Jueves, 13 Junio 2019 00:00

La estocada de un presidente lúcido y audaz

Escrito por 
Valora este artículo
(6 votos)

 

La oposición al gobierno de Cambiemos había conseguido desfigurar en estos meses la imagen del Presidente Macri, asimilándolo a la figura de un gato sin el valor ni la capacidad suficiente para resolver los dilemas de la política “táctica”, que exige siempre un nivel de calidad superlativo.

 

Más allá de cualquier subjetivismo, el Presidente demostró que no es un gato y que si maúlla a veces es solo para distraer a sus enemigos mientras toma decisiones arriesgadas para salvaguardar su integridad y ajustar los tornillos necesarios para que su presidencia –en caso de ser reelegido-, logre romper con un pasado histórico plagado de confrontaciones.

Hace unos días, nos preguntábamos si existía vocación de apertura de parte del peronismo “racional”, al entreverse sutilmente su tendencia de los últimos tiempos a propiciar el sostenimiento de un “capitalismo social” – Pichetto fue lo primero que dejó en claro al aceptar la nominación de Macri-, que no dejara de poner énfasis al mismo tiempo en la solución de carencias que afectan a mucha gente postergada durante años por la aplicación de políticas “corporativas” de su propio partido.

“El mundo está tan sólidamente organizado” dice el filósofo indio Swami Brahmananda, “que, si quieres disfrutar sus beneficios, debes saber luchar con eficacia sobre sus carencias. Lo quieras o no, no puedes tener una cosa a expensas de la otra”.

América latina parece haber comenzado una lucha por lograr ese equilibrio a pesar de que Cuba, Nicaragua y Venezuela sigan enredados en contradicciones de políticas públicas donde el esfuerzo no es valorado por sus gobiernos, habiéndose convertido en gigantescas sociedades de beneficencia basadas en dádivas a título gratuito, que han terminado – como era de esperarse- en un autoritarismo brutal y despiadado al extinguirse los fondos públicos disponibles para estos fines.

Nadie, excepto algunos locos, desea resistir hoy la marcha hacia una perfección POSIBLE, y la resolución para resolver los desacuerdos humanos librando guerras sin sentido parece haber entrado en estado de evaporación y las costumbres de la gente se han ido suavizando –a pesar de los conflictos aún no resueltos-, para lograr una cohabitación social más pacífica.

Esto no impide, por supuesto, que subsistan aún grupos de vociferantes diseminados aquí y allá, tratando de llegar al poder para cambiar la dirección de un mundo que parece estar recobrando su confianza, como nunca antes, en las bondades de la civilización.

“Los cálculos erróneos”, decía Zygmunt Bauman, “pueden corregirse; y corregirlos puede ser una pieza útil al servicio de la racionalidad, ya que, al aprender de los errores, el futuro se vuelve menos propenso a provocar accidentes y disparates”.

“No es fácil reconstruir del todo el hilo del pensamiento que llevó a Ortega y Gasset y a Mannheim a centrar su atención en el papel que desempeñaban las generaciones en la historia”, continuaba afirmando; “y llegar a este nuevo punto de partida hubiera sido mucho más difícil para ellos de no haber mediado la Gran Guerra y el IMPACTO EN LA IDENTIDAD QUE SUPUSIERON”.

En esa línea de pensamiento parece inscribirse la decisión del Presidente Macri al proponer la vicepresidencia de Cambiemos al senador Pichetto, demostrando que, más allá de subjetivismos (nuevamente), ha sabido visualizar el abismo que existe entre LO QUE ES Y LO QUE DEBIERA SER.

Al fin y al cabo, es bien sabido que los golpes de suerte aparecen de repente y de la nada, y se evaporan con la misma brusquedad; por lo que ¡pobres aquellos que, por decisión u omisión, se comportan sin la flexibilidad necesaria para desechar errores que terminaron convirtiéndose en obstáculos infranqueables!

Los mercados de capitales, tan fríos como eficientes al momento de reconocer los riesgos de una “movida” de estas características, reaccionaron favorablemente en forma unánime.

Y bien es sabido que de su benevolencia dependerá poder “comprar” el tiempo necesario para reencauzar a nuestro país dentro de la racionalidad y la cordura, poniendo “en caja” a algunos díscolos que siguen creyendo en falsas revoluciones fracasadas en el mundo entero.

Es muy posible, asimismo, que el “medio mundo” con que los K habían salido a recoger peces aquí y allá, vea disminuir el cardumen a capturar de ahora en más, porque la jugada del Presidente podría definirse en términos ajedrecísticos como un auténtico “jaque a la reina”.

A buen entendedor, pocas palabras.

Carlos Berro Madero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 328 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…