “Si un fiscal o un juez quisieran reconstruir este mecanismo no tienen nada más que instalarse en Río Gallegos y empezar a llamar a todos los que por entonces conformaban la flota presidencial, empezando por Sergio “el potro” Velázquez, los comandantes de FAA de los vuelos del Tango 10 y el Tango 03, la custodia de CFK, la gente de Intercargo, los de Fuerza Aérea que trabajaban en ese momento en el aeropuerto local, los mecánicos del aerotaller que revisaban las naves, la Terminal de carga de FAA, la EANA (Empresa Argentina de Navegación Aérea), la Aeroplanta del aeropuerto, más a Osvaldo Sanfelice, Roberto Sosa, Daniel Álvarez y si estuviera vivo a Daniel Muñoz, que fue uno de los que más viajes realizó acompañando los bolsos con dólares y euros”, arrancó diciendo la fuente, a modo de entrada de todo lo que relataría después.

“Los bolsos nunca venían solos” – manifestó – “Siempre alguien venía en el avión custodiándolos. Los que acompañaban las maletas eran Daniel Muñoz y Osvaldo Sanfelice. Cuando la máquina que hacía el enlace, en general el Tango 10, venía de Buenos Aires, jamás traía a otra persona. Una vez que descargaban los bolsos y cuando estaban listos para la vuelta, solían llevar a alguna persona que necesitaba viajar a Buenos Aires y se contactaba con ellos a través de alguna relación política o de amistad, pero nunca vimos que cuando venían los bolsos viniera alguna cara desconocida. El único que por ahí volaba junto con los valijeros, era Sergio Velázquez, pero supongo lo haría en días francos…. Cuando “el potro” venía, solía subirse a una Hilux blanca todo el tiempo estacionada en Intercargo, donde Omar Aguilar es su amigo y con esa camioneta el piloto del T-01 se iba a Cdte Luis Piedrabuena de donde es él y si recuerdan, cuando dejaron el poder, Velázquez sobrevoló a muy baja altura el pueblo, en señal de despedida de sus funciones como piloto presidencial”.

Con respecto a la mecánica para bajar los bolsos, nuestra fuente relató “Al principio no tenían mucho cuidado. Generalmente el T-10 estacionaba en el playón, algo más retrasado y las camionetas vaciaban la bodega, pero cuando en OPI comenzaron a aparecer fotos que para ellos eran muy comprometedoras, organizaron un plan para impedir que las maniobras de cargas pudieran ser observadas desde el exterior. Para eso, habilitaron el hangar de Fuerza Aérea (FAA). Una vez aterrizada la máquina era conducida al interior y allí dos o tres camionetas Hilux procedían a bajar la carga”, dijo nuestro entrevistado y como testigo presencial de esas maniobras agregó “previamente a la llegada del avión, desalojaban a todos los que estaban allí. Nadie podía quedarse en las inmediaciones y como la medida llamaba la atención, alegaban “medidas de seguridad” y “orden de la Presidenta” para evitar que sacaran fotos y filmaran los de OPI. Para matizar la excusa, hacerse los compinches y hacer la orden más creíble, recuerdo que se referían a CFK como “la vieja”, “la bruja” o “la jefa” y sostenían que si no aseguraban el lugar los echaban, razón por lo cual justificaban “tanto recelo” ante el aterrizaje de las máquinas”.

Este es un punto donde el relato debe detenerse necesariamente. De acuerdo a nuestra fuente hay al menos un video tomado por un teléfono celular realizado por una persona de la Terminal aérea quien hace un par de años no está en la provincia, donde quedó registrado uno de estos movimientos de descargas dentro del hangar.

Nosotros tratamos de establecer si en realidad era otra la persona o en verdad fue nuestro testigo quien tomó esas imágenes, pero nos aseguró que existen, que no son de él y que quien las tiene, posee en sus manos una prueba invaluable de todo lo que aquí él denuncia. OPI está en busca de ese material.

“Lo que sí tenemos bien registrado nosotros son los números de patentes de las camionetas que usaban. Algunas eran de la custodia, pero en general los bolsos las cargaban en las Hilux y dos de ellas polarizadas, las cuales por orden de Sergio Velázquez solían estar guardadas en el hangar del DPA (Dirección Provincial de Aeronáutica) que en ese momento (2008/2013) estaba a cargo del entonces Director Provincial Gustavo Fernández, marido de la Dra René Fernández y amigo de Velázquez. Fernández dejó su cargo unos años y ahora, tras la salida de Borel, volvió a ocupar el mismo puesto de Director”, indicó.

