Domingo, 30 Diciembre 2018 00:00

¿Por qué Macri tiene chances con este ajuste?

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

 

Si la polarización dominará la escena electoral dependerá de que el peronismo alternativo sea o no una opción sólida.

 

El viento a favor que hace un año se pronosticaba casi sin fisuras para este que termina, resultó un annus espantoso en materia económica para el gobierno de Macri. Sin embargo, y no es sólo juego de palabras, resultó un annus mirabilis en lo político. Habrá que ver si se mantiene o se estira.

Con este panorama económico desbaratado a partir de abril por el dólar que recién consiguió parar hacia mitad de la primavera y que impulsó una suba que aún parece irrefrenable en los precios -ya se anunció otro tarifazo para 2019- cualquier gobierno no tendría en los papeles la más mínima posibilidad de reelección.

El milagro, si lo es, es que no ocurre eso: Macri sigue al frente de las encuestas y Cristina Kirchner, la mejor posicionada de la oposición, le pisa los talones, pero no lo adelanta.

La precisión de las encuestas es materia discutible, pero lo es menos en relación con las tendencias. Y la primacía de Macri es tendencia; al fin de cuentas si la regresión económica se modera es beneficio para él y nada hace pensar que favorecería a Cristina. Y menos si la corrupción pesa más que lo que se piensa, más allá del núcleo devoto de la posverdad que considera a la ex Presidenta un ser superdotado y fuera de cualquier comparación.

Por lo pronto, ya ocurrió una rareza: un fin de año en el que preanunciaban presión en la calle de alto voltaje, en la que el kirchnerismo levantó el pie de la agitación porque cree que está cerca de volver.

Es posible que la fortaleza de Macri tenga un alto porcentaje prestado, justamente, por la polarización con el kirchnerismo y aun por la morosidad del peronismo en desprenderse definitivamente de él.

En eso está ahora, apurándose, justamente el peronismo alternativo que todavía no presenta un líder claro y por lo tanto es incógnita en las encuestas. Al mismo tiempo la relativa fortaleza de Cristina también tiene parte prestada y corresponde al rechazo visceral de su núcleo hacia Macri, paralelo al rechazo del núcleo macrista a Cristina.

Este juego entre opuestos que se necesitan mutuamente para fortalecerse tiene, además, la paradoja de lo que no se dice desde la oposición y es la necesidad de un ajuste en una economía desbalanceada y de los costos de tomar esa decisión.

Si se proyecta la polarización sobre la elección presidencial de 2019, es posible inferir una paridad legislativa o una minoría legislativa en una eventual reelección de Macri. Y se ha visto que el peronismo se ha unido para voltear o paralizar leyes que el gobierno consideraba importantes. Se demostró luego que estaba equivocado.

Ese duelo de espejos entre Macri y Cristina, que se repelen y se necesitan políticamente, dominará la escena del año próximo. Su eventual debilitamiento - es decir la concreción y consolidación de una alternativa peronista- provocaría un cambio significativo de panorama que, en este fin de año, horribilis o mirabilis, parece todavía bien lejano.

Ricardo Kirschbaum

Visto 354 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…