Lunes, 13 Enero 2020 00:00

En 2020 la grieta económica será récord entre municipios ricos y pobres del Conurbano - Por Mariano Roa

Escrito por  Mariano Roa
Valora este artículo
(1 Voto)

Es la brecha entre el dinero que los intendentes tendrán para gastar este año por cada uno de sus vecinos. La diferencia entre San Isidro y La Matanza, un ejemplo paradigmático.

Muy pocas cuestiones logran explicarse en forma lineal. Quizás esta sea una de ellas: la calidad de vida promedio de los vecinos del Conurbano va de la mano con la plata que su intendente tiene para gastar. Para este año, los números muestran que nunca hubo tanta diferencia entre las Comunas ricas y empobrecidas del Gran Buenos Aires. 

Punta contra punta, un caso paradigmático es la brecha entre el municipio más populoso del país y el segundo más chico del GBA: La Matanza y San Isidro. En el distrito que el peronismo gobierna desde casi siempre viven 1.800.000 personas en 335 km2 (aunque un último informe del Indec estima que ya suman más de 2.000.000). Mientras que, en San Isidro, donde le PJ no gobernó casi nunca, residen 295 mil vecinos en 43 km2.

¿Cuánta plata tendrá cada Intendente para gastar en 2020? Según el presupuesto, San Isidro contará el año que viene con $ 17.500 millones, un 90 % superior al votado para 2019. En cambio, Fernando Espinoza, en su vuelta al poder de La Matanza, dispondrá de 15.500 millones, un 55 % más que el año pasado.

En el desafío de "humanizar" los números, quizás la mejor manera sería la de calcular el gasto per cápita, es decir, dividir el presupuesto municipal sobre la cantidad de habitantes. El resultado: el año que viene San Isidro tendrá $ 59.900 por vecino, casi siete veces más que los $ 8.700 de La Matanza.


Presupuestos de los municipios del conurbano

Pero hay mucho que las cifras no dicen. Si el presupuesto por vecino de la Matanza es de los más bajos del Conurbano, trascartón, hay que sumarle las urgencias y necesidades que tiene la mayoría de sus habitantes. Es decir: $ 1 en la Matanza vale mucho más en términos sociales que el mismo peso de un municipio rico.

Buena parte de los matanceros convive con carencias estructurales que los sanisidrenses no ven ni por asomo en la mayoría de sus barrios. Desde las calles de tierra con vendedores en carretas y el déficit habitacional, hasta las recurrentes inundaciones, la inseguridad o la falta de agua potable o cloacas.

Todo esto obliga a la asistencia pública municipal a aliviar las penurias de las barriadas más postergadas. Y ahí es donde la falta de prepuesto condiciona la vida de la gente. Aunque claro, también cuenta la eficacia o no de la gestión comunal, la amenaza de la corrupción que siempre late y la falta de creatividad para generar ingresos.      

¿Por qué San Isidro logró duplicar su presupuesto en un año y La Matanza no? Difícil reducirlo en una explicación. Entre los argumentos pesa la cobrabilidad de las tasas locales: en San Isidro supera el 80 % mientras que en La Matanza es mucho menor con el aliciente de que por la crisis y a la hora de recortar gastos, muchas familias dejan de pagar el ABL y los comerciantes la tasa de Seguridad e Higiene.

También hay quienes resaltan la importancia de la prolijidad en los gastos, como, por ejemplo, qué porcentaje del Presupuesto se lleva el pago de salarios municipales. Mientras que en la Matanza supera el 65 %, en San Isidro no llega al 50 %.

En el resto del Conurbano también es cada vez más profunda la desigualdad. Sobre todo, la línea más gruesa se da entre los municipios del Norte frente a los del Oeste y Sur.

Vicente López, San Fernando y Tigre representan, junto con San Isidro, el grupo de municipios con buenos números: $ 49.300 por habitante en el caso del distrito que maneja Jorge Macri, casi $ 46.000 para el joven Intendente peronista Juan Andreotti y $ 37.234 para Julio Zamora.

Otro cantar es en el sur del GBA, donde Avellaneda sobresale como el que más recauda por habitante. El kirchnerista Jorge Ferraresi tiene $ 33.500 por vecino, bastante más que sus vecinos de Lanús y Quilmes. El macrista Néstor Grindetti cuenta con $17.800 y la camporista Mayra Mendoza, $ 17.152.

En la otra punta de Conurbano sur está Florencio Varela, con sólo $ 7.746 por habitante. Mientras que el prolijo Berazategui de los Mussi suma $ 14.200.

Uno de los que comparte el podio de las comunas con los presupuestos per cápita más alto del Oeste es San Miguel de Jaime Méndez con $ 23.200 por habitante. Le sigue Hurlingham del (¿ex?) amigo Amado Boudou, Juanchi Zabaleta con $ 22.700. En Morón, donde su flamante Intendente Lucas Ghi (el año pasado volvió al cargo tras desbancar al ex marido de Vidal, Ramiro Tagliaferro) decidió prorrogar el presupuesto del año pasado, se calcula que el gasto medio por vecino en el 2020 rondará los $ 21.800 por habitante.

Bien lejos aparece, con un estimado de $ 14.600, Tres de Febrero, del reelecto macrista Diego Valenzuela. Y aún más empobrecido está Ituzaingó con $ 12. 500 del siempre reelecto Alberto Descalzo, un peronista versátil que cantó bingo que cada elección desde 1995.


Mariano Roa

Visto 196 veces Modificado por última vez en Lunes, 13 Enero 2020 11:33

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…