Lo relatado a continuación pertenece a una de las veces que nuestra fuente presenció la descarga de las maletas dentro del hangar de FAA. “Como dije, después de quedar “despejada el área”, la máquina era conducida dentro del hangar y allí me tocó ver a tres Toyotas Hilux llenar sus cajas de bolsos “cuadrados” y honestamente las vi irse “con el culo lleno” y nunca pude entender cómo dentro de ese avioncito, un Lear Jet 60, podía entrar tanta cantidad de equipaje”, señaló con tono de sorpresa y duda.

Cuando le preguntamos si en realidad eran “bolsos” o “cajas”, la fuente nos sacó de la duda. “No, cajas nunca. Ellos no usaban las cajas porque, como pudimos ver, el peso de los fajos termosellados vencía el cartón o si se derramaba líquido se mojaba todo. En algunos casos llegaban a 30 o 40 Kgs. En general usaban bolsos de tela plástica o impermeable, (de mano o equipajes) reforzados con doble costura o de cuero (los menos) del tipo “Duffel bag”, que se caracterizan por ser de base recta y la parte superior también recta con un cierre grande al medio, como los deportivos que algunos les dicen “bolsos cuadrados”, aunque también vi bajar billetes en maletas de viaje con ruedas y bolsas de consorcios reforzadas”, aseguró.

Una de las máquinas donde las valijas arribaban en cantidades sin poder precisar el contenido, eran en el Tango 01, el avión presidencial que mayormente solía aguardar en pista del aeropuerto local cuando la ex presidenta estaba en zona. “El único que piloteaba el T-01 era Sergio Velázquez, un hombre de entera confianza de la ex presidenta y quien movía la carga con total conocimiento y confianza. Muy amigo de Omar Aguilar de Intercargo, como dije antes, pero también con amistad estrecha con la gente de la Aeroplanta, encargada del reabastecimiento de combustible, donde Velázquez guardaba un auto suyo y una moto BMW GS 200”.

Cuando pedimos profundizar sobre el movimiento de las máquinas, nuestro interlocutor aludió a que fueron “infinitos los vuelos que vimos durante 8 o 10 años”, pero sostuvo que la mecánica y desplazamiento de las máquinas eran siempre más o menos los mismos.

“La presidenta venía generalmente en T-01 y éste quedaba en Río Gallegos. El Tango 10 venía los fines de semana (sábados y domingos o feriados) a traer los diarios y las facturas que pedía CFK de una panadería exclusiva de Buenos Aires. También venía con Florencia o a buscar a Máximo. Cuando CFK estaba en El calafate, los vuelos primero bajaban allí y de ahí venían a Río Gallegos, por lo tanto desconozco qué bajaban en Calafate”, aseguró “lo que nos llamaba poderosamente la atención es que esas máquinas en continuo movimiento producían un gasto millonario por semana. Solo baste decir que el movimiento Buenos Aires-Río Gallegos (ida y vuelta) del T-10 ronda los 25 mil dólares y que el mismo trayecto cubierto por el T-03 (Fokker) ronda los 30 o 32 mil dólares. Ni hablar el consumo del T-01. Había días que los tres aviones estaban en la pista de Río Gallegos o dos aquí y uno en El Calafate”.

Específicamente sobre los vuelos de los bolsos con plata, la fuente aseguró que “en todos los vuelos venían bolsos de guita. La característica principal es que los vuelos (T10 y/o T-03) llegaban de noche y podría decirte que tanto Daniel Muñoz como Sanfelicce eran los transportadores, pero Muñoz tuvo mayor actividad mientras Néstor Kirchner estaba vivo. Después sus viajes no eran tan continuos; si Sanfelicce y el propio Velázquez se ve que manejaban la carga”.

Vuela conmigo

Hoy, a la luz del relato de nuestro confidente, logramos cerrar un círculo o completar un tablero donde la realidad nos lleva a entender por qué desde el gobierno actuaban como lo hacían contra nuestro medio y cuál era el fundamento de tanto temor en que un medio de prensa registrara los movimientos logísticos que ordenaba la ex presidenta, orden cumplida a rajatabla por sus dirigidos.

En OPI tenemos infinidad de fotos y filmaciones donde se muestran todos estos personajes que en aquel momento solo despertaban sospechas, pero hoy resurgen como posibles maniobras ilícitas de traslado de fondos, los cuales eran acarreados en valijas, bolsos y cajas. Son muchos los momentos registrados por nuestro cronistas a través de 10 años, en los cuales se muestran circunstancias claves de estas maniobras, la descarga, los vehículos que apresuradamente cargaban varios bultos desde la bodega del avión ni bien aterrizaba y luego, raudamente, salían del aeropuerto por una calle paralela perteneciente a un acceso restringido de Fuerza Aérea y se perdían en la noche rumbo a algún punto de la ciudad.

