Miércoles, 15 Enero 2020 00:00

Un mapa digital de todos los lunares ayuda a detectar de manera precoz el cáncer de piel

Escrito por  Florencia Ballarino
Valora este artículo
(2 votos)

 

El estudio se ofrece en varios centros privados y en el Instituto Roffo de la UBA, a partir de la incorporación de nueva tecnología. Cada año se diagnostican en el país 1.300 casos de melanomas.

Dos científicas del CONICET pasarán a integrar la prestigiosa Academia Mundial de Ciencias No todos los lunares son inofensivos Llevar un control de los lunares de nuestro cuerpo y consultar a un dermatólogo cuando observamos alguna anomalía es primordial para detectar precozmente el melanoma, el cáncer de piel más agresivo cuya incidencia en los últimos años viene en aumento en el país y en el mundo.

Sin embargo, tanto para el paciente como para el especialista, el seguimiento suele ser más difícil cuando la persona tiene muchos lunares o cuando estos tienen características atípicas. Una innovadora técnica, llamada dermatoscopía digital, permite examinar la superficie de la piel del paciente y registrar con altísimo detalle forma, ubicación, tamaño y color de las lesiones.

En el país, distintos hospitales o centros médicos han incorporado con los años esta tecnología: desde el sistema más básico –el dermatoscopio de mano– hasta los nuevos y más complejos equipos (como el FotoFinder) que permiten fotografiar todo el cuerpo y obtener un mapa digital de lunares y lesiones sospechosas, que los médicos especializados analizan y comparan periódicamente.

“La dermatoscopía digital es una técnica que permite ver estructuras de la piel que no son visibles a simple vista. La lupa tiene una luz polarizada que permite ver más en profundidad y con aumento las características de la lesión”, explicó María Victoria Rodríguez Kowalczuk, coordinadora del Area de Dermatoscopía digital del Hospital Italiano de Buenos Aires, uno de los centros pioneros en la técnica.

“Primero se sacan fotos clínicas, se marca cada lesión que uno va a registrar y después se usa esa lupa especial para registrar esas lesiones. Es una técnica no invasiva y no requiere preparación del paciente”, agregó la especialista, quien está trabajando para aplicar a la dermatoscopía inteligencia artificial y así lograr que se convierta en una herramienta de diagnóstico.

“La gran ventaja del equipo es que permite realizar un estudio comparativo. Revisamos al paciente, marcamos cuáles son los lunares que se van a fotografiar, se les saca una foto y eso queda registrado. Si hay una duda se lo cita al tiempo para ver si hubo algún cambio. Lo que permite el equipo es comparar la imagen, por ejemplo, del año anterior con la nueva”, le dijo a PERFIL Roxana del Águila, jefa del Departamento de Dermatología del Instituto de Oncología Angel H. Roffo.

El instituto, dependiente de la UBA, es el único del sector público –además del Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan– que cuenta con un equipo FotoFinder para ayudar a detectar en forma precoz el cáncer de piel. Ambas expertas destacaron que el estudio no es para todo el mundo, sino que quienes más se benefician son los pacientes que tienen muchos lunares (el término médico es síndrome nevo displásico), los que ya tuvieron melanoma o los pacientes que tienen antecedentes familiares de cáncer de piel.

Según la OMS, se diagnostican 200 mil nuevos casos anuales de melanoma en el mundo Prevención. Según la Sociedad Argentina de Dermatología, “el cáncer de piel es la forma más común de cáncer en los seres humanos, y uno de cada tres cánceres es cáncer de piel”.

De los distintos tipos, el melanoma es la variedad menos frecuente, pero la más agresiva. Siempre y cuando sea diagnosticado de forma temprana, se lo puede curar. Pero si no se atiende, el tumor tiene una probabilidad mucho mayor de propagarse a otras partes del cuerpo.

El melanoma se manifiesta por la aparición de una pequeña área pigmentada sobre la piel sana o por la modificación del tamaño o del color de un lunar. Se origina a partir de melanocitos, células que producen el pigmento (melanina) de la piel normal, en zonas adyacentes a un lunar o directamente sobre un lunar preexistente. Según la OMS, se diagnostican 200 mil nuevos casos anuales de melanoma en el mundo. Diversos estudios advierten que hay un aumento de este tumor en adultos jóvenes.

En Argentina se diagnostican por año más de 1.300 nuevos casos y se calcula que anualmente fallecen 574 personas, según datos de la Agencia Internacional de Investigaciones en Cáncer La exposición a los rayos ultravioleta (UV) es el factor de riesgo principal para la mayoría de los melanomas. Por eso las especialistas concuerdan en que es clave la fotoprotección.

“La radiación UV es acumulable en el tiempo. Puede ser que yo tome sol ahora y tenga el melanoma en 15 años. La mutación genética existe para que se exprese el melanoma pero nadie sabe a quién le va a tocar, igualmente todos nos tenemos que cuidar”, sostuvo Rodríguez Kowalczuk.

Entre las medidas, se recomienda usar un factor de protección solar 40 o más, aplicarse el protector 30 minutos antes de la exposición al sol (y reaplicarlo cada dos horas) y resguardarse con ropa, gorras y anteojos de sol. Entre las 10 y las 16 horas, de ser posible, no exponerse al sol, ya que es cuando la radiación UV alcanza su mayor intensidad.  

“Se deben evitar las quemaduras solares, sobre todo en los chicos, porque es un mal antecedente para el melanoma. El 98% de los cánceres de piel son sol-dependientes, dependen de la exposición al sol. Lo ideal es usar protector solar mayor de 50 y evitar los horarios pico. Recordar que hay superficies, como el agua, la arena y la nieve, que reflejan los rayos de sol y aumentan su daño”, concluyó Del Águila.

Se debe utilizar protector solar aunque el día esté nublado, ya que las nubes permiten el paso de las radiaciones solares responsables de las quemaduras  y el daño cutáneo. Los protectores volvieron a Precios Cuidados Los protectores solares son fundamentales para la prevención del cáncer de piel. Sin embargo, en Argentina son considerados productos cosméticos, no medicamentos. En general, no tienen cobertura por parte de obras sociales y prepagas, salvo casos particulares.

Según un estudio del Centro de Profesionales Farmacéuticos Argentinos, los protectores solares de producción nacional aumentaron en promedio 65% en el último año y los importados más de un 100%.

Esta semana se anunció el nuevo listado del programa Precios Cuidados, donde se reincorporó a los fotoprotectores. Los dos que ofrece el programa son de factor de protección 15 y 30, mientras que todos los dermatólogos recomiendan utilizar más de 40 o 50. La vuelta de los protectores solares a la lista de Precios Cuidados se da en un contexto en el que hay varios proyectos de ley para que se los incorpore al programa médico obligatorio.

Esto implicaría que, mediante prescripción médica, las obras sociales, prepagas y el Estado deberían cubrir su suministro.

Florencia Ballarino


Visto 400 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…