Miércoles, 13 Mayo 2020 00:00

La domiciliaria inspira a Boudou - Por Ricardo Roa

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Pionero en irse a casa, el ex vice presidente ha logrado en La Rioja reinserción laboral.

 

Yo nunca me avergoncé de los compañeros que sufrieron la persecución. Al contrario, me siento orgulloso”. El que no se avergüenza es el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela. Y de quien se siente orgulloso es del compañero Amado Boudou​.

¿Y a cuento de qué cuenta esto Quintela? A cuento de la relación que Boudou armó con Hebe de Bonafini​ y la Asociación Madres de Plaza de Mayo y de que Quintela estaba siendo reporteado por la radio de las Madres.

Hay un punto en el que la declaración del gobernador patina feo: Boudou no es un perseguido como no lo son De Vido, Jaime, Báez y unos cuantos más. Son procesados o condenados por delitos de corrupción.

Algo más reveló Quintela sobre la relación con Boudou. Dijo que le había pedido asesoramiento para aliviar la deuda que tienen empleados provinciales por la compra de electrodomésticos. Y él mismo explicó lo que Boudou le aconsejó: que La Rioja se haga cargo de esa deuda y se la refinancie a sus agentes. Privilegios del empleo público.

“Vas a ir a la vanguardia. Vas a producir algo que nunca se hizo”, dice Quintela que le dijo Boudou. Y el gobernador lo cuenta como si se tratara de una genialidad. ¿Estatizar deuda privada es ir a la vanguardia? ¿Es hacer algo que nunca se hizo? A Boudou se le ocurre cuando el Estado nacional emite a lo pavo para auxiliar a personas y empresas. Y en muchos casos sin cobrarles ningún interés.

¿Quintela le habrá pagado a Boudou por esta idea como le pagó el gobernador de Formosa por refinanciar la deuda provincial? Boudou era ministro de Economía y Formosa le debía plata a la Nación. El gobernador Gildo Insfrán contrató a una empresa para que negociara esa deuda con Boudou y le pagó por la gestión casi dos millones de dólares.

¿A quién le cayó el regalo? A The Old Fund, el fondo que luego compró la imprenta Ciccone y que manejaba el monotributista Vandenbroele, inquilino de Boudou en Puerto Madero. Vandenbroele no tenía ningún conocimiento en el tema. Ni siquiera tenía empleados. El negociado con Formosa fue el puntapié inicial. Le mandó a Insfrán una factura de honorarios hecha a mano, la 003. Era la primera que hacía: las 001 y 002 aparecen anuladas en el talonario. En el mismo día le giraron la plata desde Formosa a una cuenta del banco Macro. Esos son pagadores.

La causa espera que termine la cuarentena para sumarle un nuevo procesamiento. Boudou, el primer vicepresidente en la historia condenado y condenado por corrupción acumula media docena de procesos.

Sentenciado a cinco años y diez meses por la compra trucha de Ciccone, le tocó el honor de estar entre los pioneros de los presos que se fueron a casa por el coronavirus. Lo coló de golpe un juez, Daniel Obligado, que diez días antes le había negado la domiciliaria. Boudou fue metido en los grupos de riesgo sin que corriera ningún riesgo.

En La Rioja ha logrado reinserción laboral. Como ministro, había frenado una ejecución de la Afip contra la provincia por deudas fiscales en el parque industrial de la Capital donde Quintela era intendente. Quintela, alias El Gitano, viene del menemismo como la gran mayoría de los dirigentes peronistas riojanos. Entre 2014 y 2015 duplicó la cantidad de empleados públicos. Algunos o muchos a los que piensa ahora refinanciarles las deudas. Los estatales le dan votos. Los que no son estatales están enojados. Y sólo él sabe qué puede aportarle Boudou además de problemas.

Ricardo Roa

Visto 459 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…