Jueves, 25 Mayo 2017 00:00

El espíritu de mayo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Los años iniciales, los de la guerra de la independencia, no fueron fáciles. Pusieron a prueba el temple, el coraje y la abnegación de los patriotas, que debieron improvisar un ejército y reconvertirse ellos mismos en militares, sin experiencia alguna en esas lides

 

Hoy se cumple un nuevo aniversario de la asunción de la Primera Junta, que fue el inicio del proceso independentista que culminaría formalmente con la declaración de la independencia el 9 de julio de 1816.

La semana de mayo, que se coronó el 25 de mayo con la Junta presidida por Cornelio Saavedra, fue un episodio netamente porteño, pero el primer gobierno patrio contó rápidamente con la adhesión de las demás provincias de lo que hoy llamamos la Argentina, más otras partes del Virreinato del Río de la Plata que posteriormente constituyeron otros países, como la Banda Oriental (Uruguay) o el Alto Perú (Bolivia).

Los años iniciales, los de la guerra de la independencia, no fueron fáciles. Pusieron a prueba el temple, el coraje y la abnegación de los patriotas, que debieron improvisar un ejército y reconvertirse ellos mismos en militares, sin experiencia alguna en esas lides. Manuel Belgrano es el emblema más conocido. Abogado, economista, hombre culto y de espíritu refinado, no trepidó en asumir roles castrenses sin más preparación que su patriotismo. Murió pobre y olvidado, en medio de las luchas facciosas que se fueron superponiendo a las de la emancipación.

Ya asegurada la independencia, varias décadas de desencuentros y guerras civiles signaron la historia argentina. Caseros, la organización nacional, la Constitución de 1853, la secesión de Buenos Aires, la reunificación después de Cepeda, la hegemonía porteña tras Pavón, las presidencias históricas, la capitalización de Buenos Aires, el progreso económico y la masiva inmigración, la epopeya de la educación popular sarmientina, son algunos de los hitos que caracterizarían el siglo XIX. El siglo XX traería más progreso, la democracia plena y luego nuevos y profundos desencuentros.

¿Qué decir en 2017 del 25 de mayo? Más de dos siglos han transcurrido. Todo es distinto en la Argentina y en el mundo. Sin embargo, es siempre oportuno rescatar el espíritu de aquellos hombres y mujeres que no sólo fundaron la patria a costa de enormes sacrificios, sino que sentaron las bases de nuestra democracia y nuestra república. Saavedra en el Cabildo Abierto del 22 de mayo, al sostener que no cabían dudas de que era el pueblo el que confería la autoridad o el mando, inspirado, seguramente en el teólogo jesuita español Francisco Suárez, quien, en su célebre polémica con el obispo Benito Lué, sostuvo que el poder político no pasa de Dios al gobernante en forma directa sino por intermedio del pueblo. También Mariano Moreno, como secretario de la Junta, con su decreto de supresión de honores; son muestras elocuentes de cierta idea fundada en el imperio de la ley que muchas veces a lo largo de la historia los argentinos desconocimos, pero que sigue siendo el ideal que nos mueve.

Cualquier personalismo, cualquier abuso de la autoridad, cualquier ocultamiento de la verdad y su sustitución por falsos relatos conspiran contra ese espíritu. 

Jorge Enríquez
Subsecretario de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires

Visto 297 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…