Viernes, 27 Abril 2018 00:00

Tormenta sobre los K

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

Hay una tormenta de malas noticias que se está abatiendo sobre Cristina y sus cómplices. Todos los días la justicia avanza en muchas de las causas que desnudan al gobierno que más delitos cometió desde el estado en democracia. Un saqueo organizado y liderado por Cristina.

 

La justicia no se rinde. A pesar de sus idas y vueltas, de su desprestigio, hay magistrados que honran su puesto y trabajan buscando verdad, justicia y condena para que Nunca Más permitamos que una banda de ladrones se apodere del estado como ocurrió durante los 12 años del cártel de los Kirchner.

Lázaro Báez seguirá en prisión preventiva un año más.

Ricardo Jaime continuará en un calabozo porque le denegaron la detención domiciliaria.

Julio de Vido sigue en la cárcel. Como le corresponde al gerente de los negociados sucios de Cristina y Néstor.

Su cuñado el de la mafia de los contrabandistas de la Aduana, el Mono Miniccelli, también está entre rejas.

José López, también aunque no se entiende como todavía no tiene una condena firme. Más pruebas que el revoleo de 9 palos verdes a un convento, imposible.

A Fernando Esteche le negaron la excarcelación por sus antecedentes. Ya estuvo condenado y preso por incendiar la casa de Neuquen en Capital, cuando era líder de Quebracho. Ahora es un enemigo de Quebracho cuyos nuevos líderes lo quisieron asesinar a puñaladas. Discuten fuerte los muchachos. ¿Por ideología, por la patria o por los dólares que les mandan del exterior?

Víctor Manzanares, el contador de los pingüinos en jefe está cada vez más enojado y dispuesto a hablar. No quiere seguir en la cárcel. Dice que no se robó un peso pero fue el que dibujó y malversó los libros contables y las declaraciones patrimoniales para ocultar las estafas de Cristina y Máximo.

Cristina está cercada por tantos procesamientos y por la cantidad de pruebas que hay en todas las causas. Procesamientos, enriquecimiento ilícito, jefa de una asociación ilícita, coimas y lavado son las acusaciones más comunes. Pero políticamente también exhibe su debilidad conceptual, su falta de muñeca y su sectarismo serial. Ayer puso a votación una moción para que la reforma del Código Procesal volviera a comisión. El senado le dio una paliza de votos. Perdió 44 a 15 en una exhibición de debilidad que no debe hacerse. Eso es el abc de la política.

Agustín Rossi, perdedor eterno de elecciones en Santa Fé dijo que este es un gobierno que está más sucio que los baños de Retiro y que Macri es un contrabandista. Es insólito que haya esgrimido estos argumentos con la ausencia absoluta de autoridad moral que le da que medio gabinete de Cristina está preso y que pronto van a condenar a una gran cantidad de funcionarios del gobierno no más sucio, más corrupto desde la recuperación de las instituciones.

Pero hay más malas noticias para este boletín.

La justicia en lo Penal Económico exigió que se levante el secreto fiscal, bancario y bursátil de Hugo Moyano y Patricio Farcuh, dos buenos muchachos que fundieron a OCA, no pagaron los impuestos y realizaron operaciones sospechosas de lavado entre el gremio y la empresa. Acá también se cierra el círculo sobre los Moyano.

Amado Boudou, el malandra de estado tiene sobre su cabeza un juicio oral donde el arrepentido Alejandro Vandenbroele confirmó todo lo que los periodistas de investigación independientes revelaron en su momento.

Aquí hay un emblema de la impunidad que también quedó fuertemente acusado. Hablo de Ricardo Echegaray.

Pero hay que sumar a Cristóbal López por supuesto. El concubinato entre Cristóbal y Echegaray fue una maquina corrupta de robarle dinero al pueblo.

Hay dos novedades terribles, demoledoras para ellos.

Por un lado se desarmó el tribunal que liberó al ex zar del juego y su socio y que le cambió la carátula para convertir a Echegaray de cómplice de la apropiación de fondos de todos los argentinos en una víctima de una simple evasión tributaria.

Esos jueces impresentables y sospechados de corruptos decidieron salir de la escena del crimen. Por algo el mismísimo Consejo de la Magistratura y la Corte Suprema abrieron sendas investigaciones sobre ellos.

Eduardo Farah pidió su traslado a otro fuero y se lo concedieron. Y Jorge Ballestero solicitó una licencia por enfermedad que se va a transformar en pocos días en su jubilación. Esa dupla tenebrosa huyó de sus puestos y dejó acéfalo el organismo que integraban.

