Lunes, 23 Julio 2018 00:00

La patria no está en peligro ni se rinde

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

Hay un grupo de actores que ha asumido la tarea de resistir el avance del mal en nuestro país. El gremio que los agrupa y avala oficialmente es la Asociación Argentina de Actores (AAA).

 

Por cierto, en otros tiempos ese maniqueísmo no se quedaba en la mera efusión verbal. La limpieza de los "malos" era física y las amenazas de muerte debían tomarse muy en serio, como bien lo sabe quien presidía en los setenta esa entidad, Luis Brandoni, que debió exiliarse para no ser objeto de uno de los tantos crímenes de la Triple A.

Por suerte, la Argentina cambió mucho desde los tenebrosos setentas y, aunque siguió declinando en el aspecto económico, logró, desde la restauración democrática, que las diferencias políticas no se zanjen más a los tiros.

Sin embargo, hay un resabio en esa asociación y en otros segmentos, muy minoritarios, de la vida argentina, de esa época, que se manifiesta —y esperemos que nunca pase de ahí— en el plano discursivo. Ellos se creen la patria. "La patria está en peligro" pontificaron hace unos meses; "La patria no se rinde" han expresado en los últimos días.

¿Qué los mueve a formular esas proclamas que parecen remontarnos a las guerras de la independencia? ¿Hay alguna potencia que viene a conquistarnos? No, se trata simplemente de discrepancias con las políticas públicas, en especial la económica. Les parece mal que se haya acordado con el FMI. Este organismo multilateral de crédito les parece una creación diabólica. No señalan, ni podrían hacerlo, de qué otro modo se puede financiar, dado el cambio de circunstancias internacionales que está a la vista, el enorme déficit que nos dejaron los gobiernos que ellos creen nacionales y populares.

Pero ese no es el punto. Aunque estén profundamente equivocados, tienen derecho a expresar sus opiniones. Lo lamentable es que no admitan que las del gobierno tienen también legitimidad, y una legitimidad especial porque se fundan en las elecciones de 2015 y 2017. ¿Qué significa, entonces, que la patria no se rinde? La rendición es un concepto militar y en la Argentina no hay la menor posibilidad de una confrontación bélica. Si la patria somos todos, entonces son las elecciones las que determinan el rumbo general de las políticas. En ese sentido, la frase tampoco tiene ninguna consistencia.

La única forma de darle algún contenido a esas palabras es entender patria de un modo distinto: patria sería lo que la AAA considera bueno, aunque no esté respaldado por la mayoría del pueblo. Esa mayoría, por lo tanto, es apátrida y los gobiernos que surjan de ella, ilegítimos.

El patriotismo, esa conducta virtuosa que se manifiesta por un auténtico y sincero amor a la patria, en ocasiones puede ser, por oportunismo, el último refugio de los canallas, como señalaba Samuel Johnson en el siglo XVIII. También lo es de los autoritarios, esos que se llenan la boca con la palabra "pueblo" y no admiten la democracia más que si gobiernan los de su misma ideología. El populismo autoritario no se rinde. Mejor así: necesitamos que diga con todas las letras que desprecia la democracia, para que nadie se confunda.

Jorge Enríquez
Diputado nacional por CABA (Cambiemos-PRO)

Visto 272 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…