Domingo, 07 Octubre 2018 00:00

Ultimátum

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

¿Qué es Cambiemos? La definición más ortodoxa la calificaría de “formación política”, integrada por la Propuesta Republicana (PRO), la Coalición Cívica (CC) ARI, la Unión Cívica Radical (UCR), el Partido Demócrata Progresista (PDP) y otras asociaciones políticas. Era el 2015.

 

La Dra. Elisa Carrió, Lilita, se puso al hombro la conformación de Cambiemos. Se olvidó del “Macri es mi límite” y, suponemos que ante el horror de las fórmulas de los K, decidió ayudar a armar algo que pudiera enfrentarse al abismo. Seguro que costó, pero se pudo. Cambiemos ganó.

Los que votamos a Cambiemos, lo hicimos esperando el cambio prometido. Al asumir, la situación era desesperante; el gradualismo le ganó al sentido común, o la sensibilidad social le ganó a la ortodoxia económica. El resultado fue malo. La ayuda del FMI, nos mantiene a flote.

Esta semana, a flote. Pero hay algunos aspectos muy importantes, que sí, cambiaron. Entre ellos parte del poder judicial. Algunos fiscales investigaron de verdad al gobierno anterior; un juez, Bonadío y un poco algunos más, toman medidas serias sobre la corrupción de los K.

La aparición de los cuadernos de las coimas (Oscar Centeno), seguidos de las cataratas de empresarios y funcionarios arrepentidos, hicieron el resto. Bonadío pidió el desafuero de CFK al senado, Pichetto lo negó. Y él es que dirige el nutrido grupo de senadores PJ, que sumados a los de CFK, impiden el desafuero. Recordemos que Menem, condenado, es senador.

En este ambiente enrarecido, el ministro de Justicia Germán Garavano, se expresó de manera muy inconveniente. “No es bueno el desafuero y la detención de un ex presidente, siendo que se puede dar explicaciones en el marco de un juicio oral”. Garavano interviene en el poder legislativo.

Puede que los periodistas (¡cuando no!) lo sacaran de contexto, pero aun así, fue la intervención del poder judicial en otro poder. No debe, no puede. Lilita, nuestro Catón*, siempre se necesita un Catón, amenaza con pedir juicio político al ministro, y le manda un ultimátum al presidente.

Dijo: “La República está sumamente herida por un sector del gobierno que por conveniencia política no desea verdad, justicia y condena”. “…necesidad de que Cambiemos cambie o no cambiará la historia”. “Una de las condiciones que construyó Cambiemos fue el fin de la corrupción y la impunidad para siempre”. “Si el Presidente no revisa todas estas cuestiones, quizás me pierda como su aliada en Cambiemos”. ¿Amenaza?

Lilita ayudó y mucho, a formar Cambiemos; Lilita puede dinamitar Cambiemos. El problema es serio. Grave. ¿Garavano habló por su cuenta o en nombre del gobierno? ¿Es cierto que a Macri no le conviene que CFK esté presa en un año electoral? Lenin decía que para conseguir adeptos había que generar mártires, Durán Barba debe haber leído a Lenin. CFK presa, es una mártir para sus seguidores.

Por otro lado, ¿puede, debe una diputada famosa amenazar al Presidente? La pregunta es para la ciudadanía. Y hoy, justo hoy, se declara la causa del ex Presidente Menem, perimida, 23 años exceden el tiempo legal de la condena. El senado tiene ahora sólo un problema con los fueros.

Los pretextos del senador Pichetto se achican. Ya no tiene dos ex presidentes requeridos por la justicia, le queda sólo una. ¿Qué hará el senado con el pedido de desafuero a CFK? Si el senado lo rechaza sin la bendición del PRO, Lilita no podrá objetar. ¿O sí? El tiempo dirá.

Para el diccionario, “ultimátum” es: decisión definitiva que suele ir acompañada de una amenaza en la que una persona le da un plazo a otra persona para que haga o deje de hacer algo. Se usaba en diplomacia, aunque es poco diplomático y aparece en el DRAE recién en 1834.

Utilizado por regla general en situaciones bélicas, gracias a Lilita, ahora se incorpora a la vida política democrática, esperemos que no como algo normal. Y en cuanto a Garavano, creemos que las imprudencias a nivel ministerial deben pagarse con el cargo. No sólo Lilita, los ciudadanos de a pie quieren “juicio, castigo y DEVOLUCIÓN”. Macri, ¿querrá escuchar?

*Caton: Marco Poncio Catón, político y militar romano, ocupó el cargo de “Censor” de la República, 234-149 a.C

Malú Kikuchi
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza de www.lacajadepandoraonline.com para 

Visto 239 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…