Lunes, 12 Agosto 2019 00:00

Los “arrepentidos” en las causas por corrupción, bajo amenazas - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Sectores influyentes del kirchnerismo ya habían lanzado una serie de advertencias sobre los que denunciaron hechos de corrupción.

 

Hay un grupo de personas que están muy preocupados por el desastre electoral que causó estrépito en el oficialismo. Son los principales “arrepentidos” de las causas de corrupción K. El ahora candidato presidencial del victorioso Frente de Todos en las PASO, Alberto Fernández, fue el principal vocero de la embestida del espacio K contra los jueces, fiscales y camaristas federales que investigaron a los ex funcionarios de los Kirchner. Los mismos que terminaron procesados, o detenidos tras acusados en procesos de primera instancia por delitos cometidos con dinero público. Otros están en cárceles comunes tras el dictado contra ellos de sentencia efectivas decididas por tribunales orales. O por otros tribunales de alzada.

Si el candidato presidencial K fue tan concreto con las críticas contra magistrados del Poder Judicial... ¿qué podría pasarles a los hombres y mujeres que se animaron a colaborar con la Justicia en casos que investigaron el crimen organizado instaurado -según los jueces y fiscales- desde el Estado K?

No es paranoia infundada la que aturde a varios de quienes se animaron a enfrentar al poder K sin un Estado manejado por quienes acusarían de formar parte de bandas sofisticadas, dedicadas a la supuesta recaudación de sobornos de modo sistemático, o de formar maquinarias de lavado de dinero. Las PASO colocan a Cristina Kirchner al borde de volver a tener el poder total. En las últimas semanas, de modo más o menos explícito, diferentes ámbitos vinculados a los K, o desde usinas de propaganda financiadas por empresarios ligados a la ex familia presidencial, se iniciaron operaciones para atemorizar a los “imputados colaboradores” de la Justicia.

El ex remisero del Cuadernos de las Coimas, Oscar Centeno, decidió “arrepentirse” en ese caso tras ingresar en el Programa de Protección de Testigos del Ministerio de Justicia, dedicado a resguardar a quienes deben vivir bajo custodia permanente y en lugares confidenciales para evitar que se ataque su integridad física. Hace dos semanas, el sitio eldestapeweb.com, autoidentificado como kirchnerista, reveló fotos y lugares donde fue destinado Centeno, en secreto, para cuidar por su vida. El objetivo del artículo, supuestamente, era demostrar fallas en el Programa de Protección de Testigos. En los hechos, se difundieron fotos y detalles que podrían poner en riesgo a Centeno.

El mismo texto, y otros posteriores, también aseguraron que el primer arrepentido en un caso de lavado de dinero K, Leonardo Fariña, habría obtenido privilegios de ese plan estatal para cuidar a imputados colaboradores solo por atestiguar en contra del socio de la ex presidenta, Lázaro Báez.

Las pruebas sobre esas supuestas irregularidades no se desplegaron en las notas de esa web. ¿Por qué el interés repentino en esos “arrepentidos” y no a otros de los de alrededor de dos mil que integran el plan de protección de testigos?

Centeno fue el primer arrepentido de la Causa Cuadernos. Sin su testimonio, tal vez, no habrían “hablado” en favor de la investigación. Fariña hizo también aportar esenciales al caso conocido como el de La Ruta del Dinero K.

A esas acciones contra los “imputados colaboradores” se sumaron también afirmaciones de jueces o fiscales que criticaron la figura de los arrepentidos”.

Uno de ellos incluso aseguró que testigos que hablaron a la Justicia podrían haberlo hecho presionados para autoinculparse en delitos en los que también comprometieron a otros ex funcionarios K. Se trata del magistrado de la causa D’Alessio, Alejo Ramos Padilla. Milita en Justicia Legítima, agrupación judicial K.

Otro fiscal federal que integra ese mismo movimiento, Carlos Gonella, aseguró en un juicio oral que no rebajaría la condena de un arrepentido crucial para resolver el caso de una financiera cordobesa por la que pasó dinero negro, llamada “causa CBI”. Los argumentos de Gonella fueron de Fe y no correspondientes a lo que dicta el Código Penal.

En el mismo sentido crítico contra arrepentidos habló una de las máximas autoridades de la Suprema Corte bonaerense, Eduardo De Lázzari.

La propia Cristina criticó a los arrepentidos de la Causa de los Cuadernos. Son la base de sustentación de ese caso de corrupción ya elevado, en parte, a juicio oral.

Quienes se animaron a contar lo que saben tiene miedo, supo Clarín de fuentes de primera mano que integran ese grupo de personas disímiles.

Fariña debió soportar ya dos balaceras contra sus autos. Fue en otro tiempo.

Otro testigo protegido que vivía en la provincia de Santa Fe fue asesinado hace pocos meses. Había atestiguado contra el narcotráfico.

El bloque de Diputados K votó en contra de la nueva ley del arrepentido.

Incluso voceros de esos legisladores habían adelantado que la derogarían si vuelven al poder.

Los Kirchner están a punto de volver al Poder Ejecutivo.

Así como los arrepentidos están con mucho temor, hay algarabía entre los presos K: entre ellos tienen la convicción de que si los Fernández vuelven al poder, recuperarán su libertad. Como todos los detenidos en la Argentina, ellos también votaron. El resultado aún no se conocía debido a un retraso en el conteo de votos en el Complejo de Ezeiza.

Alberto Fernández dijo anoche, ni bien llegó a su sede central de campaña que con él se terminó “la venganza”. Significa que alguna vez, entonces, existió ese modo de hacer política en el espacio K.


Nicolás Wiñazki

Visto 139 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…