Miércoles, 30 Agosto 2017 00:00

Novedad científica desde Barcelona: una droga y una simple aspirina demuestran cómo reducir la muerte cardiovascular y los infartos

Escrito por  Daniela Blanco
Valora este artículo
(1 Voto)

El estudio científico COMPASS fue presentado con éxito en el flamante Congreso Mundial de Cardiología (ESC) que se realiza hasta hoy en Barcelona.

 

Ya publicado en The New England Journal of Medicine, el paper propone la combinación de una droga con la popular aspirina en pacientes con enfermedades coronarias; mejorando así el índice de supervivencia en un 20% y reduciendo la muerte cardiovascular y los infartos en un 24%. Infobae dialogó con el médico argentino que participó del estudio, el cardiólogo Rafael Díaz

Uno de los grandes desafíos -aún en vías de construcción- del periodismo de divulgación científica es 'bajar a tierra' y volver accesibles las expectativas que generan los nuevos avances de la ciencia. Y sobre todo dotar de conocimientos a las audiencias, a los públicos, para que trabajen cada vez más sobre su discernimiento.

El flamante Congreso Mundial 2017 de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) que se celebra hasta hoy -30 de agosto- en la aún convulsionada y golpeada ciudad de Barcelona no fue la excepción para aplicar este principio; frente a un avance que promete ser revelador para el colectivo de hombres y mujeres adultos con antecedentes de enfermedad coronaria o periférica (arterias de las piernas) comprobadas.

Entre las grandes novedades del ESC 2017 se destacaron los resultados de las pruebas clínicas del Estudio COMPASS -resultados cardiovasculares para personas que utilizan estrategias de anticoagulación, por sus siglas en inglés- y que a menos de 24 horas de ser presentados fueron publicados por The New England Journal of Medicine avalando la jerarquía del estudio.

Entre el grupo de médicos investigadores que durante meses llevaron adelante el estudio poblacional que necesitó COMPASS figura un argentino: el cardiólogo rosarino Rafael Díaz, director de ECLA (Estudios Clínicos Latinoamérica) y del departamento de cardiología del Instituto Cardiovascular de Rosario. Y allí también se destaca el prestigioso cardiólogo de origen indio, Salim Yusuf, de la McMaster University, Canadá.

El impacto del estudio COMPASS se puede comprender mejor con una cifra global que le pone verdadera dimensión al tema:

"Lo primero que demostró el estudio COMPASS es que cambiará la práctica clínica en pacientes con una enfermedad coronaria o una enfermedad vascular periférica comprobadas. Esto significa que, a partir de hoy, existe una propuesta de mayor eficacia para este grupo de pacientes que podrán reducir su riesgo de mortalidad en un 20%", puntualizó a Infobae desde Barcelona, Rafael Díaz.

La "fórmula" que propone COMPASS para tratar y mejorar la expectativa de vida en pacientes con riesgo de infarto o accidente cardiológico es la combinación de la droga rivaroxabán -que se suministra para que la sangre no coagule- + una aspirina.

Es importante resaltar que entre los pacientes incluidos en COMPASS se trató de una población de prevención secundaria: adultos mayores que hayan padecido o padecen enfermedad coronaria o enfermedad vascular periférica comprobadas.

El estudio COMPASS se hizo en tres ramas/grupos de pacientes. A uno-incluso- se le quitó la aspirina, algo que fue muy debatido entre el comité investigador.

Lo más revelador fue que el estudio fue interrumpido precozmente porque resultó ser muy contundente, la eficacia de la rama de pacientes que recibió la opción combinada de la droga rivaroxabán + la aspirina.

Díaz, como miembro del comité ejecutivo de COMPASS, remarcó a Infobae: "Así fue que el 6 de febrero del 2017, la Junta de Monitoreo de Seguridad de Datos (DSMB) recomendó que se suspendan los grupos que tomaban solamente aspirina o rivaroxabán debido a la clara superioridad del tratamiento con combinación entre rivaroxabán y aspirina. Los resultados indican, entonces, que la adición de este medicamento a la simple aspirina reduce la muerte cardiovascular y los infartos en un 24%, y mejora el índice de supervivencia en un aproximadamente un 20%".

Lo publicado en The New England Journal of Medicine avala lo contundente de los hechos que arrojó el estudio COMPASS: la droga rivaroxabán en combinación con aspirina mejora el índice de supervivencia y reduce el riesgo de sufrir apoplejías o infartos en pacientes con problemas cardiovasculares o enfermedad arterial periférica.

Los pacientes que padecen enfermedades coronarias o enfermedades de las arterias de las piernas están en constante riesgo de un ataque cardíaco o muerte. La aspirina es el tratamiento más masivo, barato y ampliamente utilizado para prevenir apoplejías y complicaciones relacionadas, pero su efectividad es acotada.

La selección incluyó un total de 27.395 pacientes de 33 países de América del Norte, América del Sur, Europa Occidental, Europa del Este, Sudáfrica y Australia. Los tratamientos utilizados consistieron en la ingesta de 2,5 mg de rivaroxabán dos veces al día más 100 mg de aspirina una vez al día; y 5 mg de rivaroxabán dos veces al día sin aspirina. Ambas modalidades fueron comparadas con la terapia estándar de 100 mg de aspirina diarios.

El doctor John Eikelboom, uno de los investigadores principales y profesor asociado de la McMaster University, en Hamilton, Canadá, explicó sobre COMPASS: "Los beneficios sustanciales observados en el tratamiento con rivaroxabán y aspirina apoya el abordaje de utilizar dosis bajas de ambos tratamientos en combinación. Pruebas recientes en otras áreas de enfermedades han demostrado los beneficios sustanciales de utilizar dosis bajas de combinaciones de drogas y este concepto ahora está respaldado aún más con los resultados de COMPASS".

El profesor Stuart Connolly, otro de los investigadores principales del estudio y también profesor de Medicina de la McMaster University, sugirió que el aumento en sangrado debería considerarse dentro del contexto de los resultados finales. "La gran mayoría de estos sangrados no fueron serios, y, a pesar del incremento, los resultados muestran de manera clara el beneficio neto de los pacientes, que se refleja en el 18% de reducción de la mortalidad".

La información indica que por cada mil pacientes tratados en un período promedio de 23 meses, rivaroxabán más aspirina previene 13 ataques del corazón y muertes cardiovasculares, y 7 muertes provocadas por cualquier causa, al costo de 12 sangrados importantes, de los cuales la mayoría fue tratable.

"Es digno de atención el hecho de que los beneficios de la combinación entre estas drogas tengan un lugar destacado en la cima de las terapias eficaces probadas", declaró el profesor Salim Yusuf del comité directivo de COMPASS y director del Instituto de Investigación de Salud Poblacional de la McMaster University.

"Si se adopta este tratamiento de manera amplia, los beneficios potenciales son enormes. El uso de esta combinación en un 10% de las 300 millones de personas alrededor del mundo que sufren de enfermedades cardiovasculares prevendrá unas 100 mil muertes y el doble de eventos vasculares prematuros por año". 

Daniela Blanco
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 477 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…