Martes, 24 Mayo 2016 08:16

Un mundo que no espera

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Hace pocas semanas expresábamos nuestra preocupación por el hecho de que la discusión que ocupa el escenario político se concentre en forma casi excluyente en la corrupción. Obviamente, no lo hacíamos porque nos parezca mal que se investiguen los latrocinios de la década pasada, y se sancione a los culpables.

Nuestro punto iba dirigido a hacer notar que ese “maremágnum” estaba ocultando la verdadera opción que debemos enfrentar los argentinos en estos tiempos, que se refiere a si nos decidimos cambiar el sistema de política económica dirigido al país “autárquico”, que impregnó a todas las fuerzas políticas –civiles y militares- desde 1930, o si tomábamos nota de las fuerzas de vanguardia en el nuevo paradigma global, fuertemente cosmopolitizado, y a ocupar un espacio dinámico en las fuertes transformaciones que está protagonizando el mundo en forma acelerada.

Este enfoque no rehúye la crítica y la autocrítica sobre el pasado, que seguramente deberemos enfrentar todos con frescura intelectual y vocación de síntesis. Las recetas que hemos defendido con mayor o menor enjundia durante décadas pueden haber contenido aciertos y errores. Lo que está claro es que se referían a un mundo que ya no existe, con otros problemas, otro escenario internacional, otra dinámica global, otra realidad tecnológica y metas acordes con ese paradigma superado. Son más propias de la historia –y los historiadores- que de la política y los políticos.

No es por capricho que insistimos en el tema. Ignorar el cambio de escenario global, la diferente estructura de las fuerzas productivas más dinámicas, la transformación de la política en un mundo en el que los problemas parecen cada vez más de “política interior” que de “relaciones internacionales” y la portentosa y crecientemente acelerada revolución científico-técnica lleva a que cada día que perdemos en debatir la imagen del espejo retrovisor, es un día que perdemos en nuestras posibilidades de arrancar un nuevo ciclo de crecimiento en la nueva realidad.

El debate es necesario, porque también es cierto que los argentinos merecen mucho más que la riña de gallos en que parece insistir el debate institucional. Es imprescindible afinar los objetivos de infraestructura, la política poblacional, la forma en que encararemos la explotación de nuestros recursos naturales no renovables, el nivel del “piso de dignidad” que estamos dispuestos a garantizar a cada compatriota por el sólo hecho de serlo, el marco y grados de libertad económica que también garantizaremos al que arriesgue capital, esfuerzo y tiempo, y el definitivo marco fiscal que los sustente, las características de los bienes públicos y entre ellos en forma decisiva la capacitación que necesita el nuevo gran salto adelante, y los grados de tolerancia a las conductas delictivas que en definitiva estamos dispuestos a tolerar a quienes no acepten vivir en las condiciones que el sistema democrático y sus normas establezcan en forma general.

Por ahora, sólo se escucha incursionar en el futuro al presidente, incluso más que a su gobierno. No lo hace ciertamente la oposición, cerrilmente aferrada al retrovisor, y tampoco las instituciones del país del pasado, gremiales o empresarias. Los grandes desafíos que nos llegan del debate planetario –inteligencia artificial, revolución de la nano-genética, economía virtual, seguridad frente al terrorismo, contención de las finanzas desbordadas hacia mecanismos especulativos globales, protección de la “casa común”, e incluso la urgentemente necesaria formulación y fortalecimiento de instancias políticas colectivas de acción global brillan por su ausencia en las reflexiones de la política y de la academia.

El pasado, obsesivamente, insiste en anclar la inteligencia argentina. Y eso no es bueno, porque cuando los seres humanos no ponemos nuestras inteligencias en cadena y nuestra capacidad de acción en cooperación, la anarquía de la realidad se encarga de definir los rumbos. Allí se abren las grietas por donde pueden colarse los demonios del ayer, intentando adueñarse nuevamente de la agenda falsaria, pero congruente con privilegios corporativos, prepotencias violentas e instintos cleptómanos primitivos cuya consecuencia puede ser una sociedad sin cambios, crecientemente violenta, injusta, inestable y anómica.

Estamos en una bisagra. No alcanza con reclamar por la falta de empleo o con el consignismo inconsistente como si los números no existieran y todo fuera posible, y del otro lado tampoco con pedir “más despidos en el Estado” y “más ajuste rápido” como si el país fuera una tabla de cálculo y las personas fueran números.

La puerta del futuro exige otra visión, más dirigida al horizonte donde debe encontrarse el puerto para el barco común. Un puerto que no está en lo que ya hicimos –unos y otros- en nuestro pasado, sino en lo que podemos hacer para definir en conjunto el puerto al que debemos poner la proa del barco en el que estamos todos.

Ese puerto está en un mundo que no espera.

Ricardo Lafferriere 

ricardo-lafferriere.blogspot.com.ar 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Gentileza para 

Visto 770 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 21:58

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…