Domingo, 13 Agosto 2017 00:00

Las debilidades del fallo con el que dos jueces K salvaron a Boudou - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

La prescripción del delito no correría porque no pasaron los años suficientes para su extinción y porque el acusado era funcionario al infringir la ley

 

El 4 de agosto, Amado Boudou enfrentó el alegato del primer juicio oral desde que dejó el poder. Fue sobreseído por el Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1). Lloró. Estaba acusado de haber cometido el delito de “falsedad ideológica”. Según la fiscal, en cambio, se había acreditado que había transferido un auto marca Honda CRX Del Sol con papeles apócrifos. Todos truchos. En esa maniobra delictiva, que en su calificación de agravada en el Código Penal tiene penas previstas que van de los tres a los ocho años de cárcel, se había incluido a una de sus ex parejas, Agustina Seguin, a gestores que participaron de la trama, y sobre todo a la titular del Registro Automotor N 2, María Graciela Taboada Piñeiro.

El viernes por la noche se conocieron los fundamentos de las sentencias de los miembros del TOF 1. Dos de los tres jueces votaron por el sobreseimiento del ex vice, y del resto de los acusados, porque consideraron que había “prescripción de la acción penal”.

Uno de los magistrados votó en disidencia de sus pares, o sea, en sintonía con la fiscal del juicio, Stella Maris Scandura: ambos pidieron una condena de tres años en suspenso para Boudou. El ex funcionario se fue aliviado de los tribunales. Pero el caso Honda continuará. Clarín pudo confirmar, en base a fuentes judiciales, que la fiscal Scandura apelará el fallo ante la Cámara Federal de Casación Penal. Sala IV. La situación procesal de Boudou podría modificarse. De sobreseído a condenado.

Una posible condena por el “caso Honda” podría complicarlo si también es en sentenciado como culpable en el próximo juicio oral que enfrentará, en un mes, o dos: el de la compra irregular de la fábrica de billetes Ciccone Calcográfica. Dos condenas acumuladas podrían llevarlo a prisión.

Los dos jueces del TOF 1 votaron en favor de Boudou porque para ellos el delito sobre el Honda había prescripto. Centraron sus argumentos en la actuación de la responsable de denunciar el caso, la doctora Taboada de Piñeiro. Demoró seis años en denunciar la falsificación de los documentos del auto. Y eso ocurrió a pesar de que fue alertada sobre el tema durante una inspección de sus superiores. La objeción sobre el Honda le fue notificada en el 2003. Taboada de Piñeiro recien denunció las irregularidades en el 2009.

Para la fiscal Scandura, la prescripción que terminó con el sobreseimiento de Boudou está sostenida en la nada: para que corran los plazos legales hasta que se extinga el delito por el que la Directora del Registro del Automotor había llegado a juicio deberían haber pasado ocho años, o sea, la pena máxima que estipula el delito por el que fue juzgada.

A eso se suma que tanto Taboada de Piñeiro, como Boudou, en 2003, eran funcionarios públicos. Ella aun sigue al frente de un registro del automotor. Él era gerente de la ANSES. La prescripción, según juristas consultados, no debería haber corrido teniendo en cuenta que al menos estos 2 acusados eran funcionarios.

Con el argumento de la prescripción, dos de los tres jueces del TOF 1 lograron sostener el sobreseimiento de Boudou. De acuerdo a fuentes del caso, la fiscalía de Scandura ya está trabajando en la apelación desde el mismo viernes por la noche.

Los jueces que favorecieron a Boudou son Adrián Grünberg y Gabriel Vega. Ambos están alineados a la agrupación K del Poder Judicial, “Justicia Legítima”.

El magistrado que votó en minoría fue José Michelini. Al igual que al fiscal Scandura, éste último pidió condenar a todos los partícipes de este juicio, incluido el más célebre de todos, Boudou. Ademas de que en su fiscalía consideran endebles los argumentos que se usaron para dictar el sobreseimiento de Boudou, se detectó que uno de los jueces que votó a favor de Boudou, el doctor Grünberg, contradijo en este caso a su propia “jurisprudencia”.

El 13 de octubre de 2015, en un juicio similar al del Honda de Boudou, Grünberg había condenado con la pena de 3 a 8 años a un acusado de falsificar papeles de un auto. El voto al que adhirió en aquella ocasión Grünberg, hacía alusión al artículo 293 del Código Penal, “párrafo 2”. Ese párrafo es el que extiende la pena de la falsedad en documento público a los ocho años. Grünberg, ahora, actuó con una lógica diferente.

La prescripción de la causa del Honda ya había sido rechazada por el juez de instrucción de la causa, Claudio Bonadio, que investigó esta trama junto al fiscal Guillermo Marijuán. La misma decisión tomó la Cámara Federal. Recién pasado el juicio oral, Grünerg y Vega determinaron que habían analizado un delito que, según ellos, había prescripto.

Pero el juez Michelini votó en consonancia con la fiscal. Entre otros párrafos de su sentencia, se puede leer éste: “… aún en el caso de que no se encontrara probada la responsabilidad de Taboada de Piñeiro en el suceso, de acuerdo a las conclusiones arribadas por mis queridos colegas, no coincido en la solución a la que arribaron referida a los efectos retroactivos que le asignaron a los efectos de la prescripción penal…”.

El juez Michelini pidió que Boudou sea condenado a tres años de ejecución de prisión de ejecución condicional. La fiscal Scandura aseguró que durante una década Boudou usó su Honda con documentación completamente falsa. Incluso afirmó que el ex vice ni siquiera pudo probar que el vehículo era efectivamente de él. La fiscal ahora apelará el fallo y decidirán sobre la cuestión los camaristas Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani.

La fiscal había dado por probado, también, que la titular del Registro del Automotor N 2, María Graciela Taboada de Piñeiro, era responsable de las varias irregularidades de los “documentos” del auto de Boudou: contenían firmas falsificadas, y hasta estaba inscripto en un domicilio falso. Era un lugar en el que nadie pudo ni podrá vivir jamás. El Honda estaba anotado en el número 2708 de la calle Berón de Estrada, en los arrabales cercanos al Riachuelo. Allí solo hay una muy alta pared de un galpón de camiones.

Boudou, como cualquier ser humano, es incapaz de traspasar un muro.

Salvo que sea a través de una puerta. 

Nicolás Wiñazki

Visto 176 veces Modificado por última vez en Lunes, 14 Agosto 2017 19:30

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…