Miércoles, 17 Junio 2020 00:00

Alberto Fernández esquiva el malhumor de Santa Fe donde sobrevuela el fantasma de la 125 - Por Eduardo van der Kooy

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

El presidente se bajó del viaje a Rosario por el Día de la Bandera. La incomodidad del gobernador Perotti para manejar en su provincia el malestar que genera el plan para expropiar Vicentin. El apuro de Cristina y los votos en Diputados.

 

El Presidente Alberto Fernández anunció la cancelación de su visita a Rosario prevista para el sábado. Se conmemora el Día de la Bandera. Sus portavoces explicaron que la deserción obedece al difícil momento que Buenos Aires, sobre todo, y la Ciudad atraviesan debido a la pandemia de coronavirus. Resulta una razón atendible. Mucho más cuando sus últimas incursiones en el interior (Formosa y Rio Negro) estuvieron jalonadas por actos de imprudencia referidos al cuidado de su salud.

Rosario viene sobrellevando relativamente bien el ataque del coronavirus. Desde la semana pasada han abiertos comercios, bares y gimnasios con protocolos severos. Pero la ciudad del sur de Santa Fe podría volver a ser epicentro de protestas que ya conoció en 2008 cuando la resolución 125 encendió el pleito más traumático con el campo que, impensadamente, el Gobierno se ocupó de reabrir con el anuncio de intervención y expropiación del gigante agro-industrial Vicentin​.

Esa realidad, amén de la pandemia, también incidió en la decisión de Alberto de ausentarse. Porque en el norte de la provincia los ánimos volvieron a caldearse después de una tregua que planeó el Presidente. Fue cuando armó una mesa de diálogo con el CEO de Vicentin, Sergio Nardelli, que arrojó muchísimas más expectativas que hechos. La estrategia se diluyó ni bien las palabras del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, sobre la búsqueda de una “solución superadora”, fueron hundidas por la ratificación apropiadora que formuló Alberto y el kirchnerismo.

Durante el fin de semana sucedieron varias cosas. Los accionistas de Vicentin, en general renuentes a las expresiones públicas, dijeron que están dispuestos a dar batalla en la Justicia por la medida de la expropiación. En el norte de la provincia, con poca difusión, se realizaron concentraciones de productores para analizar los pasos a seguir. En Saliquello casi existió un corte de ruta. este martes se repitió, como el martes 9, una larga caravana de protesta entre la localidad de Avellaneda, donde Vicentin tiene su planta más importante, y Reconquista.

De todas esas movilizaciones y otras realizadas en Buenos Aires y Córdoba nació la determinación de realizar un “banderazo” el próximo sábado en Rosario, durante la celebración del Día de la Bandera. Alberto no estará.

Su presencia, en circunstancias incómodas, tampoco hubiera ayudado a uno de sus aliados. Perotti ha quedado entre la espada y la pared porque a los planteos de los productores se añade la inestabilidad de su equipo de ministros. Varios de ellos le endilgan la falta de influencia política en una determinación del Gobierno que golpea sensiblemente a Santa Fe. Perotti se vio sorprendido como tantos otros. Había pedido ayuda, pero nunca al precio de una intervención. Tampoco fue el único.

El ministro de Agricultura, Luis Basterra confesó que no participó en la toma de decisiones. Ni siquiera conocía el DNU. A propósito, ¿puede haber sido Vilma Ibarra, la secretaria Legal y Técnica, funcionaria rigurosa, la autora de ese texto con errores? ¿Qué invocó para la intervención y expropiación una figura jurídica de la dictadura? Otro hito que despertó sospechas sobre la autoría intelectual de la medida.

En el oficialismo se empiezan a descubrir dos velocidades distintivas. Cristina Kirchner reclama que el proyecto de su protegida, la senadora Anabel Fernández Sagasti, sea enviado esta semana al Senado. Desea un tratamiento veloz porque cuenta con los votos.

Esa supremacía le permitiría sortear escollos. Las sesiones virtuales fueron acordadas con la oposición para tratar sólo proyectos vinculados al coronavirus. ¿Lo es el tema Vicentin? De todas formas, Cristina dio por caído el pacto ni bien Cambiemos junto al bloque del peronismo federal impidió sesiones especiales para aprobar la Ley de Alquileres y la Educación virtual.

La oposición insistirá con un asunto de sentido común. ¿Puede tratarse una cuestión de semejante importancia en sesiones virtuales? Cambiemos aprueba las sesiones presenciales de Comisiones. Como se viene haciendo. Pero objeta un debate por teleconferencia que será prolongando y caliente. Los números del oficialismo harían naufragar tal pretensión.

El apuro de la vicepresidenta tiene, además, motivos históricos. El conflicto anterior con el campo, durante su primer mandato, germinó entre marzo, cuando surgió la resolución 125, y julio, cuando el voto negativo del radical y vicepresidente Julio Cobos la derrumbó en el Senado. Ese derrotero de cuatro meses sirvió para el fortalecimiento del campo y de la oposición. Esta última no poseía, por entonces, la cohesión que exhibe ahora.

La facilidad del Senado no es, sin embargo, la que Cristina observa ahora en Diputados. Sergio Massa​, su titular, trabaja para cosechar el número necesario para la aprobación. Le costaría conseguirlo con el proyecto de Fernández Sagasti. Algunos de sus asesores estarían buceando alternativas.

Por caso, un proyecto de ley que admita la presencia del Estado. En combinación con provincias, cooperativas, productores asociados y una simbólica participación de YPF. En la conducción de la empresa de hidrocarburos no existe convencimiento sobre involucrarse en esa presunta solución.

El proyecto massista tendría puntos de contacto con el que maquinan diputados peronistas cuya referencia es Roberto Lavagna. El ex ministro de Economía se pronunció, en sintonía con Eduardo Duhalde​, en contra de la expropiación. El escritor es el ex socialista Luis Contigiani, un hombre muy ligado al mundo del cooperativismo. También Lavagna aprobaría alguna forma de presencia estatal en la salida.

Dentro de ese bloque serían clave los diputados de Córdoba. Responden al gobernador Juan Schiaretti. La Mesa de Enlace de la provincia demando a esos legisladores que se opongan a la expropiación. Córdoba se ha manifestado como el distrito más antikirchnerista. Donde Mauricio Macri, en el éxito y en la derrota, supo acumular la mayor cantidad de votos.

Todo el juego permanece abierto. Pero el Presidente, en apenas 10 días de sus largos seis meses de poder, ha quedado envuelto en un conflicto riesgosamente similar al que lo obligó a renunciar en 2009 como jefe de Gabinete de Cristina.

Eduardo van der Kooy

Visto 1325 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…