Martes, 31 Mayo 2016 09:21

Un paso en el sentido del futuro

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El crecimiento económico no necesariamente generará el empleo que llegue a todos. Lo hemos afirmado en varias oportunidades, simplemente observando la marcha del mundo: la economía se independiza cada vez más del trabajo humano, agrega tecnología, se robotiza.

No es un proceso lineal ni abrupto, pero sí inexorable y crecientemente acelerado. Tiene además una característica: es el que incorporan los sectores económicos de vanguardia.


La Argentina está en un momento “bisagra” en su evolución económica y social. Debe dar un gran salto en productividad y ello sólo será posible incorporándose a la vanguardia –tecnológica y productiva- del mundo global. No podrá hacerlo –ninguna sociedad puede hacerlo- apuntando al pasado, produciendo más caro, polucionando el ambiente y gastando más energía como si estuviéramos a mediados del siglo XX. Hoy es inteligencia aplicada, automatización, reducción de insumos caros, ajuste de costos, achicamiento de los eslabones de distribución y hasta fabricación por los propios consumidores de los productos finales a través de la revolución de las “impresoras 3D”. Hacia eso marcha la economía global y ningún salto adelante será posible sin sumarse a esa marcha.


El interrogante es: ¿ésto es malo?


La consecuencia inexorable de esta evolución también está clara: el salario no será más el articulador de la distribución del ingreso, porque el empleo estable será cada vez menor. Esta afirmación conmueve, golpea y enoja. Pero peor es ignorarla, porque sería ignorar la realidad.


La conmoción de la coyuntura es como una neblina que no deja ver ese futuro, que no es tan lejano. Todavía los reflejos arcaicos que llevan a las viejas recetas surgen en forma instintiva, ante el congelamiento reflexivo de más de una década del debate nacional. Pero apenas superemos esta coyuntura aparecerá con toda su crudeza.


La transición –y los efectos del criminal decenio que terminamos, que desmanteló la educación, destrozó la calidad de la capacitación de los jóvenes y abandonó el esforzado trabajo por la excelencia educativa- nos condena a contar con un gran contingente de compatriotas sin capacitación para entrar en la carrera de los nuevos tiempos. Los argentinos escucharon –y muchos, demasiados, se creyeron- que la liquidación del capital con la que se financió el consumo en esa década era eterna, que jamás terminaría y que sería posible vivir por los siglos de los siglos consumiendo gas y electricidad gratis, viajando sin pagar y forzando a los productores agrarios a entregar sus productos por la tercera parte de su valor para subsidiar los alimentos. La realidad mostró que eso no era cierto, ni posible.


Esta transición nos muestra entonces un contingente de compatriotas sin capacitación, posiblemente condenados a no tenerla. El renacimiento argentino, que llegará con las inversiones que ya se están produciendo en nuevas tecnologías, en infraestructura, en nuevos modelos híbridos de automóviles, en comunicaciones, en energías renovables, en la modernización del Estado, en viviendas, podrá incorporar al trabajo a muchos, pero otros muchos quedarán afuera. Y no es posible dejarlos afuera, porque sería inmoral y porque, además, son los primeros de un gran contingente que los seguirá.


Por eso la necesidad de abrir el camino a otras formas de distribución de riqueza que no dependan del trabajo. El piso de dignidad humana debe garantizarse con programas y políticas públicas que vayan previendo la realidad que se acerca, creando instituciones que establezcan el límite por debajo del cual ningún argentino se encuentre situado.


Este límite no debe obstaculizar el crecimiento económico y debe por supuesto establecerse asumiendo las posibilidades de la economía. Tampoco debe significar un techo, sino un piso, que cada vez sea garantizado a mayor cantidad de compatriotas con el objetivo del “ingreso mínimo universal”, comenzando por los colectivos de mayor vulnerabilidad, pero asumiendo que no tendrá un límite temporal sino que su horizonte será su expansión. Ese piso le deberá dar la base de sus necesidades elementales sobre las que apoyarse para progresar, mejorar su nivel de vida y asegurar mejor futuro para él y sus hijos con la herramienta de su propio esfuerzo.


