Lunes, 11 Marzo 2019 00:00

Mauricio Macri, aliviado con el resultado - Por Silvia Mercado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Siguió el comicio desde Los Abrojos. Aunque el postulante de Cambiemos quedó en tercer lugar, hay satisfacción porque no ganó el candidato de Cristina Kirchner. Gutiérrez es un aliado de Cambiemos en la gestión

 

Desde la quinta Los Abrojos, el Presidente siguió con tranquilidad los comicios en la provincia de Neuquén. Desde temprano le habían asegurado que no ganaría Ramón Rioseco, el ex piquetero de los 90 que devino en intendente de Cutral-Có y unió a las distintas facciones del peronismo detrás de su candidatura, lo que podía ser no solo una pésima noticia para los inversores en Vaca Muerta.

Una victoria de Rioseco se transformaría, además, en la plataforma de lanzamiento de un peronismo unido detrás de la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner, y una respuesta inapelable contra los que quieren explorar un tercer camino para huir a la grieta.

Mauricio Macri tuvo dos candidatos en las elecciones a gobernador de Neuquén. El oficial, Horacio "Pechi" Quiroga, un intendente muy valorado de la capital neuquina, que supo representar una propuesta de cambio que contó con el respaldo de buena parte de los sectores productivos de la provincia. Y el oculto, el victorioso Omar Gutiérrez, un aliado desde el inicio de la gestión, que a través de su férrea amistad con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, estuvo cada vez que el Gobierno nacional lo necesitó.

Gutiérrez puso el poderoso aparato del MPN a su favor, y logró alinear los planetas a pesar de que tenía gran competencia en la franja no K, la de Quiroga y la de Jorge Sobisch. El peronismo, en cambio, fue unido. El escenario de un eventual triunfo kirchnerista no podía ser peor para el Gobierno, que viene golpeado por la inflación, la suba del dólar, el aumento de la pobreza, la recesión y la crisis del empleo. No necesitaba, además, dejar dudas a los grandes inversores sobre el futuro de una de las cuencas petroleras más atractivas del mundo.

Quiroga se quejó en las últimas semanas de que el Gobierno nacional lo dejó solo. Es que no viajó ningún funcionario nacional a respaldarlo y tuvo grandes dificultades en el financiamiento de la campaña. Para el cierre, los que estuvieron presentes fueron Martín Lousteau y Alfonso Prat Gay, pero ninguna cara de la Casa Rosada.

Su gente recordó que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que viajó el 15 de febrero, fue el último funcionario de escala nacional que aterrizó en el territorio para respaldar su candidatura. La máxima expresión a su favor fue un tuit del secretario general del PRO, Francisco Quintana, quien ayer sábado escribió que "esperamos que mañana los neuquinos acompañen con su voto Pechi Quiroga, la única opción para que el cambio llegue a toda la provincia".

En verdad, desde el Presidente hasta el último funcionario de Cambiemos están convencidos de eso, de que Quiroga es la expresión del cambio en la provincia. Por lo menos, así se lo hicieron saber a Infobae en reiteradas oportunidades. Pero lo perfecto es enemigo de lo bueno y, ante la evidencia de que tampoco la figura de Macri lo ayudaría mucho, terminaron inclinando la balanza a favor de Gutiérrez.

Ahora deberán tratar de recomponer los lazos con Quiroga y los voluntarios de Cambiemos-Neuquén, que seguramente estarán de brazos caídos ante la elección nacional. Mientras tanto, en el Gobierno hoy podrán irse a dormir tranquilos porque -todavía- no se les incendió el rancho.

Silvia Mercado  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 230 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…