Miércoles, 18 Octubre 2017 00:00

La ideología termina aplastando cualquier régimen político

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

La ideología se asemeja a algunos tabúes familiares cuya aparente claridad se desvanece cuando intentamos definirlos con precisión.

 

En la política, consiste en la celebración de valores de esencia muy dudosa, que persiguen como fin último una justificación para la lucha de clases, con lo que su estructura está emparentada con el autoritarismo dominante de una facción política en detrimento de otra u otras.

Se apoya generalmente en principios fundados sobre ideas imposibles de rebatir desde el punto de vista del sentido común: trabajo para todos, igualdad de oportunidades y ausencia de discriminaciones al momento de legislar sobre premios y castigos.

Por otro lado, no se sujeta a distinción alguna sobre lo que es verdad o lo que resulta falso, seleccionando hechos parciales y antojadizos que solo sirven para sostener el fanatismo de quienes entienden que su causa debe ser de la sociedad toda, aunque ello implique el uso de la fuerza para lograrlo.

Se intenta modelar así el pensamiento popular, para lo cual se establecen ciertos principios de un nuevo orden social y político prejuicioso, subjetivo y sofocante, emanado de un “dictatum” que considera, de modo inapelable, cuáles son las características del bien y el mal; la determinación de quién es amigo y dónde está el enemigo.

La palabra se funda en algunos conceptos políticos socialistas que Marx y Engels popularizaron en su vocabulario durante la primera mitad del siglo XIX, haciendo una descripción pormenorizada de contenidos que dejaron las puertas abiertas para que un régimen político convalidara su plataforma conceptual cerrada a cualquier tipo de libertad de ideas.

Para un ideólogo el fin justifica siempre los medios, de manera tal que en caso de encontrar dificultades inesperadas para imponerse a los demás, propicia el inicio de luchas revolucionarias que persiguen el “exterminio” de sus contradictores.

En los 60, el religioso Teilhard de Chardin sedujo primero a Francia y luego a otros países de Europa, con una teoría basada en un mix extravagante de la evolución humana, la paleontología y el espiritualismo cósmico, que permaneció casi intocable por años entre diversos grupos de intelectuales que jamás se animaron a expresar sus reservas sobre ella. Su autor la defendió con un énfasis oratorio inigualable, provocando una suerte de hechizo sobre muchos actores políticos y sociales de entonces, “sacralizando” algunas de las ideas que habían pergeñado los marxistas.

Desde ese momento, el concepto de ideología se entrelazó con una suerte de religiosidad muy difícil de rebatir de manera racional, basada en un conjunto de principios de vida que cruzaron horizontalmente a la sociedad, y desencadenó diversas tiranías que se desarrollaron dentro de estructuras políticas con fachada democrática.

La verdad dejó de ser lo suficientemente fuerte por sí misma para poder presentarse en todo su esplendor, dando lugar a una mezcla arbitraria de metafísica y análisis elemental sobre el comportamiento humano, para adecuarse “a las necesidades de los tiempos” (sic).

Afortunadamente, los ojos y la mente del hombre suelen ser testigos “presenciales” que resultan los peores enemigos de las supercherías que algunos regímenes políticos intentan imponer a la sociedad, poniéndolos finalmente ante la dificultad de no poder ocultar de manera indefinida ciertas pruebas de una realidad espontánea a la que intentan modelar a su antojo vanamente.

Puede señalarse que la esencia de algunos infortunios políticos de la historia política de los últimos 40 o 50 años, nacieron como consecuencia de nuestro apego por delinear una identidad cultural profundamente equivocada e irreal, promoviendo así el advenimiento de gobiernos trasnochados que nos hundieron en un mundo de falsedades y prejuicios absurdos sobre la verdad.

En su transcurso, aceptamos mansamente los fundamentos de las prédicas “fundacionales” de líderes montados sobre un relato único que pretendía dar vida a cuestiones insostenibles, negando una evidencia: el ser humano solo se “encuentra” a sí mismo dentro de una pluralidad de ideas que permita sostener la concordia y la paz sociales dentro de la comunidad en la que vive.

Se ha comprobado a través de la historia, que los ideólogos suelen tener una capacidad ilimitada para resistirse a todo lo que refute sus principios, respondiendo a sus contradictores con actos de violencia represiva, con lo cual terminan provocando, tarde o temprano, el fracaso final de sus proyectos.

Entre nosotros, aquellos que han sido considerados “hombres era”, Rosas, Yrigoyen y Perón; y más tibiamente Néstor y Cristina en los últimos tiempos, intentaron sembrar la idea de que venían a iluminarnos sobre la fuente de una verdad eterna e inmutable: su propia interpretación del mundo y sus circunstancias.

Creemos que el debate abierto en forma espontánea en el seno de la sociedad luego de la reciente caída de un kirchnerismo corrupto y autoritario en diciembre de 2015, conjuntamente con la creciente opacidad del movimiento peronista, ofrecen hoy un escenario sumamente atractivo de cara al futuro, porque señalan una tímida mutación de las preferencias populares hacia una verdadera  república, basada sobre contenidos auténticamente democráticos y despojados de ideología.

El ilustre filósofo catalán Jaime Balmes utiliza una interesante metáfora al respecto de estas cuestiones: “la circunferencia es una línea reentrante,” dice, “cuyos puntos distan igualmente todos de uno que se llama centro. Por lo pronto, es evidente que no se trata aquí, ni de la circunferencia -tal como suele tomarse en sentido metafórico cuando se la aplica a objetos no geométricos-; ni en un sentido lato y grosero, como en los casos en que no se necesita precisión y vigor.

Debo pues considerar la definición dada como la expresión de un objeto del orden ideal, al cual se aproximará más o menos la realidad”.

A buen entendedor, pocas palabras.

Carlos Berro Madero  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 156 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…