Martes, 05 Marzo 2019 00:00

El documental al que más le teme Cristina

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

 

Quiere oscurecer la causa de los cuadernos, pero la aclara. Y, como siempre, hay alguien de Clarín para embarrar.

 

La causa de los cuadernos, que Cristina Kirchner llama de las fotocopias, no es una película de cine continuado, como en el Senado dijo la ex presidente. Es un documental de la década de corrupción K y es la causa que por la acumulación de evidencias más la preocupa y más preocupa a su entorno, en lo judicial y en lo político.

Hay una caravana de empresarios antes poderosos y ex funcionarios que tuvieron mucho poder y ninguna ética, presos por coimas. Y un poblado núcleo de arrepentidos que cruza a todos y al que todos temen: testimonios de quienes pidieron las coimas, de quienes las pagaron y de quienes las transportaron, a dónde las llevaron y a quién las entregaron.

Por esa razón de supervivencia política y posiblemente de libertad según sea esa supervivencia política, ya que Cristina está protegida por fueros que se extienden hasta cubrir lo que no debieran cubrir, la ex presidente se montó en la denuncia del empresario Luis Etchebest contra el presunto abogado Marcelo D’Alessio, al que acusó de extorsionarlo en nombre de Carlos Stornelli, el fiscal de los cuadernos.

El tiro por elevación es contra el fiscal. Contra el juez de la causa, Bonadio, los tiros son directos. Pero no son los únicos. El jueves, en el Senado, Cristina cargó de paso contra el periodista de Clarín Daniel Santoro. Lo hizo refiriéndose a una nota con información luego desmentida. Por supuesto, no refiriéndose a las tantas otras notas con información probada.

D’Alessio fue una de las muchas fuentes de Santoro. El ámbito de las redacciones sufre la misma polución que sufren los tribunales. A Santoro, de larga y reconocida trayectoria, le falló esta vez el detector de chantas o de fabuladores que debiera funcionar siempre. Si cometió un error, fue de cierta ingenuidad. Pero nada de lo que publicó puede ser desmentido.

El periodismo tiene en discusión desde hace mucho tiempo cuál debe ser el trato con las fuentes de información. No les pedimos certificados de buena conducta: chequeamos lo que dicen. D’Alessio decía que era de la DEA, ¿debió pedirle Santoro un certificado de trabajo? Se supone que son agentes encubiertos. A veces se crean lazos de confianza que pueden invadir la intimidad. Santoro creyó que D’Alessio era una persona que podía aportar información y relacionó a D’Alessio con algunas de sus fuentes, como el fiscal Stornelli.

Acerca de las seis notas publicadas en Clarín por D’Alessio, seguimos la tradición del diario que siempre privilegia la pluralidad de voces y cuando llegan opiniones diferentes les damos cabida. Publicamos más de 500 por año. No se trata de columnistas de Clarín.

Cristina Kirchner sigue pensando que la gente no piensa. Y que su palabra vale más que las investigaciones judiciales que desnudan para qué, con Kirchner, buscaron y consiguieron el poder. Santoro puede mostrar, como ya escribió en Clarín, “mis cuentas bancarias y mi patrimonio personal”. Vive de periodista desde hace 38 años. Y seguirá haciéndolo. Mientras, cada vez más sabemos de qué vivían los K y de qué vive Cristina.

Ricardo Roa

Visto 250 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…