Jueves, 31 Mayo 2018 00:00

Recalculando: Militares en seguridad, mesa social y veto

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

No es casual que en la noche del jueves 24 de mayo, el Presidente puso en marcha la modificación de la reglamentación de la ley de defensa, para permitir que las Fuerzas Armadas cooperen en seguridad interior.

 

El decreto 727 de 2006 (firmado en el gobierno de Kirchner) dice que las Fuerzas Armadas sólo pueden ser empleadas frente a una amenaza externa, cuando esta provenga de una Fuerza Regular de un estado extranjero. En el conflicto militar moderno quiere decir que nunca. Ese mismo día al atardecer tuvo lugar una protesta de personal de la Policía Federal con uniforme y a cara descubierta, con consignar contra la Ministra Bullrich y el FMI, precipitada por la decisión de dar a 4.000 agentes de la institución, la opción de pasar al interior, incorporarse a la Policía Metropolitana o pasar a retiro.

El hecho tomó por sorpresa al gobierno, que a través de la Ministra había dado la orden de endurecer la represión de las protestas, comenzando con la detención de los metrodelegados del subte el martes 22 de mayo, situación que extendió una medida de fuerza que se realizaba en dos líneas, a todas.

Al día siguiente (23) tuvo lugar la “Marcha Federal Docente” en defensa de la Escuela Pública que fue multitudinaria. El jueves (24) el paro nacional y marcha de los sindicatos portuarios y marítimos y el viernes (25) el acto contra el FMI bajo el lema “La Patria está en peligro” del que participaron sindicatos peronistas que responden a Moyano, el sindicalismo combativo de las dos CTA, movimientos sociales, organizaciones de derechos humanos y artistas, que convergen en el “Movimiento 21F”. Las coincidencias de protestas crecientes y dificultades en las Fuerzas de Seguridad Federales, llevaron a Macri avanzar con un proyecto demorado durante dos años.

Esto ha llevado también a un cambio en el enfoque social del gobierno, que hasta fines de la semana pasada pensaba que el problema era la pérdida del voto de la clase media y no la situación de los pobres. El lunes 28 de mayo, desde distintos puntos del país se inicia una marcha nacional por “Paz, Pan y Trabajo”, convocada por los movimientos sociales (piqueteros), alrededor del llamado “Trío de San Cayetano”: la Central de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Combativa Clasista (CCC) y el Movimiento Barrios en Pie.

Este sector tiene llegada con el Papa y buena relación con la Iglesia y dialogan con el gobierno desde una actitud opositora. Se han sumado a la marcha algunas agrupaciones como el Movimiento Evita, que el gobierno creía haber sumado y también grupos radicalizados, como el FOL y el “Frente Darío Santillán”.

La marcha culmina el viernes 1 de junio - durara toda la semana hábil- frente al Congreso, donde entregarán cinco proyectos de ley para viabilizar la “economía popular”, los que pueden tener un apoyo parlamentario importante. El gobierno ha tenido que asumir, que el 20% de devaluación del último mes, se traslada íntegra a los alimentos básicos, como pan, fideos y arroz, superando al promedio de los alimentos y la inflación. Ello implica que los sectores de menores ingresos que representan los movimientos sociales, se encuentran en una situación crítica. Ello llevó al Presidente en la misma noche del jueves 24 a disponer una mesa de dialogo permanente con ellos y a acelerar la distribución de alimentos a los comedores populares y comunitarios. La CGT y el Episcopado han dado señales de apoyo a esta marcha.

Al mismo tiempo, el Congreso y el sindicalismo son protagonistas importantes de la política. El Jefe de gabinete Peña, dio su informe mensual al Congreso en la Cámara de Diputados. Encontró una oposición más dura, pero no dispuesta a precipitar una crisis. El oficialismo sigue negociando con los gobernadores para evitar que el Senado de sanción definitiva a la “emergencia tarifaria”. No es seguro que lo logre, pero el hecho muestra que Macri sigue teniendo temor al supuesto costo político de usar el veto.

