Lunes, 19 Diciembre 2016 06:29

Macri juega al equilibrio entre los profesionales y los “boludos”

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Abrirse o cerrarse. Ese es el dilema de Mauricio Macri. Abrirse y fortalecer el Frente Cambiemos. O cerrarse sobre su equipo de confianza, los dirigentes amarillos del PRO. Abrirse a los radicales que admira como Ernesto Sanz y Gerardo Morales; abrirse a la siempre inquietante Elisa Carrió; abrirse al talante peronista de Emilio Monzó o a los desplazamientos escurridizos de Martín Lousteau.

 

 

Pero el Presidente prefiere refugiarse sólo en la calma de Marcos Peña, que le da seguridad. Y en la experiencia ejecutiva de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. A los tres los legitimó el martes pasado, durante la reunión de gabinete ampliado al abrigo de la arquitectura cristinista del CCK. “Son mis ojos”, dijo, y todos entendieron que se trataba de una ratificación. “¿Vieron?, eso es para los que tenían dudas sobre quienes detentan el poder con Mauricio…”, se jactaban los funcionarios cercanos al calor del macrismo puro. “¿Vieron?, los tuvo que ratificar porque estaban débiles…”, contraatacaban aquellos que prefieren el caos creativo de la diversidad partidaria. Esa es, en estas horas, la discusión que atraviesa el equipo que intenta gobernar al país adolescente.

 

Hasta ahora es una discusión interna. Un juego de diferenciación que apenas distrajo unos minutos del retiro espiritual que encabezó Macri hace un par de semanas en Chapadmalal. Para decepción de algunos de los ministros presentes, que esperaban un debate profundo, cruces tempestuosos y regresar del balneario con algunas líneas claras. Nada de eso pasó. Volvieron a imponerse el karma budista y una receta macrista que ya se ha convertido en un clásico de la gestión: todo lo que parece que está mal en realidad está muy bien. Para cada encuesta que señala una caída en el desempeño del Gobierno aparece otro sondeo diciendo lo contrario. Si el peronismo bloquea la reforma electoral, habrá un funcionario que le encuentre a esa derrota parlamentaria un costado positivo. Y si Sergio Massa saca ventajas en la Cámara de Diputados aliado al kirchnerismo, habrá una lectura optimista mirando sólo el efecto del abrazo del oso que se le adjudica a los dirigentes del gobierno anterior. La autocrítica, entonces, se convierte en una debilidad que muy pocos se arriesgan a asumir.

 

Para intentar una aproximación a la interna macrista de la actualidad, es muy instructivo leer Cambiamos, el interesante libro pergeñado por el periodista, escritor y ahora funcionario de comunicación Hernán Iglesias Illa. Allí, en tono de diario de campaña, el autor explica que el macrismo se divide entre los profesionales de la política, los que operan sobre el adversario e intuyen por experiencia hacia dónde puede ir la Argentina. Está claro que allí hay que ubicar a Sanz, a Morales, a Carrió y a Monzó, pertenecientes todos al círculo externo del Frente Cambiemos.

 

Mientras que hay otros dirigentes menos preocupados por el análisis político y más empeñados en construir el escenario posible desde un discurso diferente, que apela a las redes sociales y a los formatos nuevos de comunicación. A este grupo, dentro del que se incluye el autor, lo denomina “los boludos”. Claro que no es un acto de autoflagelación ni de humildad. Los “boludos”, para Iglesias Illa, son los que tuvieron mayor protagonismo electoral e hicieron a Macri presidente. Allí están Peña y los dirigentes del círculo íntimo presidencial como Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

 

La división en dos grupos influyentes ha sido una característica de todos los gobiernos desde la restauración democrática de 1983. Raúl Alfonsín tuvo a la Junta Coordinadora como grupo íntimo y a profesionales de la política como Chacho Jaroslavsky, Dante Caputo o Juan Manuel Casella como operadores en diferentes áreas. Carlos Menem compartió su década de poder con dos grupos a los que la prensa llamó celestes (Eduardo Menem, Eduardo Bauzá) o rojos punzó (Alberto Kohan o Julio César Aráoz). Y el mismo Néstor Kirchner se apoyó en su primera etapa de gobierno con los experimentados Roberto Lavagna, Ginés González García y Rafael Bielsa, para terminar designando un gabinete mucho más cercano pero de luces escasas con nombres como los de Julio De Vido, Carlos Zannini y su hermana Alicia, quienes se limitaron a cumplir sus órdenes sin atreverse jamás a la aventura del debate interno.

 

Pero hay un capítulo negro de la Argentina en el que la interna de un gabinete se comió al Gobierno. Fue la experiencia desastrosa de la Alianza y de Fernando De la Rúa. Jamás pudo administrar las tensiones entre las figuras determinantes de Raúl Alfonsín, Chacho Álvarez y Lilita Carrió, encerrándose en el círculo confiable de Fernando De Santibáñez, de Nicolás Gallo y su propio hijo Antonio. En esa puja agotadora, y en la inexistente colaboración que recibió del peronismo opositor, creció el germen que los llevó al estallido del 2001 y a los días tristes de la decadencia económica y social.

 

Esos son los antecedentes que Macri debe observar para advertir semejanzas y evitar la repetición de los errores de la historia. El equilibrio entre los colaboradores más confiables y aquellos que se mueven con mayor independencia es la mejor ecuación para el presidente de un país al borde del abismo como siempre parece estar la Argentina. Ese es el desfiladero por el que debe caminar para arribar firme al final de su mandato y poder repetirlo. Sin cerrarse hasta el aislamiento ni abrirse para debilitarse. El liderazgo consiste, al fin, en administrar el talento, los egos y la ansiedad de quienes reciben una cuota transitoria del poder del Estado. 

 

Fernando González

Visto 371 veces Modificado por última vez en Lunes, 13 Febrero 2017 21:34

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…