Lunes, 05 Marzo 2018 00:00

Avanza la causa que más preocupa a Hugo Moyano: posible lavado de dinero con fondos de Independiente - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

La Justicia considera que los dichos del barra Pablo "Bebote "Álvarez pueden marcar el camino a seguir por los investigadores.

 

La causa judicial que más preocupa a la familia Moyano es la que nunca mencionan en público: la que investiga el posible lavado de dinero con fondos de Independiente, el club de fútbol que ellos controlan; en la que también está involucrada una exitosa constructora creada por ellos mismos; y del sindicato de Camioneros, manejado por ellos mismos también. Basado en una dictamen de la fiscal de Quilmes, Silvia Cavallo, el juez federal Luis Armella decidió imputar por el delito de blanqueo de divisas a los conducción del club, del sindicato, y de la constructora Aconra. Son las mismas personas: Hugo Antonio Moyano; su esposa, Liliana Zuleta; y su hijo, Pablo Moyano.

Clarín pudo saber, en base a documentación y fuentes judiciales, que este caso sobre las cuentas de los “diablos rojos de Avellaneda”, quema. La investigación se acelera por dos caminos que no son paralelos: se cruzan. Uno de los caminos, son las declaraciones del ex jefe de la barra de Independiente. El señor Pablo Álvarez, que no es una persona ajena a los métodos considerados por las normas ilegales que usan las bandas del fútbol para ganar dinero. Hoy, Álvarez está preso por otra causa. Es una pesquisa iniciada con anterioridad a la de Cavallo y Armella. Ese caso lo llevó a la cárcel como miembro de una presunta asociación ilícita integrada también con la dirigencia del club.

El expediente de Armella ya cuenta con balances contables del club Independiente, en los que se registraron ingresos por transferencias de millones de pesos, pero de origen incierto. Clarín accedió a las declaraciones completas del señor Álvarez, realizadas ante la Justicia en ese otro caso, pero que ayudaron a Armella y Cavallo a reconstruir parte de una historia que quizás sea considerada delito. Álvarez, alias “Bebote”, con conocimientos probados de lo que significa hacerse lugar y liderar a un barra del fútbol que suele utilizar la violencia, y sus modos variables de “persuasión” para trabajar, apodó al hijo de Moyano y heredero del gremio de Camioneros como “El Salvaje”.

La causa en la que declaró el señor Álvarez la instruye el juez de garantías de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale.

El magistrado detuvo a “Bebote”, al vice de Independiente, Noray Nakis, y a otros barras, como Roberto Petrov, alias El Polaco, ex custodia de los Moyano.


El croquis hecho por "Bebote" Álvarez que dio lugar al peritaje de las computadoras.

Clarín, gracias a fuentes judiciales, pudo reconstruir cuáles son los puntos más débiles de la declaración que preocupa a los Moyano: la plata de Independiente se mezcla con las finanzas de las empresas y del sindicato de Camioneros.

La hipótesis judicial es que los dichos de “Bebote” ante Vitale podrían indicar el camino a seguir a los investigadores para detectar cómo el holding empresario de los líderes sindicales se confunde con los fondos de Independiente, y viceversa. Y tal vez cómo esos ingresos millonarios al club provienen de “extorsiones” a otras grandes compañías.

Álvarez declaró ante el juez que lo metió preso, Vitale, varias veces, durante diciembre del 2017. Clarín accedió a todas las declaraciones de “Bebote” ante a la Justicia.

Frente al magistrado de Lomas de Zamora, “Bebote” señaló a “El Salvaje” como el nexo con la barra brava de Independiente. Y aseguró que era la persona que financiaba a esos hinchas. Ese dinero, siempre según Alvarez, salía de los fondos del sindicato de los Camioneros.

El “ex” barra brava -si es que esa categoría existe- aportó pruebas de cómo se falsificaban entradas para que los barras pudieran acceder a las tribunas del estadio Libertadores de América sin tener que pagar como socios. Precisó dónde se imprimían. Y dónde estaba ubicada una financiera en la que se cambiaban cheques de dinero dudoso que provenía del club. Esos hechos fueron probados por Vitale.