El 1 de junio entra en vigencia el aumento del transporte automotor y ello generará tensiones crecientes en los usuarios, en momentos que el “humor social” no es el mejor. El martes 29, sectores opositores políticos y sociales, presentan al Congreso un millón de firmas pidiendo una consulta popular sobre la reforma previsional. En el contexto de las gestiones de Macri con los gobernadores, esta semana visitará Salta, buscando potenciar su gobernador (Urtubey) como cabeza de la oposición dialoguista. Pero en el ámbito sindical, al comenzar la semana el gobierno oficializará ante los dos gremios de la Administración Pública (Ate y UPCN, cuya escala salarial comparten las Fuerzas Armadas), que el aumento será de sólo 12% sin actualización.

Es previsible el rechazo y el inicio de medidas de fuerza. Al mismo tiempo, la indagatoria a la que debía comparecer Moyano en Córdoba el 31 de mayo, se ha postergado nuevamente. Quizás, la crítica situación que vive Brasil, por los efectos de un paro de camioneros, que dura 7 días y que no ha cedido ni frente a la intervención de las Fuerzas Armadas, pueda influir en esta nueva postergación. Al mismo tiempo, un juez federal (Bonadío) citó a indagatoria al primer funcionario importante de la Administración Macri, el titular del Anses (Basavilbaso) lo que puede anticipar cierto cambio de frente de la justicia federal.

En lo económico, el Ministro Dujovne no logra fortalecerse como el coordinador del área económica y la Administración Macri enfrenta esta semana dos decisiones importantes en el exterior. La marcha atrás del gobierno con la suspensión de la rebaja de las retenciones, ha sido la primera derrota relevante del Ministro de Hacienda, precipitada por su colega de Agro-industria (Etchevere) y la reactivación de la “Mesa de Enlace” de las cuatro entidades del campo. Las definiciones públicas del Vicejefe de Gabinete (Quintana) diciendo “yo no siento que he perdido poder”, van en la misma dirección.

Ello sucede cuando todas las señales provenientes del exterior muestran que la tasa de interés en los EE.UU. seguirá subiendo y complicando a la Argentina. El 31 de mayo, el Directorio de la OCDE decidirá qué países aspirantes a integrarla -Argentina es uno de ellos- iniciarán el proceso para hacerlo. Al día siguiente, el Banco Morgan Stanley definirá si Argentina está en condiciones de elevar su calificación de “mercado de frontera” a “mercado emergente”. Ambos hechos pondrán en evidencia si la crisis reciente ha afectado la visión de largo plazo sobre el país. El Jefe de Gabinete inicia esta semana una gira a Cuba, para reestablecer relaciones políticas con su gobierno, al Reino Unido donde rendirá homenaje a los caídos británicos en Malvinas (retribución del que hizo el canciller inglés en Buenos Aires la semana pasada) y luego irá a New York, donde se reunirá con inversores para dar garantías sobre el futuro argentino. Parece más una gira determinada por una campaña “pre-presidencial” que una necesidad operativa del gobierno.

En conclusión: el gobierno decide utilizar las Fuerzas Armadas en seguridad interior, cuando enfrenta situaciones de indisciplina en las Fuerzas de Seguridad Federal y crecientes protestas sociales; al mismo tiempo, la marcha nacional piquetera lo lleva a entender que la devaluación ha llegado a los alimentos básicos e impulsa una mesa de diálogo con ellos; el Congreso es ámbito de acción política -no de decisión- el 12% de aumento será rechazado por la Administración Pública y se posterga la indagatoria de Moyano cuando avanza la de Basavilbaso y Dujovne no logra fortalecerse y las definiciones sobre incorporación de las OCDE y alcanzar o no la calificación de “Mercado emergente”, mostrarán si la crisis ha afectado o no la perspectiva de largo plazo.

Rosendo Fraga

Visto 212 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…