Martín Simonetta

Martín Simonetta

 

¿Estamos ante un nuevo Trump brasileño? El líder -populista, carismático, fuertes rasgos nacionalistas pero que no parece cuestionar la economía de mercado- del Partido Social-Liberal Jair Bolsonaro triunfó en primera vuelta electoral del Brasil con más del 46% de los votos, manifestando un importante crecimiento en las últimas semanas. Especialmente tras el grave atentado sufrido en plena campaña en Minas Gerais, que lesionó su intestino, colon y una vena.

 

 

En días donde sale a la luz la corrupción existencial del Estado argentino, viene a mi mente en forma recurrente la expresión "la dama buena que regala lo ajeno" con la que José Ignacio García Hamilton se refería a Eva Perón. En sencillas palabras, José ponía el acento en la esencia del comportamiento populista: hacer caridad con el dinero de otro, no del propio.

 

 

A poco menos tres años de mandato del presidente Mauricio Macri, Argentina aún no ha logrado dar signos sólidos de recuperación económica.

 

 

Pocos días atrás se ha anunciado que se permitirá a las compañías aéreas llamadas "low cost" (de bajo costo) operar en la Argentina sin un piso de precios, como el que rige actualmente. Sí, entendiste bien: las "low cost" querían cobrar menos y no las dejaban. Por suerte, eso se modificó a partir del 15 de agosto de este año y podrán reducir sus tarifas.

 

En días en los que el FMI, la deuda pública y el riesgo país vuelven a estar masivamente en boca de la opinión pública, he escuchado en forma reiterada respecto a ese tema: "Antes estábamos mejor, porque Néstor Kirchner canceló la deuda con el FMI" y tras esa situación "Argentina no debía nada a nadie". Eso es falso. Pero la creencia se encuentra hábilmente instalada.

 

 

Marchas, cánticos, grupos con símbolos que los identifican. ¿Le suena familiar? Estas manifestaciones se han repetido sostenidamente a lo largo de los 200.000 años que –hasta hoy se piensa- tiene nuestra especie.

 

El desempleo y la pobreza son algunos de los grandes desafíos que enfrenta la Argentina. Desafíos que se muestran difíciles de resolver, a juzgar por los resultados de las últimas décadas.

 

La reciente gira del presidente Mauricio Macri por la Unión Europea, especialmente su encuentro con el primer mandatario francés Emmanuel Macron, reflotó la idea de un posible acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea.

 

La inflación anual de 2017 que cerró (cercana al 25%) fue una sorpresa anunciada que reavivó la tensión entre el Banco Central de Sturzenegger y la Jefatura de Gabinete de Marcos Peña

 

En los últimos días el gobierno de Mauricio Macri ha anunciado una serie de medidas tributarias y laborales –que aún deben ser aprobadas por el Congreso- que pretenden generar reformas fundamentales para que la Argentina pueda insertarse competitivamente en la economía mundial.

 

Argentina se encuentra en plena cuenta regresiva en pleno año de elecciones parlamentarias. Una movida electoral orientada a polarizar –por parte de “Cambiemos” y del “kirchnerismo”- a efectos de licuar a otras fuerzas intermedias.

 

Un amigo suele decir: "Como soy pobre, compro en Miami", aludiendo a la diferencia abismal de los precios de la Argentina y los del mundo, especialmente en tecnología, indumentaria, calzado, etcétera.

 

¿Por qué es tan difícil concretar cambios en la Argentina que permitan que el país tome el camino del desarrollo institucional y económico? ¿Es simplemente una cuestión ideológica o existen fuertes —y aparentemente indestructibles— intereses que se niegan a ser trastocados, a competir y salir de su zona de confort?

 

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…