Esto no es un invento caprichoso. Hay ciudades en el mundo –hemos mencionado a Dongguang, en China, por ejemplo (http://www.elmundo.es/economia/2015/09/07/55e9d2f4ca4741547e8b4599.html )- que ya se han fijado como objetivo la robotización total de sus fábricas.

En un país tan capitalista como Suiza (http://www.thelocal.ch/20160127/swiss-to-vote-on-guaranteed-income-for-all )–y también en Holanda y Finlandia (http://www.attac.es/2015/09/02/la-renta-basica-universal-en-finlandia-y-en-holanda-de-las-musas-al-teatro/ )- hay ciudades que están debatiendo y hasta ensayando programas “pilotos” de ingreso universal para sus ciudadanos. Son programas alimentados por ingresos públicos genuinos recaudados de las grandes empresas, que serán más posibles cuanto más avance la cooperación fiscal internacional.


Hacia allí marcha una economía global que, tras la locomotora científico-técnica, esboza otro principio fundamental de progreso: esa revolución científica no puede perjudicar a las personas, sino beneficiarlas. No puede producir pobreza, sino bienestar. Si genera “desocupados” por su tecnificación no puede ser para lanzarlos al subconsumo, sino mejorándoles la vida.


El anuncio del nuevo sistema de asignación universal para mayores de 65 años es un paso tal vez pequeño en su monto individual –porque la economía del país aún no puede sostener mayores niveles- pero gigantesco en lo conceptual, tanto como lo fue hace un par de meses la verdadera universalización de la asignación a la niñez y lo es también ahora la actualización del seguro de desempleo, congelado en montos de hace una década. Crea una institución destinada no a desaparecer, sino a acompañar el lanzamiento económico argentino incrementándose en la medida en que la productividad global también lo haga y los ingresos públicos se depuren de corrupción, ineficiencias y caprichos. 


La medida abre un camino que, en algún momento, deberá avanzar hacia la reorganización integral de todos los subsidios parciales logrados por muchas luchas durante décadas en forma de asignaciones familiares, planes sociales de diversa índoles y subsidios redistributivos varios, para hacer transparente la distribución de recursos públicos a los ciudadanos, pero muestra que los argentinos no vemos al futuro de un país avanzado desplazando compatriotas hacia la marginalidad, sino creciendo para incluir, para mejorar, para darles un piso cada vez más sólido en su realización personal, en la vanguardia del mundo. Y cumple –lo que no es menor- con una propuesta de campaña del actual presidente.


No se me escapa que el concepto es revulsivo de un debate aún teñido de reflejos añejos. Es seguramente difícil de comprender para quienes creen que los ingresos redistribuidos por el Estado son siempre nocivos y prefieren seguir apostando al viejo concepto del “ejército de reserva” con la ilusión de ganar productividad bajando impuestos y salarios al límite. También para quienes añoran la economía industrial modelo siglo XX, polucionante, alienante para los trabajadores por sus trabajos repetitivos y embrutecedores, pero también lleno de corporaciones profesionalizadas gremiales y empresarias en las que se trazan biografías estamentales privilegiadas asentadas en convenientes “relatos”. Ellos son la vieja derecha y la vieja izquierda, cuyos ecos aún retumban, aunque con cada vez menos repercusión. Ambas, repitiendo una verdad que atravesó el siglo XX como un paradigma que ya se agota: la creencia que el trabajo estable era el único articulador social posible.


Hoy, debemos agregarle otros mecanismos, más necesarios que aquél. Los debemos lograr con la cooperación, la articulación de consensos, la construcción de confianza, la racionalidad económica, la creación de inteligencia aplicada, el cuidado del ambiente y de la “casa común”, el respeto a la ley y a la amplia protección de la dignidad humana. De todos y cada uno de los compatriotas, comenzando por los más vulnerables.


Como lo hace este paso adelante que aplaudimos.


Ricardo Lafferriere 

ricardo-lafferriere.blogspot.com.ar 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza para  

Visto 760 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 21:58

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…