Miércoles, 18 Diciembre 2019 00:00

El chavismo K en Argentina - Por Alfredo Leuco

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

 

Con la vuelta de Cristina al poder, nuestro país se está convirtiendo en un centro de operaciones del chavismo en la región. Y esto es grave por donde se lo mire.

 

Defino como chavismo a los movimientos nacional populistas con terminal ideológica en Cuba y con un dineroducto de la Rusia de Vladimir Putin. Después de perder espacio en América Latina, se están reagrupando y Buenos Aires y el cristinismo son las nuevas plataformas de lanzamiento. Bajo este rótulo incluyo a tiranos fascistas de izquierda como Miguel Díaz-Canel, Nicolás Maduro, Evo Morales y Rafael Correa, entre otros. Todos tienen un trato privilegiado por el gobierno de Cristina. Así fue en la asunción de Alberto con el presidente de la Cuba y con el ex jefe de estado de Ecuador, que es un prófugo de la justicia de su país.

A Evo Morales, directamente lo idolatran. Alberto lo recibe en su despacho de la Casa Rosada, juega al fútbol con Matías Lammens y tiene status de refugiado lo que significa que puede hacer todo lo que quiera y sobre todo hacer política desde nuestro país. Le recuerdo que Evo renunció porque no pudo sostener el fraude electoral colosal que había hecho. Además, se negó a escuchar el voto de sus compatriotas que le negaron la posibilidad de la reelección. Pero se pasó los sufragios por donde usted ya sabe y avanzó hacia la monarquía. Evo, su vicepresidente Álvaro García Linera, su grupo más íntimo y sus hijos operan desde Argentina con apoyo de los Fernández cosa que es una clara injerencia en los asuntos internos de un país hermano.

Lo de Venezuela es mucho más grave. Por suerte no vino Maduro. Pero para marcar territorio enviaron a uno de los ministros más autoritarios y censuradores. Jorge Rodríguez es responsable de haber cerrado decenas de medios de comunicación y de bloquear portales de otros países. Tiene la entrada prohibida en 12 países, incluso en Argentina. Pero no solamente entró como Pancho por su casa. Rodríguez fue recibido con honores en su despacho por Alberto Fernández.

Y también por Hugo Moyano al que definió como “una leyenda histórica”. Rodríguez tiene pedido de captura internacional, fue alcalde de Caracas y padrino de Stella Lugo. ¿Quién es Lugo? Es capitana de las milicias chavistas y la nueva embajadora en Argentina del gobierno de Maduro, todavía sin confirmar oficialmente. Según el diputado opositor José Luis Pirela, Lugo pertenece a un clan familiar que trafica oro y drogas a Aruba y Curazao.

No se pueden olvidar dos cuestiones. En casi todos los conflictos violentos y callejeros de la región, Chile y Ecuador, sobre todo se registró la presencia de comandos venezolanos y cubanos especialistas en sabotajes y agitación social.

Maduro está tratando de huir hacia adelante. Pierde terreno en Venezuela, pero lo quiere ganar en el resto de los países. Por eso está tan sacado en su discurso que intenta meter preso a Juan Guaidó, el presidente encargado y a Leopoldo López, otro de los líderes opositores. No se anda con chiquitas a la hora de inventar acusaciones. Los responsabiliza de liderar una conjura sangrienta golpista de un monstruo fascista, psicópata que lleva la violencia en la sangre”.

Esto no debería sorprendernos. El autor intelectual de toda esta avanzada antidemocrática por el continente lo anunció sin pelos en la lengua. Diosdado Cabello está en todas partes, pero atiende en Caracas. Es el verdadero líder de Venezuela. Maduro es un títere que pone la cara. Pero las cosas se hacen, como Diosdado manda. Con toda claridad habló de la brisita bolivariana que estaba creciendo hasta convertirse en un vendaval revolucionario y le dijo con una falta de respeto humillante a Alberto Fernández que no se fuera a creer que el triunfo en las urnas le pertenecía. Para Diosdado y sus patrones cubanos y financistas rusos, había ganado el pueblo anti imperialista encarnado por Cristina.

Cristina intenta convertirse en la nueva jefa de estos muchachos y trata de sumar a Lula y Dilma Rousseff y al sector más radicalizado del Frente Amplio que acaba de perder las elecciones en Uruguay.

La presencia del ministro Rodríguez que tenía la entrada prohibida, fue una provocación que generó que se retirara en forma intempestiva el representante de Estados Unidos. Mauricio Claver Carone es un hombre de Donald Trump en el Consejo Nacional de Seguridad y después de irse le hizo una pregunta demoledora a Alberto: “¿Usted va a ser abogado de las democracias de la región o apologista de las dictaduras y de esos caudillos que no quieren retirarse del poder?”. La respuesta implica toda una definición de cuál va a ser la política internacional de este flamante gobierno.

Y eso le da marco a los comportamientos más agresivos y desafiantes de los seguidores de Cristina.

Julio de Vido, gerente de coimas y lavado de Cristina y su recaudador a domicilio, Roberto Baratta nos quiere dar cátedra con el dedito levantado y piden responder al fuego con fuego.

Venganza. Revancha. Eso, exigen los que fueron piezas claves en el engranaje del saqueo al estado que no tienen antecedentes en la historia democrática argentina.

Volvieron a considerarse dueños de la Argentina. Sienten que tienen un cheque en blanco para hacer salvajadas como que un nene le tome juramento al ultra K intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi y lo haga “por la memoria viva de Perón, Evita y Néstor y por la demostrada lealtad a Cristina”. En la primera fila, Verónica Magario y Cristina sonreían felices ante semejante acto de utilización de un menor.

Alberto no debería cometer el error de querer ir por todo y mucho menos el de creer que ya son dueños de todo. En pocos días ya tuvieron choques con medio país.

Con los excelentes empleados de Aerolíneas que sufrieron despidos, listas negras, prepotencia e incitación a la delación macartista.

Con la iglesia por el tema del protocolo sobre el aborto.

Con los industriales, por la doble indemnización.

Con el campo por el aumento de las retenciones.

Con las agencias de viajes por el 30% de aumento de los pasajes al exterior.

Y con los trabajadores peronistas que combaten por cargos en el gobierno y resuelven sus internas a los tiros, con pistolas 45, copando sindicatos, heridos, detenidos, rompiendo todo en una verdadera batalla campal.

Esto no fue magia. Es parte de un clima que recuerda los peores momentos de la soberbia y el atropello de Cristina y que se aleja del discurso conciliador y moderado de Alberto en el Congreso.

La persecución a periodistas independientes como Daniel Santoro también son señales pésimas igual que cuando hablan de linchamientos mediáticos frente a periodistas que investigaron con rigurosidad e independencia la corrupción de estado. Tampoco tranquilizan las designaciones de Carlos Zannini como jefe de todos los abogados del estado, la de Felix Crous al frente de la oficina anticorrupción y la propuesta de colocar a Daniel Rafecas como una suerte de sucesor de Alejandra Gils Carbó. Espero que esta última designación no encuentre el apoyo de la oposición. Rafecas hizo barbaridades kirchneristas en todo lo que tiene que ver con el caso Nisman. Y eso lo debería descalificar para un lugar de tanta trascendencia como ser el jefe de todos los fiscales.

Volvieron peores y ni siquiera lo disimulan. Pero ofrecer a nuestro país como el centro de operaciones del chavismo me parece Too Much.

Alfredo Leuco
Fuente: www.alfredoleuco.com.ar

Visto 245 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…