Martes, 30 Junio 2020 00:00

Nueva fase para el Gobierno: confusión y tensión creciente por la nueva cuarentena - Por Mariano Obarrio

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

La galopante crisis económica y la curva ascendente de la pandemia hicieron ingresar al gobierno de Alberto Fernández en una nueva fase de la cuarentena: la del caos y la confusión.

 

El Presidente anunció el viernes último que sólo podrán salir a trabajar 24 actividades esenciales, pero el DNU 576 conocido ayer informó 30, más diversos rubros que lo podrán hacer sin transporte público.

En pleno aislamiento total, el Gobierno anunció que Alberto Fernández viajaría a Chaco para darle un respaldo político al gobernador Jorge Capitanich. Mientras 27.000 comercios deberán cerrar y la economía cayó 26% en abril, el jefe del Estado aparecía poniendo nuevamente en riesgo la cuarentena que él mismo impulsa.

Según pudo saber A24.com, la fase durísima de la cuarentena no durará 15 días, sino que podría llegar hasta agosto. “El problema es que la curva de contagios no baja, sino que sigue creciendo exponencialmente, al igual que las camas de terapia intensiva ocupadas con enfermos de Covid”, dijo anoche un funcionario de la Casa Rosada.

“El caos es total, nada dura nada, ninguna decisión se termina de ajustar”, agregaron otros funcionarios. La tramitación de permisos de circulación para el ciudadano común se tornó problemática.

En medio de la confusión de medidas pospandemia, Alberto Fernández anunció que quiere un "salario universal", es decir para todos. Pero no había siquiera estudiado la medida en profundidad. Una fuente de la ANSeS dijo a A24.com que "se está debatiendo en la mesa económica y social del gobierno. Aún no tiene definiciones; los beneficios que se van a instrumentar en la salida de la pandemia".

Los ciudadanos que sacaron un turno para bancos o trámites burocráticos no tenían un apartado en los nuevos formularios. “Estamos cambiando los formularios”, dijo a A24.com una fuente de la Secretaría de Innovación de la Jefatura de Gabinete. Los familiares que tienen que cuidar a sus mayores, y sacaban permisos de 48 horas ayer no lo podían hacer.

En medio del malhumor general de la calle, se supo que un grupo de funcionarios de distintos gobiernos, que machacan con la rigidez del encierro para salvar a todos del Covid, rompió la cuarentena para ir a jugar al paddle o porque increparon a gendarmes para salir en defensa de su novia famosa.

En la residencia presidencial de Olivos, Alberto Fernández comentó con sus allegados que en el mundo esperan una segunda ola de contagios. El Presidente está profundamente preocupado por las consecuencias del aislamiento y de la pandemia. Según sus allegados, presiente que la fase de retroceso que comenzará mañana es un test para su autoridad presidencial.

El anuncio del viernes, junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, fue en un tono moderado y conciliador. Buscó así retomar la simpatía de los sectores moderados que dejaron de apoyar la cuarentena a rajatabla como en marzo.

Cuando se manifestó como un amante de la vida y la libertad, buscó empatizar con el electorado que no lo votó, o que lo votó, pero sin un cheque en blanco. Ese voto blando preocupa a Alberto.

Por eso, retomó la bandera de la lucha contra la pandemia y ahora el desafío es lograr que las medidas sean acatadas. “Está en juego la autoridad presidencial y el poder para meter a la gente en sus casas”, dicen a su lado.

"La fatiga social y la crisis económica hacen presumir que no haya un alto acatamiento espontáneo a la cuarentena y por eso se va a hacer bien visible la presencia policial en la vía pública como efecto disuasivo", repiten en su entorno.

En medio, de la pandemia, el jefe del Estado estudia salidas alternativas para el atolladero en el que se metió con el caso Vicentin. Una de ellas es crear una sociedad mixta que podría surgir a partir de un fideicomiso en el marco del Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE). En ese fondo se incluirían los acreedores públicos y privados para capitalizar sus deudas.

El resultado podría ser una nueva empresa mixta publico privada, donde la familia Padoan y Nardelli quedarían con una porción minoritaria y la mayoría restante podría quedar en manos del pool de acreedores. Hay antecedentes en el BICE que están siendo estudiados por José Ignacio de Mendiguren.

Luego de anunciar la expropiación el 8 de junio último, Alberto busca ahora evitarla en virtud del enorme costo político que le trajo. La bronca del encierro por la pandemia se sumó a la bronca por el avance sobre la propiedad privada y la Casa Rosada hizo una buena lectura de ese malestar.

El juez civil y comercial Fabián Lorenzini demoró la propuesta de la Inspección General de Personas Jurídicas de Santa Fe, impulsada por el gobernador Omar Perotti, pero no la descartó. Abrió un incidente aparte y ratificó la administración de los Vicentin durante el concurso.

