Lunes, 11 Julio 2016 08:41

El narco que amenaza al kirchnerismo

Escrito por  Fernando Fuentes
Valora este artículo
(0 votos)

Extraditado desde Paraguay, Ibar Pérez Corradi podría ser clave en la investigación por lavado de dinero en los fondos de campaña de Cristina Kirchner.

 

 

Luego de cuatro años en la clandestinidad, Ibar Pérez Corradi, uno de los prófugos más buscados por la policía argentina, retornó el martes a su país luego que la justicia paraguaya autorizara su extradición. Investigado en Argentina por vínculos con el narcotráfico y un sonado caso de triple asesinato, la declaración de Pérez Corradi también podría ser una de las piezas claves en la investigación por lavado de dinero en los fondos de la campaña que llevó a Cristina Fernández a su primera Presidencia en 2007.

 

Capturado en Foz de Iguazú el 19 de junio pasado, Pérez Corradi estaba imputado en Paraguay por presunta producción de documentos falsos. En su contra pesaba una orden de captura internacional y su detención se vio frustrada en varias ocasiones. No por nada lo llamaban el “hombre de las cuatro identidades”, ya que para burlar a las autoridades usaba documentos de identidad de personas fallecidas y cambiaba constantemente de apariencia, recurriendo a cirugías estéticas. Incluso, intentó borrarse las huellas dactilares.

 

Alias “Chiquito”, “Peludo” o “Pelado”, Pérez Corradi, de 38 años, trabajó en el Banco Nación durante seis años y luego se convirtió en “financista” y empresario farmacéutico. Es señalado por expertos antidrogas como uno de los principales proveedores internacionales de efedrina con destino a México. También se encuentra requerido por la justicia de Estados Unidos por el envío a ese país de oxicodona, un analgésico derivado del opio. Según el diario argentino La Nación, Pérez Corradi producía drogas sintéticas para el grupo narco brasileño Primer Comando Capital. Tenía un socio argentino y otro chino y contaba con protección de la mafia árabe de Ciudad del Este.

 

 

En 2011 Pérez Corradi fue procesado con prisión preventiva por el juez federal Norberto Oyarbide por la megacausa de la mafia de los medicamentos. Sin embargo, más tarde fue excarcelado. En 2012, el fiscal Juan Ignacio Bidone pidió su captura y se llevó a cabo un allanamiento en la vivienda de su madre en Buenos Aires, dónde él había fijado domicilio. Pero no lo encontraron. Se había fugado.

 

El traficante argentino está acusado de los homicidios del farmacéutico Sebastián Forza, su socio Damián Ferrón y el empresario Leopoldo Bina, un hecho conocido como “Triple Crimen de General Rodríguez” en Argentina. Esos homicidios ocurridos en 2008 desataron una fuerte conmoción por revelar supuestas mafias de laboratorios involucrados en el tráfico de efedrina a México.

 

Además de ese triple crimen, también será juzgado por la introducción de 47.000 kilos de efedrina al país que fueron reexportadas al cartel de Sinaloa de México, indicó al momento de su captura la ministra argentina de Seguridad Patricia Bullrich, quien informó que podría acogerse a la figura de arrepentido si colabora y facilita información a la justicia. En ese sentido, el gobierno de Mauricio Macri aceptó incorporarlo al programa de testigos protegidos, que también contempla protección para su familia paraguaya, que se mudará a Argentina después que el imputado sea instalado definitivamente. “Pido seguridad para mi familia y para mí. Tengo miedo”, sostuvo el ex prófugo.

 

Pérez Corradi rechazó en un primer momento su extradición a Argentina  alegando que su vida corría peligro, “porque en la causa estarían involucradas personas muy importantes del gobierno anterior” de Cristina Fernández  (2007-2015), según comentó. En un audio difundido el domingo en el programa televisivo “Periodismo Para Todos”, afirmó que la esposa de Néstor Kirchner usó cheques sin fondo en su campaña electoral de 2007 para blanquear plata que el ex Presidente venezolano Hugo Chávez le aportó a través del valijero Guido Antonini Wilson. “Sobre los cheques de la campaña de Cristina Fernández, ninguno de los cheques de la campaña de (el ex jefe de gabinete) Aníbal Fernández de droguería tenía fondos. Eran para justificar la plata que había aportado Hugo Chávez vía Antonini Wilson”, aseguró.

 

Al respecto, el canal argentino Todo Noticias recordó que hace unos días el juez federal Ariel Lijo consideró que los aportes de las empresas Multipharma, Global Pharmacy y Seacamp a la campaña del Frente para la Victoria de 2007 hubo 886.000 pesos argentinos que no se pudieron justificar. “Las sumas aportadas no guardaban similitud con los parámetros de dinero que manejaban y no poseían registros contables de los correspondientes aportes”, afirmó el magistrado.

 

“En la audiencia de extradición yo declaré, pero no lo quisieron anotar en actas, que en el tema de los precursores químicos, tanto efedrina como cocaína, (José Ramón) Granero (encargado de la secretaría de combate a las drogas, Sedronar) le rendía cuentas a Aníbal Fernández y en el tráfico de efedrina, legal e ilegal, estaba vinculado Ricardo Echegaray (titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Afip) con un container que entraron disimulada con azulejos”, dijo Pérez Corradi en la declaración difundida en “Periodismo para Todos”.

 

En su declaración del miércoles ante la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, Pérez Corradi se declaró “totalmente inocente” del triple crimen y según sus defensores también aportó “elementos de prueba” sobre el tráfico ilegal de efedrina. En ese sentido, señaló a Aníbal Fernández como “La Morsa”, el hombre detrás del negocio de la efedrina, según informó el diario Perfil. 

 

Fernando Fuentes

Visto 450 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 23:13

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…