Domingo, 16 Septiembre 2018 00:00

Prevén aumentar el gasto social y reducir la obra pública - Por Mariano Obarrio

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Dujovne enviará mañana al Congreso el proyecto del presupuesto 2019, con una suba del 37% en las prestaciones sociales y una baja del 27% en gastos de capital

 

El gobierno de Mauricio Macri enviará mañana a la Cámara de Diputados el proyecto de ley del presupuesto 2019, que contemplará un salto del 37% en el gasto social y un brusco recorte del 27% en la partida de la obra pública, respecto de 2018. Prevé, además, una suba de ingresos de 43% por ajuste a las retenciones e impuestos, y un aumento del gasto primario del 25%.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , enviará el proyecto y se presentará mañana en la Cámara baja para explicar los detalles del presupuesto que buscará en 2019 lograr un déficit primario igual a cero, una clave para que el Fondo Monetario Internacional (FMI) destrabe el año próximo los fondos previstos para 2020 y 2021.

En el contexto de recesión actual y crecimiento real casi neutro de la economía en 2019, año electoral en el que Macri buscará su reelección, el objetivo político será atender a los sectores más vulnerables. Las prestaciones sociales comprenden las jubilaciones, las pensiones, la asignación universal por hijo (AUH) y los diversos planes de asistencia.

Según los borradores, el gasto social saltará de $1,68 billones a $2,29 billones, un 37%, lo que implica $616.000 millones más. En términos de PBI, ello implica que ese gasto crecerá un 0,3% de 2018 a 2019.

"Los números pueden cambiar en algo, pero rondarán esas cifras", decían ayer en el Gobierno, donde hacían las últimas proyecciones de cifras para presentar mañana.

El gasto social será el único que superará ampliamente la inflación proyectada. Y ello es así porque, con una inflación en 2018 cercana al 40%, el mecanismo de cálculo de actualización de haberes jubilatorios y AUH (70% de inflación pasada y 30% por evolución de salarios), determinará un aumento de 37% de ese gasto. En tanto, según trascendidos no confirmados oficialmente, la inflación proyectada en 2019 será de 23 por ciento. Además, el crecimiento del PBI sería inexistente y el dólar previsto ronda los $42.

En contrapartida, la fuerte poda se dará en los gastos de capital, la obra pública. En 2018 se ejecutarán $219.100 millones y el año próximo $160.200 millones, baja que implica 27% nominal y un 0,7% medido en el PBI. Esto tendrá impacto negativo en la actividad.

Los ingresos

Por el acuerdo con el FMI, el Gobierno previó para 2019 un salto en los ingresos del 43%: de los $2,63 billones de este año se pasará a $3,75 billones el próximo. Los ingresos por retenciones a las exportaciones crecerán 161% (de $165.700 millones a $432.800 millones) y la recaudación tributaria crecerá 35% (de $2,46 billones a $3,31 billones).

El gasto primario crecerá 25% y llegará el año próximo a $3,75 billones. En términos reales tendría una suba casi neutra si la inflación asciende al 23% el año próximo.

"Será un presupuesto de austeridad, que tiene mucho aumento en prestaciones sociales, pero poco crecimiento de gasto", dijo a LA NACION una fuente oficial. Los subsidios a la energía y transporte serán de $312.300 millones, una suba de 4%, pero en términos de PBI ello implica una reducción del 0,5%.

"Se hizo un trabajo fino con los gobernadores para que asuman en sus provincias el gasto de subsidios del transporte, de la tarifa social eléctrica y la eliminación del fondo sojero", agregó el funcionario. Sin embargo, las provincias compensarán en el Congreso con una postergación de rebajas de impuestos.

El presupuesto prevé una suba de 33% en salarios y universidades ($695.000 millones). Los gastos de funcionamiento aumentarán solo 6% y los gastos corrientes el 7%, lo cual implica en ambos casos una baja de 0,2% sobre el PBI, que se mide en términos reales. Así, el déficit primario de 2,6% del PBI de este año ($365.200 millones), debería arrojar el año próximo " déficit cero”.

Sin embargo, se prevé para 2019 el pago de intereses por $598.000 millones, por lo cual el déficit financiero (luego de pagar los intereses de la deuda) será igual a esa cifra, que equivale a un 3,2% del PBI. En 2018, el resultado financiero será de $771.700 millones, el 5,6% del PBI.

El programa financiero de Hacienda, posiblemente volcado en la ley de presupuesto, indica que en 2019 deberá cubrir deuda, sin contar las LETE, por US$28.300 millones ($1 billón), de los cuales US$15.200 millones (casi $600.000 millones) corresponden a intereses de acreedores privados, organismos internacionales y sector público y US$9500 millones de vencimientos de capital ($400.000 millones). El Gobierno tiene previsto en 2019 recibir US$11,700 millones del FMI y US$12.000 millones de financiamiento privado.

El borrador de los recursos para 2019

  • Suba del gasto social: Las prestaciones sociales se incrementarán un 37%, de $1,68 billones a $2,29 billones entre 2018 y 2019
  • Poda en obras: El gasto de capital (obras públicas) descenderá un 27%, de $219.100 millones en 2018 a $160.200 millones en 2019
  • Ingresos y gastos: Los recursos crecerán 43% y el gasto primario se incrementará un 25%

Mariano Obarrio

Visto 31 veces Modificado por última vez en Domingo, 16 Septiembre 2018 15:12

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…