Pero hay más. “Bebote” aseguró que Pablo Moyano forma parte del "clan” que “es el extorsionador número 1 de las empresas de todo el país, para beneficio personales, y usando en los últimos tres años” a su “querido club” (Independiente). Y detalló que esos modos se pusieron en práctica para “lavar y blanquear dinero con la Constructora Aconra (de la esposa de Hugo, la imputada por Armella, Liliana Zulet)”.

Según “Bebote”, Pablo Moyano fue el que le contó que la empresa de hierro más importante de San Nicolás debía tener entre sus papeles “facturas de la Constructora Moyano”, y que si “esa factura no está debe ser porque” la compañía, que sería Acindar, debió regalarle al club parte de su producción: “Le sacó más de una tonelada de hierro por una extorsión para que se lleven bien con el gremio”, declaró “Bebote”. Y agregó, que lo mismo pasó con Loma Negra: “Le sacó todo el hormigón para terminar la garganta (un sector del estadio de Independiente)...”, ubicado entre la Tribuna.

Álvarez también declaró que otras empresas “aportaron televisores y aires acondicionados para los palcos de la cancha de Independiente gracias al poder retórico de 'El Salvaje'". Y que la firma “más grande vidrios de la Argentina” tuvo que entregar materia prima para terminar “los palcos Bochini”.

“Así se endeudó a mi querido club en 49 millones de pesos en los dos primeros años de la gestión” de los Moyano, dijo.

Y siguió: eso pasó “con materiales y mano de obra de su propia constructora (la de los Moyano)", según lo indican los balances de Independiente.

Álvarez fue por más. Aseguró que existe una causa que se archivó en un juzgado de Avellaneda en la que Pablo Moyano jamás declaró a pesar de que habría sido buscado por la fuerza pública.

En ese caso, “Bebote” dijo que se habría constatado que en una oficina de “El Salvaje” dentro del estadio de Independiente se guardaban materiales y elementos para que la barra aliente a los futbolistas, o al director técnico, cargo que hoy ocupa Ariel Holan.

“Bebote” niega haber extorsionado a Holan, tal como fue denunciado ante la Justicia, pero aceptó que en nombre de los desinteresados hinchas del club le había pedido aportes de dinero porque “se llevan 10 millones de pesos al año”, tanto el DT como los jugadores. El objetivo de la barra era viajar al Mundial de Rusia. “El aporte que pedimos era voluntario”, se defendió Álvarez.

Éste último dijo trabajar junto otro alto directivo de Independiente y de Camioneros, Héctor “Yoyo” Maldonado: también imputado por el juez Armella de Quilmes en su causa por presunto lavado de dinero. Para los investigadores, esos organismos parecen ser simbióticas desde el punto de vista financiero.

Álvarez aclaró ante la Justicia que el pedido de dinero para ir a Rusia no se hizo a “los chicos de las inferiores”.

“Bebote” también declaró que “El Salvaje” Moyano compró butacas para el estadio demasiado caras. Lo mismo habría ocurrido con el catering que el club le debería ofrecer a los dueños de los palcos: “Ninguno de los palquistas recibe catering. Si quieren comer, tienen que salir del palco y comprarse un Paty ...”, detalló.

Los primeros estudios de los balances de Independiente irían en la dirección en la que detalló Álvarez.

El 13 de diciembre del 2017, el ex jefe de la barra brava de Independiente le dijo a Vitale que quería acogerse a la figura del “arrepentido”, dando a entender que podía dar más información a la Justicia.

Incluso aseguró que se podían obtener mensajes de teléfono comprometedores contra el secretario del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano. Estarían guardados en celulares que habrían sido secuestrados por la Justicia en una causa que se archivó en un juzgado de Avellaneda.

Álvarez juró que existen mensajes entre “El Salvaje” y El Polaco, comprometedores para Moyano.

La versión que dio Álvarez es que Moyano hijo intento evitar, a su modo, que Petrov ayude a “Bebote”: “donde me entero que ayudás a tu amigo (por Álvarez) te mando a la cárcel con él… O a a matar…”, diría unos de esos chats, según pudo reconstruir Clarín.

Esos teléfonos están bajo peritaje policial. La guerra entre “Bebote” y “El Salvaje” acaba de empezar. La investigación del juez Armella, también.

Nicolás Wiñazki

Visto 195 veces Modificado por última vez en Lunes, 05 Marzo 2018 11:06

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…