Solo por mencionar algunos ejemplos de los registros que tenemos en OPI sobre el movimiento de las máquinas oficiales, digamos que:

  • El 16 de febrero de 2009 el tango 03 y T01 permanecían en la pista de El Calafate, luego de llegar con Néstor y Cristina y haber bajado bultos y pertenencias en varios vehículos que los transportaron a la ciudad.
  • El 08 de octubre de 2009 Florencia Kirchner voló sola en el T-10 desde Río Gallegos a Buenos Aires. En ese momento Sergio Velázquez iba en el vuelo.
  • El 8 de noviembre de 2009 el Tango 03 permanecía estacionado en galpón de Fuerza Aérea y Tango 01 en pista esperó la llegada de un pasajero un pasajero al que no se pudo identificar y esta capital partió a El calafate donde abordó el vuelo CFK.
  • El 24 de abril de 2012 Florencia Kirchner llegó sola en el T10 y el T01 estaba estacionado en la pista junto al ex avión de Lázaro Báez el LV ZSZ.
  • El 12 de noviembre de 2012 CFK arribó a Río Gallegos en el Bombardier LV-CRI (alquilado), del cual bajaron dos personas y varias valijas. Inmediatamente de aterrizada la máquina, dos camionetas procedieron a vaciar su bodega. Una era una Chevrolet S-10 (FTA 378) y una Toyota Hilux (EDI 544)
  • El 21 de noviembre de 2014, arribó al aeropuerto local, el Tango 03 descargando diarios y bolsos y guardado en el hangar de FAA. En ese momento, el Tango 04 permanecía en pista.
  • El 03 de noviembre de 2014 el Tango 10 aterrizó en el aeropuerto Piloto Fernández trayendo a Alicia Kirchner y el Tango 04 también arribado a Río Gallegos en ese momento, fue guardado en el hangar de FAA.
  • El 26 de junio de 2014 el T-01 permanecía en pista estacionado y arribó el T04. Dejó diarios, bolsos, subieron entre 8 y 10 personas y despegó hacia a Buenos Aires.

Esa costumbre de impedir

La persistencia de nuestro cronista en el aeropuerto local, cada vez que llegaba o partía un vuelo, primero con Néstor Kirchner y luego su esposa, fue elevando el nivel de enojo y desconfianza de la ex presidenta, especialmente cuando nuestras notas remarcaban detalles como quiénes viajaban, qué transportaban, de dónde venían, los horarios y las maniobras extrañas que realizaban las máquinas aterrizando de noche y la carga prácticamente furtiva de las camionetas polarizadas, entrando por el lateral de la pista para cargar bultos e irse de allí con el mayor sigilo.

Esto, sumado a varios momentos en los que descubrimos el mal humor de Cristina, el accidente de Máximo a quien vinieron a buscar en el Tango 01 desde Buenos Aires y cada una de estas publicaciones, fueron enfadando a la dama, al punto que comenzó a restringir el acceso al aeropuerto, ordenó a la PSA quitar a nuestro fotógrafo del alambrado perimetral, luego lo cerraron con media sombra, más adelante construyeron paredes para impedir las tomas fotográficas y la gota que rebalsó el vaso llegó el 30 de agosto del 2012, cuando estando en pista el Tango 01 y a punto de despegar con Cristina Fernández cómodamente instalada en su amplio sillón de vuelo, la turbina izquierda acusó una falla y nuestro fotógrafo, no solo retrató el momento, sino que lo filmó todo, registrando los apuros, las dudas, las corridas y describimos el mal humor de la mandataria, cuando tuvo que bajar de la máquina.

Poco tiempo después OPI fue atacado fuertemente desde el canal C5N, con un par de videos falaces y ordinarios, armados como operación mediática a partir de una partitura escrita por gente de Río Gallegos que como Rudy Ulloa y Lázaro Báez, se veían denunciado públicamente en nuestros informes. En aquellos informes de televisión se nos adjudicó estar haciendo “espionaje” a la presidenta, que lo afirmó en uno de sus discursos, pretendiendo que la seguíamos a sol y a sombra para “espiarla” (¿?). Aun así, no pudieron lograr silenciarnos. Seguimos cubriendo una y otra vez sus llegadas, sus despegues, el aterrizaje nocturno de los aviones cuya orden era ingresar al hangar de FAA y descargar allí adentro los bolsos de la infamia. Para ello, nuestro cronista debió comprar un lente más largo, buscar un punto más alejado sobre la ruta 3 y padeciendo horas de frío y vientos intensos, retratar a todos y cada uno de los movimientos sospechosos de la flota presidencial.

Nunca nos detuvimos y hoy, después de tantos años de perseverancia, el equipo de OPI Santa Cruz puede decir con total y absoluta seguridad, que todo lo que se infería y se conocía como relato increíble de una novela, sucedió. Nuestro testigo en primera persona, así lo ratificó.

Visto 195 veces Modificado por última vez en Domingo, 12 Agosto 2018 15:15

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…