Lunes, 30 Mayo 2016 10:55

Jubilados: qué hay que saber para decir sí o no a la propuesta oficial - Por Ismael Bermúdez

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Son tres los elementos clave para determinar el monto de la quita que cada jubilado sufrirá sobre el retroactivo que reclama en su demanda.

La propuesta del Gobierno pone a un sector de los jubilados con sentencias firmes o en juicio ante una fuerte decisión: aceptar o no la oferta oficial. El cambio del índice de actualización, el tope de 4 años en la antigüedad de los reclamos y el tope del haber máximo son los tres componentes que determinarán el descuento de la propuesta oficial con relación a lo que vino ordenando la Justicia. La quita es mayor o menor según la antigüedad y el monto del reclamo.

El proyecto de ley dice que la oferta se hará actualizando los montos en juego hasta febrero de 2009 –cuando empezó a regir la ley de movilidad- por el RIPTE. A los que ganaron sus juicios y cobraron, ANSeS les pagó el retroactivo y les recalcularon sus haberes en base al ISBIC. Entre 1995 y febrero de 2009, el ISBIC subió 435% y el RIPTE el 178%.

Por ley, los que tienen sentencia firme deben cobrar dentro de los 120 días, algo que no sucede y lleva a nuevos reclamos ante la Justicia. La propuesta oficial, incluyendo a los que tienen juicio en trámite, es cancelar la oferta la mitad al contado y el resto en 3 años, ajustables.

Además, como informó ANSeS, “quienes tengan juicio pero no sentencia firme, recibirán hasta un tope de 48 meses de retroactividad”. Este límite implica una quita para todos los casos en que la antigüedad del reclamo supere los 4 años. En promedio la antigüedad es de 8 años.

Tanto los que tienen sentencia firme o los que no hicieron juicio tendrán un reajuste de haberes también calculado por el Índice ISBIC.

Otro tope es el del haber máximo. Al calcular la retroactividad y el reajuste del haber, ANSeS reconoce para cada año hasta el valor de la jubilación máxima que actualmente es de $ 36.330. 

Seguirá la moratoria para los que adeuden aportes

El sistema no será dado de baja. Pero el Estado verificará la situación económica de quienes pidan el beneficio.   

Como parte de los cambios oficiales que se proyectan sobre el sistema previsional, el proyecto oficial sobre jubilaciones confirma la posibilidad de que los nuevos jubilados puedan jubilarse por moratoria. “Las personas que no tienen aportes tendrán derecho a los 65 años a la pensión universal por vejez. Y los que tienen algunos años de aportes pero no llegan a los 30 años requeridos, podrán jubilarse como hasta ahora con la opción de pagar a través de la moratoria por los años que no aportaron”.

Así respondió el titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso ante la consulta de Clarín porque la actual moratoria vence el próximo 18 de septiembre, de acuerdo a la ley respectiva (Nª 26.970).

Basavilbaso aclaró que, en el caso de los varones, el solicitante deberá contar con 6 años de aportes realizados entre 1993 y ahora, y de 10 años las mujeres. Así podrá completar por moratoria entre 20 años las mujeres y 24 años los varones, que es la diferencia para alcanzar los 30 años requeridos.

El titular de la ANSeS agregó que para otorgar el beneficio por moratoria el organismo deberá hacer un análisis de la situación socioeconómica del solicitante que justifique el otorgamiento del beneficio y las cuotas de la deuda por la moratoria serán ajustables por el índice de movilidad, como ya figura en la ley que vence en septiembre.

Balsalvibaso explicó que actualmente hay dos leyes de moratoria vigentes. La que vence en septiembre, que alcanza aportes no realizados hasta 2003, y una anterior (Nª 24.476), que no vence y que alcanza sólo a los aportes no ingresados hasta 1993. El proyecto del Gobierno es mantener esta última.

El vencimiento en apenas tres meses de la norma despertó toda clase de dudas sobre la continuidad de la jubilación por moratoria, un sistema que hasta ahora permitió jubilarse a casi 3 millones de personas, sin o con pocos aportes, en especial trabajadores desocupados o “en negro”. La mayor inquietud afectó en especial a las mujeres que pueden jubilarse a los 60 años porque tampoco podrían acceder a la pensión universal de vejez porque un requisito básico es tener 65 años. Deberían esperar hasta 5 años para obtener el beneficio.

Se estima que 4 de cada 10 de los que piden la jubilación justifican algunos años por moratoria porque estuvieron desocupados o en negro. La ley permitía justificar incluso los 30 años no aportados.

De aquí se desprende que una mujer que ya tiene 60 años (nació en 1956) pudo empezar a trabajar con aportes, a los 18 años, en 1973. Así, hasta 1993 puede justificar por moratoria 20 años no ingresados. Le restaría contar con 10 años de aportes o trabajo en blanco entre 1994 y 2016.

Con los varones el cálculo cambia porque se jubilan a los 65 años o sea comprende a quienes nacieron antes de 1951 e ingresaron a trabajar con aportes (a los 18 años) en 1969. Hasta 1993, justificarían 24 años por moratoria y deberían contar con 6 años de aportes entre 1993 y ahora para acceder a la jubilación. Año a año, estos números varían.

El monto del haber dependerá de los años “comprados” por moratoria, pero en general será el de jubilación mínima (hoy de $ 4.969), menos la cuota de la moratoria que se descontará durante 60 meses. 

Ismael Bermúdez

Visto 975 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 21:58

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…