Jueves, 13 Junio 2019 00:00

¿Movida electoral o algo más?

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

 

Mucho ruido con las alianzas, pero la nuez fue de Pichetto. Massa casi sin pan y sin torta.

 

Pichetto estrenó candidatura sin perder tiempo, viajando con Macri a Vaca Muerta, previa foto en Olivos y hablando con los medios. Y pegándole un palo a Fernández: “A mí me eligió el Presidente y no al revés. Es un dato importante”. Lo es.

Se cerraron las alianzas y lo único que puede decir Massa es que acordó volver al cristinismo. No qué lugar acordó o en realidad qué lugar le dieron o le irán a dar. Eso deberá esperar otro café con Fernández. A Massa lo devaluó la candidatura de Pichetto y se autodevaluó: tenía otro precio cuando estaba abierta la posibilidad de un arreglo con Larreta y Vidal. Ahora para el kirchnerismo el pase vale mucho menos.

Está en veremos su propuesta de una PASO o si se acomoda o lo acomodan entre los diputados de Cristina. O si finalmente se queda afuera. Tampoco logró cerrar la lista en Tigre, donde quiere bajar al intendente Zamora que dejó como reemplazante y que saltó antes que él al kirchnerismo. Pelea de pago chico, las peores. Como la chacarera de Peteco Carabajal, "tanto correr pa' llegar a ningún lado".

Sin acuerdo por ahora con los Fernández, la alianza ya tiene nombre: Frente de Todos. Todos sin Graciela Camaño y varios más que ya no lo acompañan. Otra novedad: Urtubey, su ex socio de Alternativa Federal, se quedó con las ganas de ir a unas PASO. Decidió ir con Lavagna, que nunca quiso ir a una PASO. Los que están con él preferían que hubiera seguido a Pichetto.

Massa apostó a que Cristina no sería candidata y jugó a dos puntas de entrada: negoció por un lado con De Pedro y Máximo Kirchner y por el otro con Larreta y Vidal. Lavagna siempre jugó a una sola punta: él mismo.

Lavagna y Urtubey hicieron lo que pudieron y a eso que pudieron le pusieron nombre: Consenso Federal 2030. Nadie sabe por qué 2030. Ya no importa: la Justicia tachó el número.

¿Qué impacto electoral tendrán estas movidas por sorpresivas e ingeniosas que sean? Hasta ahora, las elecciones provinciales muestran que Cambiemos ha perdido votos. Una encuesta fresquita de Management and Fit habla de una mejora de seis puntos en la valoración de la gestión de Macri, que pasó del 25% al 31%. También habla de una fuerte mejora en la intención de voto. Explicación: la estabilidad que impacta sobre la economía y la economía que impacta sobre la política.

Aunque de la semana pasada, son cifras que la aparición de Pichetto y el reingreso de Massa al kirchnerismo han desactualizado. En el sondeo, Cristina y Macri no se sacaban ventajas y la nonata Alternativa Federal de Massa, Schiaretti y Urtubey medía 11%, la derecha del Frente Despertar de Espert 3,9% y Lavagna 2,9%.

Una pregunta es cómo se redistribuirán esos votos. Otra: dónde se pondrá Schiaretti, que presentará lista corta y sin candidato a presidente, un guiño para Macri. También harán lo mismo en Misiones y Chubut. ¿Lo seguirán otros gobernadores? Sin Massa en una colectora, la elección en Buenos Aires es por lejos la más complicada para Cambiemos y la de Córdoba, clave.

Cristina y Macri se dieron cuenta que sólo ellos y sus nombres no alcanzan para ganar la presidencial. Pichetto le añade a la fórmula oficialista volumen político. Y acaso pueda frenar las ambiciones de Cristina de comer y arroparse con todo el peronismo. Cambiemos festeja el cambio de aire. Se verá si es suficiente y si es una movida electoral solamente o el comienzo de algo más.


Ricardo Roa

Visto 186 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…