Los benefactores de Cristóbal y Echegaray ya no estarán. Pero esto no es todo. Hay algo mucho más grave todavía. Raúl Plee, el fiscal ante la Cámara de Casación exigió que metan en la cárcel nuevamente a Cristóbal y su socio Fabián de Souza y la prisión preventiva para Ricardo Echegaray. Plee también reclama que se vuelva a la carátula original del expediente y por lo tanto la causa se mantenga en el fuero federal. También el fiscal pide que estos muchachos respondan con su patrimonio por los 17 mil millones de pesos que nos robaron a todos los argentinos.

Esto es gravísimo y hay que seguirlo muy de cerca y con una lupa.

Le explico porque. La Cámara de Casación debe resolver esto en un plazo máximo de 5 días hábiles. Los jueces Ana María Figueroa de militancia kirchnerista y sus pares de prestigio como Eduardo Riggi y Gustavo Hornos podrían disponer antes del martes que viene que Cristóbal, De Souza vuelvan al penal de Ezeiza y que Echegaray también sea castigado con prisión preventiva. Esto sería un mazazo sobre la corrupción y la impunidad K. Sería un soplo de aire fresco para la justicia que Cristóbal y Echegaray compartan un pabellón en un establecimiento carcelario.

Plee fue en el mismo sentido que el fiscal general ante la Cámara de Casación, Germán Moldes que pidió que todos sean encarcelados.

Le recuerdo que Casación es el máximo tribunal penal de la Argentina.

Y la Oficina Anticorrupción liderada por Laura Alonso, también hizo su aporte en otra causa contra Echegaray, entre otros. Le pidió al juez Ariel Lijo que procese al ex titular de la AFIP en el marco de la causa que se conoce como Ciccone 2. Tiene que ver con el financiamiento para la compra de la fábrica de billetes y de boletas electorales de Cristina. Vandenbroele dijo que Echegaray tuvo un rol determinante en todo esto. Figura en el expediente.

Echegaray está acusado de encabezar una asociación ilícita para enriquecerse con una red de encubrimiento y violación del secreto fiscal para castigar opositores. Fue una pieza clave en los delitos de Cristóbal López, Lázaro Báez, Ciccone y en denuncias falsas como la que se hizo contra Alfonso Prat Gay.

Ninguno de esos delitos hubiera sido posible sin la orden de Cristina, la autora intelectual y de Echegaray, el autor material.

La actual AFIP está acusando con pruebas y evidencia a Echegaray. En dos palabras: Dicen que Echegaray cobraba coimas para mirar para otro lado y favorecer el accionar de los malandras de estado. En el caso Lázaro Báez y la usina de facturas truchas instalada en Bahía Blanca, se sintió tan impune el jefe de la AFIP de entonces, que cerró la delegación en Bahía y dejó en la calle a todos para poder controlar que nadie controlara.

A Cristóbal le dio más de 100 planes de facilidades que Cristóbal nunca cumplió. ¿Escuchó bien? 100 planes de cómodas cuotas, con un interés bajísimo, regalado, para pagar la fortuna que le debía al estado en el caso Oil Combustibles y otras empresas y Cristóbal, no pagó nunca. Se guardó esa plata sucia en su sucio bolsillo o la utilizó para comprar otras empresas y medios de comunicación a los que le puso la camiseta de Cristina y Víctor Hugo Morales que ahora vuelve a Cristina 5 Néstor.

Esta denuncia contra Echegaray no la hizo un don nadie. La hizo Jaime Mecikovsky, funcionario de alto rango de la AFIP de entonces y de la actual.

Tal vez por eso otro delincuente, pero más marginal, como Leonardo Fariña definió a Echegaray como “un extorsionador serial que se llevaba el 15% de cada factura trucha que dejaba pasar”. Aunque parezca mentira y producto de nuestras burocracias tan temidas, Ricardo Echegaray sigue cobrando su sueldo de la AFIP y está en comisión en el Congreso de la Nación.

En todos los casos emblemáticos está Echegaray. En todos los casos aparece Cristina como la comandante en jefe. Todo se hizo por orden de Cristina. Nadie podía hacer nada sin su aprobación. Concentró el poder y concentró la corrupción, el autoritarismo y la impunidad. Pero hoy, la tormenta de malas noticias, puede dar vuelta la historia. Para que haya juicio y castigo. De una vez y para siempre.

Alfredo Leuco  
Fuente: www.alfredoleuco.com.ar

Visto 558 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…