Viernes, 05 Octubre 2018 00:00

Corrupción K, hasta la tumba

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

La realidad del robo del siglo kirchnerista supera cualquier ficción. Un testigo aseguró que Máximo Kirchner comandó un operativo para sacar 40 bolsos llenos de dinero del Mausoleo de Néstor, antes de que se produjera un allanamiento de fuerzas federales. No se trata de un rumor que contó alguien en privado. Es una declaración formal bajo juramento que hizo Danilo Adolfo Penissi ante el juez Claudio Bonadio.

 

¿Quién es Penissi? Un hidrógrafo que fue jefe del departamento de Obras Civiles de la municipalidad de Rio Gallegos. Esto figura en el expediente.

Penissi denunció que ante la versión de que desde Capital se venía un allanamiento al mausoleo, se inventó primero un allanamiento provincial con la excusa de buscar drogas y que hizo la policía santacruceña para disimular, La realidad es que sacaron más de 40 bolsos cargados de dinero del Mausoleo donde descansan los restos de Néstor. Todo el operativo estuvo a cargo de Máximo Kirchner y Rudy Ulloa Igor, el ex chofer de Kirchner devenido en millonario. También participó el secretario personal de la ex presidenta, el hoy arrepentido, Fabián Gutiérrez. Penissi agregó que Cristina llegó esa noche y que supone, que fue para supervisar todo el repugnante operativo.

Ocultaron los bolsos en la mismísima Casa de Gobierno y en el local del Casino Club, propiedad de Cristóbal López. Si fuera una novela podría llamarse: “Ali Babá y los 40 bolsos”. A esta altura se encontraron bolsos en todos lados menos en la localidad de El Bolsón, capital simbólica del kirchnerismo. Bolsos por aquí, bolsos por allá: en el avión presidencial, en la Rosadita de Puerto Madero, en el departamento de Recoleta de Cristina, en los baúles del auto de Roberto Baratta que conducía Oscar Centeno y ahora, superando todas las fantasías, en el cementerio. Esto vendría a desmentir el dicho popular que asegura que “la mortaja no tiene bolsillos”. Néstor, después de muerto, como un Cid Campeador de la corrupción, seguía rodeado de dinero sucio e ilegal aún después de muerto.

Según el expediente que mostraron anoche nuestros colegas de TN en “A Dos Voces”, Penissi recordó que hizo esta denuncia en su momento ante el juzgado de la doctora Valeria López Lestón, pero todo cayó en saco roto. O en bolso roto. No sabía que la magistrada era prima de Néstor Kirchner.

Penissi confirmó otros hechos que todos sospechábamos. La provincia de Santa Cruz compraba materiales de construcción que pagaban todos los ciudadanos con sus impuestos. Sin embargo gran parte, iba a parar a manos de Lázaro Báez. Así se construyó el casino de Cristóbal o el edifico de Austral Construcciones. De confirmarse esto, esos inmuebles deberían expropiarse y pasar a manos del estado para que les otorgue un fin social, alguna escuela o un hospital porque fue pagado con el dinero de los contribuyentes. Le hacían firmar que recibía 500 bolsas de cemento y solo le entregaban 50. Se robaban el 90%. Lo mismo con el hierro. Figuraba en el remito que eran varias toneladas y efectivamente, descargaban algunas varillas.

No termina de asombrarme la magnitud del robo más sistemático, descarado y en todos los rincones, que hicieron tanto Néstor como Cristina. No hay en la historia democrática nada comparable en voracidad y codicia. Millones y millones que Néstor se llevó, literalmente, a la tumba.

Penissi también escuchó que Néstor Kirchner, cuando ya era presidente, le preguntó al intendente de Rio Gallegos si ya habían trasladado las cajas fuertes del Banco Hipotecario.

Como si esto fuera poco le recuerdo que el juez Sergio Torres está investigando quien pagó el Mausoleo de Néstor Kirchner. Hasta ahora se calcula que costó alrededor de 4 millones y medio de pesos y que fue un regalo de Lázaro Báez a su amigo, socio, cómplice y patrón. Pero todo está flojo de papeles. Todo es oscuro y sospechoso como todo lo que ocurre económicamente alrededor de este concubinato para la mega corrupción entre la familia Kirchner y la familia Báez.

El juez necesita hacer algunas preguntas. ¿Quién le pagaba mensualmente a los obreros y quien compraban los materiales que son carísimos? ¿Hay algún recibo al respecto? Por ahora no sabe no contesta. ¿Se habrán usado fondos públicos? ¿No tuvieron escrúpulos ni en el momento de un entierro? ¿Aprovecharon también para robar en el momento de la muerte de Néstor? Todo está en la etapa de investigación.

En un momento, Cristina cerró el Mausoleo porque Lázaro se cansó de pagarle al personal de seguridad y de mantenimiento.

No quiero faltarle el respeto a nadie y mucho menos a una persona que está muerta y no puede defenderse. Pero también creo que la muerte no hace buenas ni angelicales a las personas públicas que, en vida, fueron dañinas. Y creo que Néstor Carlos Kirchner, fue el autor intelectual y material del plan sistemático para saquear al estado argentino y responsable de un gobierno autoritario que quiso instalar el chavismo en la Argentina.

Creo que ese faraónico mausoleo donde descansan sus retos es el símbolo máximo de la herencia que dejará el kirchnerismo en nuestro país. Más que una construcción de homenaje funerario es un monumento a la corrupción y a la desmesura, dos de las características del oficialismo que nos gobernó durante más de 12 años. Corrupción porque ese gigante de 11 metros de altura, de una hermosa piedra negra llamada pórfido patagónico con tecnología de punta para su seguridad, fue edificado, donado y custodiado por Lázaro Báez.

El interior donde los restos de Néstor deberían descansar está hecho de piedra volcánica. Tiene vidrios antitumulto y cámaras de seguridad en HD que se puede controlar a distancia por internet. De hecho dice que Cristina lo hacía desde la Casa Rosada o la Quinta de Olivos y ahora desde su banca de senadora por la minoría de la provincia de Buenos Aires.

Por eso sostengo que el Mausoleo es un monumento a la corrupción, más allá del dolor genuino que expresan sus seres queridos y que yo respeto. Pero también creo que el mausoleo es un homenaje a la desmesura. Semejante autocelebración estalinista no la tienen ni Perón ni Yrigoyen, ni Alfredo Palacios y mucho menos Raúl Alfonsín, gente que hizo grandes aportes a la justicia y la libertad en nuestro país. Además Néstor no era un exhibicionista. Una de sus escasas virtudes era la austeridad, o mezquindad según dicen sus enemigos. Pero no quería ni ropa cara ni zapatos de lujo ni relojes o autos exclusivos.

Nobleza obliga, Néstor nunca hizo alarde de su riqueza incalculable. Ese estilo es más bien de su viuda, es Cristina la que no se conforma con lo sencillo o lo cotidiano. Ella si le da mucho valor a la elegancia y la majestuosidad. Ella milita desde siempre en la agrupación Luis Vuitton para la Liberación y Rolex o muerte. Se podría decir que Cristina lo hizo. O que Lázaro lo hizo. Pero la justicia todavía no sabe quién lo pagó. Estoy seguro que fuimos todos nosotros. Los impuestos de los argentinos en lugar de volver al pueblo fueron a parar a los bolsillos de los Kirchner. Y también a su tumba.

Alfredo Leuco  
Fuente: www.alfredoleuco.com.ar

Visto 122 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…