“La decisión del juez era esperable. Perotti sabía que iba a demorar este tema, mientras tanto se sigue reuniendo con productores, acreedores y cooperativistas”, dicen a su lado. La salida alternativa sigue a toda máquina.

La pandemia hizo temer incluso la realización de las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) del año próximo cuando la Cámara Electoral firmó la semana última una acordada en la que puso en duda el cumplimiento del cronograma electoral, que comienza en febrero de 2021, por los efectos de la cuarentena. Las especulaciones políticas crecieron y se temió que Alberto Fernández se subiera a esa incertidumbre para eliminar las PASO de un plumazo. Pero esas elecciones primarias están fijadas por ley y sólo pueden ser suspendidas por el Congreso, donde el PJ no tiene número.

Es por ello que ayer el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, difundió un comunicado de la Dirección Nacional Electoral que informa que “se encuentra vigente el cronograma electoral sin modificaciones tal como lo establece la Ley 19.945, sus modificatorias y complementarias”.

Y aclaró: “Estamos trabajando en forma conjunta con el Ministerio de Salud, la Justicia y el Congreso para evaluar medidas sanitarias y de prevención de cara a las elecciones nacionales de 2021 en el marco de la pandemia que atraviesa nuestro país y el mundo”. Quedan confirmadas las elecciones primarias entonces y confirmado el cronograma electoral para el año próximo.

Mientras tanto, la vicepresidenta Cristina Kirchner, que fue la impulsora del proyecto de expropiación de Vicentin, trabaja en su propia agenda paralela. El Senado había firmado un acuerdo para sesionar únicamente sobre asuntos vinculados a paliar la pandemia del coronavirus. Pero casi no trata temas vinculados al Covid. Su principal objetivo es conseguir los dos tercios de los votos para lograr el acuerdo para nombrar al juez Daniel Rafecas como nuevo procurador general de la Nación. Pero la lógica confrontativa de las últimas sesiones la alejó de conseguir esa mayoría especial.

La ex presidenta impulsó la creación de una comisión bicameral investigadora sobre la relación crediticia entre Vicentin y el Banco Nación. El gobierno de Cristina le prestó 170 millones de dólares del Banco Nación al Grupo Vicentin hasta 2015. La gestión de Carlos Melconian llegó hasta 220 millones. Y la de Javier González Fraga completó los 300 millones.

El artículo 88 del reglamento del Senado estipula que las comisiones investigadoras se pueden conformar a través de una resolución votada por dos tercios de los votos. Sin posibilidad de juntar esa mayoría, el Frente de Todos creó la comisión a través de la discusión de un proyecto de ley que requería mayoría simple. Tuvo 41 votos sobre 72 y encendió la polémica sobre la validez de la norma.

Cuando el jefe del bloque de la UCR, Luis Naidenoff, quiso asentar esto, se apagaron los micrófonos. El objetivo de la comisión era investigar la gestión macrista. Previo a ello, Cristina impulsó otras comisiones investigadoras en el Senado: la de fuga de capitales, la de la deuda pública, y la de los servicios de inteligencia. El blanco en todas era el mismo: Macri y su entorno.

Mientras tanto, el kirchnerismo impulsa causas judiciales sobre espionaje para involucrar a la gestión macrista. Y allanó el departamento de Darío Nieto un ex secretario privado del ex presidente.

Macri entendió que tendrá que presentarse como candidato a diputado por la Ciudad en las elecciones de 2021 porque sufrirá una persecución judicial que lo arrincona a buscar fueros parlamentarios. Pero además busca recuperar terreno político para 2023, aunque todavía no está saldada la contienda interna en Juntos para el Cambio por la candidatura presidencial.

Los radicales como el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, dijeron que no quieren que Macri sea su candidato; otros como el presidente de la convención, Jorge Sappia, firmaron documentos impulsando el retiro de la UCR de Juntos Por el Cambio. Y Rodríguez Larreta tiene un proyecto presidencial que implica que María Eugenia Vidal sea su sucesora en la Ciudad. ¿Qué lugar le quedaría a Macri en este esquema? También Patricia Bullrich, presidenta del PRO, quiere ser diputada en 2021.

El ministro de Salud, Ginés González García, confesó que la presión sobre la Ciudad para encerrar a los runners no fue por una “razón técnica” sino por un “efecto gestual”. “No podíamos cerrar comercios de cercanía y tener a los runners corriendo”, dicen en la Ciudad y en la Nación.

Pero, además, Ginés avaló la teoría que la cuarentena no terminaría el 17 de julio, sino posiblemente en agosto. "No lo sé, no me gusta macanear, nadie lo sabe; todos los que en el mundo dijeron que era 'el último esfuerzo tuvieron que empezar de nuevo”, dijo el ministro. En medio del caos de la instrumentación, llegan los malos números del Covid y de la economía. Alberto debe gobernar las incertidumbres.

Mariano Obarrio

Visto 261 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…