Lunes, 23 Octubre 2017 00:00

Concluye una época

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El Gobierno salió fortalecido. Y se abre un espacio de negociación.

 

La transición terminó. El triunfo oficialista ha creado las condiciones para que se abra un nuevo tiempo que dependerá, también, del talento político que se invierta para aprovechar la oportunidad y consolidar ese camino.

La victoria electoral de ayer ha mejorado sensiblemente la posición de la coalición en Diputados y Senadores pero aun con ese crecimiento deberá negociar las grandes reformas que Mauricio Macri quiere poner en vigencia.

Lo hará desde una posición de poder, con un peronismo que ha sentido la derrota y que debe metabolizarla. Y esa derrota lo deja sin líderes visibles.

Un testimonio de la urgencia por abrir otra etapa es la amplia convocatoria que Macri hará a gobernadores, empresarios y sindicalistas para la próxima semana, en la que se describirán aquellas reformas -fiscal y laboral, entre otras- cuyos proyectos irán al Congreso con el envión político que recibió ayer el Gobierno en la elección.

Cambiemos ganó a nivel nacional pero, sobre todo, se llevó los cinco distritos electorales más importantes: Buenos Aires, Capital, Santa Fe, Córdoba y Mendoza.

Derrotó a Cristina Kirchner en la Provincia por una buena diferencia. Era el principal desafío político.

En la polarización con la ex Presidenta sobresalió la apuesta de María Eugenia Vidal de aumentar el caudal político en el conurbano bonaerense y ratificar que es, hoy, el más importante capital político del macrismo.

​Los dos senadores elegidos -Esteban Bullrich y Gladys González- tienen una estatura política menor frente a la jefa del kirchnerismo. Sin embargo, salieron triunfadores beneficiándose de la polarización, de la tracción de Vidal y de la imagen de Macri.

Y se impuso también en Santa Fe, ayudado por el gran retroceso socialista y una candidatura peronista (Agustín Rossi) que remitía directo a Cristina y sus políticas sectarias.

En Capital, Carrió logró más del 50% y el impacto del caso Maldonado fue marginal. Filmus volvió a chocar con su techo histórico que no puede perforar. Lousteau evitó un nuevo retroceso.

La ex presidenta será senadora y se plantará, seguramente, como la referente del peronismo bonaerense por los flacos resultados de Massa y Randazzo. Fue más allá: Unidad Ciudadana -dijo- será el eje de la oposición a Macri.

Esa es la foto de la noche de la derrota para no reconocerla.

Pero la película sigue. Sus apoyos no dan más garantías. Llegaron hasta aquí. Cristina, acosada por acusaciones de corrupción, se integrará a un bloque de 10 legisladores. El otro bloque de Miguel Pichetto tendrá al menos 20.

El peronismo debe repensarse. Comenzando por Massa, que sufrió la polarización y su ambigüedad inviable en ese cuadro, y Randazzo, que aguantó la presión kirchnerista para que se bajara.

La precandidatura de Urtubey capotó al perder en Salta, el radical Martínez le ganó a Carlos Menem en La Rioja (puede haber fallo de Casación antes del 10 de diciembre ratificándole la condena), mientras que los gobernadores que lograron triunfar (Uñac, Manzur, Corpacci, Insfrán) deben resucitar una liga golpeada por las derrotas de Schiaretti, Bordet o Peppo.

Ese referente será Pichetto, quien extenderá su influencia a los diputados peronistas.

El período que se abrió el domingo a la noche pone fin a una época, de la que todavía habrá estertores y vértigos. Sin pausa, ahora se viene el tratamiento de la expulsión de Julio De Vido del Congreso. 

Ricardo Kirschbaum

Visto 148 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…