Imprimir esta página
Miércoles, 21 Septiembre 2016 15:02

El enriquecimiento ilícito de Milani

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

La noticia es flamante y espectacular. Dice así: el teniente general César Milani, ex jefe del Ejército de Cristina, acaba de ser citado a declaración indagatoria acusado de enriquecimiento ilícito. El juez Daniel Rafecas lo convocó para el 19 de octubre básicamente porque el militar no puede justificar su patrimonio. Así de simple y de contundente.

 

 

Y esto no es una ocurrencia subjetiva de un periodista. Es el resultado que arrojaron tres rigurosos peritajes contables y oficiales. No tuvo ingresos suficientes para semejante riqueza quien actualmente es socio de Guillermo Moreno, en una venta de panchos. La dos primeras auditorías las hicieron la Prefectura Naval Argentina y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos más conocida como PROCELAC. Y finalmente se ordenó un monitoreo a tres integrantes del cuerpo de peritos que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

 

Lo central de la causa tiene que ver con una denuncia que hizo Jorge Lanata por canal 13 cuando mostró la mansión del general Milani, ubicada en el barrio de La Horqueta en San Isidro. Milani dijo que en junio del 2010 había pagado un millón y medio de pesos por la lujosa propiedad, aunque el valor de mercado era muy superior. Hay algo muy importante y muy oscuro. El vendió el departamento de la calle Moldes donde vivía antes después de comprar la casona de 1.150 metros cuadrados en la zona más cara de La Horqueta. Encima dijo que su camarada de armas, el ex teniente Eduardo Enrique Barreiro le había prestado 200 mil dólares. Aquí hay que abrir un paréntesis porque Milani se ofreció como el comandante de un ejército chavista y popular y Barreiro, su amigo y presunto prestamista está detenido por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura. Y conviene aclarar que Milani también va a tener que aclarar cuál fue su actuación durante el terrorismo de estado con la desaparición del soldado, casi su secretario, el soldado Agapito Ledo y de otras acusaciones respecto de su rol represor en la detención de otros civiles.

 

El informe de los peritos de la Corte estableció que el teniente general don  Cesar Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani no puede explicar ni su patrimonio ni su nivel de vida y consumo. Ni Milani ni Barreiro incluyeron ese presunto préstamo en sus declaraciones juradas y por lo tanto no se tuvo en cuenta. Para los expertos ese préstamo nunca existió. Fue una falsedad, un intercambio de favores entre dos uniformados. Uno preso y otro que va al banquillo de los acusados y que en el corto plazo puede ser procesado. Un personaje típico del kirchnerismo. Dicen que actualmente es el capo de una organización irregular de espionaje al servicio de Cristina y de sus compañeros más comprometidos con los casos de corrupción.

 

Nora Cortiñas, la líder de las Madres de Plaza de Mayo- Línea Fundadora, dijo que sospecha que Milani estuvo involucrado en la desaparición de su hijo Gustavo. El premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel recordó que Milani tiene acusaciones muy graves.

 

Lo más triste y doloroso fue lo que dijo Hebe de Bonafini el día que Milani pasó a retiro. Dijo que todo lo vinculado a la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo era un invento de Jorge Lanata y la madre de la víctima que hasta hace poco integró esa organización en La Rioja. Su fanatismo oficialista la llevó a sugerir que se había agregado una hoja en el libro Nunca Más para perjudicar a Milani. Ni Horacio Verbitsky, el subjefe de la inteligencia informal del cristinismo se atrevió a tanto.

 

Elisa Carrió identificó a Milani como uno de los ejecutores de las peores órdenes de la presidenta de la Nación. Sus acusaciones fueron demoledoras y le reclamó públicamente que no la mate. Y le aclaró que todos los corruptos le iniciaron acciones legales cuando ella los acusó. Eso lo dijo como respuesta a un comunicado formal del Ejército en aquel momento donde le informan que la iban a querellar por “el agravio malicioso y la falsa atribución” de un ilícito. La diputada denunció a Milani, a Cristina, a Aníbal Fernández y a Alejandra Gils Carbó por encubrir el asesinato de Alberto Nisman. Así lo planteó en el escrito que presentó en tribunales. Pero después, en sus declaraciones a la tele dijo que Milani era capaz de matar y que el gobierno de Cristina estaba volviendo al 76 porque “si la inteligencia interna la maneja un general acusado de delitos de lesa humanidad quiere decir que ellos son la dictadura”. La doctora Carrió reclamó que el general Milani fuera preso porque es un delincuente. Le dije que son palabras explosivas con la potencia de una diputada honrada que parece una suerte de David frente al poderoso Goliat de Milani.

 

Son varias los nubarrones negros que se ciernen sobre él. Y hace poco un ex diputado tucumano presentó pruebas de las extrañas muerte de 3 soldados más y un suboficial mientras Milani estaba bajo las órdenes del capitán Esteban Sanguinetti que hoy está preso por crímenes de lesa humanidad. Estamos hablando de su superior inmediato. Estamos hablando de un subteniente Milani que firmó o falsificó mejor dicho, el acta donde se decía que el soldado Ledo había desertado cosa que claramente no fue así. Milani  es un símbolo nefasto. Representa la máxima claudicación en el tema de los derechos humanos por parte del cristinismo. Confirma además, como un círculo vicioso que se cierra, los comienzos del matrimonio Kirchner. Eran dos jóvenes abogados más preocupados por enriquecerse rematando casas de deudores morosos que por presentar algún habeas corpus por los desaparecidos, como lo hizo el ex diputado Rafael Flores, por ejemplo. El caso Milani es grave por donde se lo mire.

 

Porque si hay un punto máximo del consenso social y político logrado entre tantas diferencias en estos años de democracia recuperada es que los militares tienen que estar en los cuarteles, lejos de la política partidaria y a años luz de la inteligencia y la represión. Los que denunciaron a Milani no son derechistas ni buitres, ni caranchos, ni destituyentes ni agrocargas. Dicen que Néstor bajó el cuadro de Videla y Cristina colgó el de Milani. Hoy Milani, fue citado a declaración indagatoria acusado de enriquecimiento ilícito. ¿Se hará justicia?

 

Alfredo Leuco 

Fuente: www.alfredoleuco.com.ar

Visto 455 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 23:49
Alfredo Leuco

Latest from Alfredo Leuco

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…