Lunes, 17 Abril 2017 00:00

Indagarán a Alejandra Gils Carbó por la compra de la sede de la Procuración - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Se investigan irregularidades en la adquisición del inmueble en 2013 por casi $ 44 millones y una comisión de $ 7,7 millones. Ya fue separado de su cargo el segundo de la procuradora.

 

La Procuradora General de la Nación, Alejandra Magdalena Gils Carbó, será llamada a declaración indagatoria en la causa judicial que la investiga por posible corrupción en la compra del edificio que ella estrenó como nueva sede de su organismo.

Clarín pudo confirmar esta información sobre la base de fuentes judiciales.

En Tribunales aseguraron que el llamado a indagatoria de Gils Carbó ocurrirá por dos razones. La primera, y básica, es que este paso procesal está previsto por las normas jurídicas.

La segunda, y más importante, es que la reunión de pruebas en este expediente es tan abundante y contundente que resulta inevitable que Gils Carbó declare como imputada.

El juez del caso es Julián Ercolini y el fiscal es Eduardo Taiano. Gils Carbó es la jefa de Taiano.

El expediente avanzó de tal modo, que también por primera vez la Procuradora aceptó que la información sobre esta trama, publicada por Clarín e Infobae, era suficientemente relevante como para ella suspendiera en sus funciones y le iniciara un sumario a su propio subprocurador, o sea, a su mano derecha durante cuatro años. Se trata de Guillermo Bellingi.

Gils Carbó pasó los últimos años criticando lo que decían los medios de comunicación masivos y autónomos del poder K.

Ahora cita artículos de la prensa crítica en sus resoluciones. Tiempos de cambio.

La Procuradora es una de las fundadoras de la agrupación K llamada “Justicia Legítima”, que entre otros preceptos, reclamaba, no sin cierta contaminación ideológica, la celeridad en procesos como el que ahora debe enfrentar ella misma.

Este infortunio judicial le llega a Gils Carbó sin el apoyo del poder político que antes ostentaba, a pesar de que por ley el Ministerio Público es funcionalmente autónomo e independiente de “organismos ajenos a su estructura”.

La doctora Gils Carbó será llamada a indagatoria en la causa judicial de Ercolini y Taiano para que dé explicaciones sobre la compra, realizada en marzo del 2013, de la “nueva” sede de la Procuración General de la Nación, una operación que ella misma dirigió.

La Justicia detectó que la inmobiliaria y un intermediario cobraron una comisión de un millón de dólares. Y que parte de ese dinero público fue cobrado por un hermano (por parte de madre) del recién ahora suspendido subprocurador Bellingi.

El beneficiado por la aun inexplicable comisión -pero prevista en el precio de la compra de la nueva Procuración- es el corredor de seguros Juan Carlos Thill.

La Justicia allanó las oficinas de Bellingni en la Procuración -un puesto clave en la fiscalía que investiga los delitos de lavado de dinero y financieros- y también su domicilio particular.

El juez Ercolini y el fiscal Taiano ya tienen en su poder documentación que indica que tanto la inmobiliaria que intermedió en la compra-venta de la “nueva” Procuración, como el privilegiado comisionista Thill, ya sabían que el edificio que ellos querían vender sería justamente el elegido por la licitación que se públicó tres días después de que ellos ya hablaran del éxito de su negocio.

La hipótesis judicial es obvia: la licitación fue “armada”.

La Procuradora se anticipó a su indagatoria y presentó un escrito en la causa judicial a modo de defensa.

Palabras más, palabras menos, ella explicó que la comisión fue un arreglo entre los privados que participaron de esta trama.

Aun así, decidió suspender a su segundo, Bellingi. ¿No es contradictoria una cosa con la otra?

Ocurre que también dio a entender que pudo ser víctima de un subordinado infiel y corrupto. Sus voceros la intentaron defender con argumentos muy precarios. En nombre de su jefa, afirmaron que si algún funcionario del Ministerio Público Fiscal cometió un delito le será aplicada la ley. ¿Podría ocurrir lo contrario?

Sería un delito.

La defensa jurídica de Gils Carbó basada en la tesis de que la comisión millonaria que se cobró por la compra-venta del “nuevo” edificio de su organismo fue solo un acuerdo entre particulares tiene varios problemas.

Entre tantos, se puede destacar que ese dinero repartido entre privados era público. Centavo por centavo.

La otra variable la involucra a ella misma como posible autora de un delito, a pesar de que ella haya suspendido al subprocurador Belligni.

El inciso “a” del artículo “9” de la Ley Orgánica del Ministerio Público, llamado “Unidad de Actuación”, dice que la Procuración es “una organización jerárquica cuya máxima autoridad es el Procurador General de la Nación”.

El texto especifica que “en su actuación es único e indivisible y estará plenamente representado en la actuación de cada uno de sus funcionarios”.

Y agrega: “Cada funcionario controlará el desempeño de quienes lo asistan y será responsable por la gestión de los funcionarios a su cargo. Éstos actuarán según las instrucciones impartidas por sus superiores y conforme a lo previsto en esta ley”.

Bellingi era, para ley del Ministerio Público, igual a Gils Carbó. Y viceversa.

Nicolás Wiñazki

Visto 44 veces Modificado por última vez en Lunes, 17 Abril 2017 12:25

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…