Miércoles, 19 Septiembre 2018 00:00

La patética carta de Moreno a Lagarde

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

 

El ex secretario de Comercio de Interior, el nefasto Guillermo Moreno, le pidió a la directora del FMI que no le adelante fondos a la Argentina. Quien alardea de su rancio nacionalismo no tuvo el menor empacho en atentar contra los intereses de la nación.

 

Además, en esa curiosa misiva incurrió en argumentos económicos que, proviniendo de él, son entre risueños y patéticos: "El actual Gobierno solo se propone alcanzar el equilibrio fiscal en el ítem correspondiente a los ingresos y gastos operativos, manteniendo en las cuentas públicas el déficit que representa el pago de intereses de la deuda soberana". Que Moreno sostenga que lo único que se propone nuestro equipo económico es equilibrar el resultado primario es propio de la primaria concepción de quien cree que la economía de un país se asemeja a la de un pequeño comerciante, embebido en un mercantilismo anquilosado que ya ha sido completamente superado en cualquier nación seria.

Sí, nuestro Gobierno planteó un esquema de metas fiscales que llevan eventualmente al equilibrio del resultado primario. Los intereses de la deuda son un concepto que va por separado del resultado primario. Esto es básico y obvio.

Más adelante, argumenta: "Si a su vez se mantuvieran, como al presente, los mercados internacionales de crédito cerrados, la administración de una sana política económica, por un nuevo gobierno, se verá dificultada al extremo". Esto resulta aún más ridículo, viniendo de alguien que se jactaba de formar parte de un Gobierno que había cerrado completamente la economía al mercado internacional de crédito y que inclusive incurrió en un default técnico. Esto hizo increíblemente difícil que Argentina volviera a acceder al mercado de crédito internacional sin pagar tasas elevadísimas en dólares.

En caso de que el FMI no adelante los fondos, la atención de los servicios de deuda venideros en 2019 se va a ver severamente comprometida y lo único que va a ocasionar es que se agrave el problema. Problema del que Moreno parece desvincular a su causante, el Gobierno que él integró, que impulsó un desaforado gasto estatal financiado con emisión inorgánica, generando inflación y, por lo tanto, pobreza. Esa relación de causalidad ni siquiera podía ser sospechada por un individuo, con actitudes fascistas, que imaginaba que los precios se domaban a los gritos, con telefonazos a los empresarios y los comerciantes, y con la exhibición de armas de fuego en su despacho.

Pero nada puede sorprendernos de quien manipulaba abiertamente los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y sancionaba a las consultoras que decían la verdad. En cambio, es llamativo que Guillermo Nielsen se haya prestado a esta farsa, apareciendo como un mandadero de Moreno ante el FMI. Su posterior y tardía declinación de esa encomienda no lo excusa del enorme papelón en el que incurrió. El tosco Moreno y el atildado Nielsen terminaron unidos por un vetusto PJ que no atina a nada más que a intentar, sin éxito, sembrar el pánico.

Jorge Enríquez
Diputado nacional por CABA (Cambiemos – PRO)

Visto 169 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…