Martes, 13 Diciembre 2016 11:57

Randazzo explora unidad del PJ para forzar a Vidal a romper con Massa

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

En el búnker del ex ministro se reunieron Los Esmeralda, los Fenix, el Evita, La Cámpora y el PJ-Matanza. Diván y sondeos. La táctica rupturista.

        

 

De local, Florencio Randazzo facilitó el techo para la postal más intrigante del peronismo tribal en estas semanas tórridas. En sus oficinas del Palacio Raggio, el ex ministro reunió a jefes de La Cámpora, del Movimiento Evita, caciques de los los Esmeralda, el Fénix y el PJ para tentarlos con un pacto.

 

Randazzo agita una tesis osada. Cree que el panperonismo -que habitó el dispositivo K hasta el balotaje- está en condiciones de empujar a María Eugenia Vidal a romper la gobernabilidad que selló con Sergio Massa y, luego, elegir al PJ como su interlocutor en la provincia.

 

Matemática pura. Randazzo opera sobre la variable de que si lo que fue el FpV se vuelve a amontonar bajo un único sello, junta más de 20 senadores y casi 40 diputados provinciales con lo que se convierte, numéricamente, en el espacio opositor con más volumen legislativo y, de ahí, en el antagonista de Vidal.

 

Ayer, en las oficinas de la zona de Plaza de Mayo, coincidieron referentes de grupos (algunos muy enfrentados entre sí) para explorar, supo Clarín, la posibilidad de reunificar los bloques en la legislatura bonaerense como paso previo para sentarse como actor inevitable en la provincia.

 

Veamos. En noviembre, Vidal ratificó su sintonía con Massa y la mantuvo incluso a pesar de los chispazos por Ganancias. Aun así, le faltan votos en las dos cámaras bonaerenses para aprobar el presupuesto y el endeudamiento.

 

Sin fisuras en el universo PJ-FpV, a Vidal no le alcanza lo que le aportan Massa y Margarita Stolbizer por lo que puede quedarse sin endeudamiento. Sería un problema para la gobernadora y para Mauricio Macri porque, sin la posibilidad de fondear a la provincia en el exterior, la Casa Rosada debería volver a los voluminosos auxilios financieros como ocurrió con los Kirchner y Scioli.

 

Randazzo pudo ayer sentar en la misma mesa a Eduardo "Wado" De Pedro y Andrés "Cuervo" Larroque por La Cámpora y a Fernando "Chino" Navarro por el Evita. Nunca esas dos agrupaciones, emergentes de la era K, estuvieron tan alejadas entre sí como en este tiempo.

 

Estuvieron, además, Martín Insaurralde (Lomas), Gabriel Katopodis (San Martín) y Juan Zabaleta (Hurlingham) del grupo Esmeralda que se cascotea con el Fenix, representado por Verónica Magario, de La Matanza. Equlibrista, estuvo Alberto Descalzo, de Ituzaingó.

 

Fernando Espinoza, jefe del PJ bonaerense, fue otro de los participantes y además de confirmar el Congreso del partido para la última semana de diciembre dijo, otra vez, que está dispuesto a que haya cambios en los apoderados y la Junta electoral para garantizar "primarias transparentes".

 

Julián Domínguez, que se mueve cerca de Randazzo pero con menú propio, completó la ronda escoltado por Walter Abarca, que preside uno de los tres bloques de la Legislatura bonaerense.

 

Fue, de arranque, una juntada entre socios que se desconfían y tienen cuentas pendientes, con pinceladas de ejercicio de diván. Hablaron, se escucharon y quedaron en verse en una próxima reunión que, a la hora de las despedidas, no tenía fecha ni hora.

 

  1. Acelerar la reunificación de los bloques para condicionar a Vidal y forzarla a romper con Massa. O, al menos, obligarla a revisar su acuerdo con el Frente Renovador, al menos en lo referido a las autoridades de Diputados. Randazzo pone como "meta", si se quiere de "reconocimiento político", que le den al peronismo la vicepresidente de Diputados que Vidal, vía Federico Salvai, le prometió a Massa.

 

  1. Si ese primer esquema funciona, de allí podría surgir un intento de confluencia electoral hacia el 2017 donde aparece una cláusula sobra la que Randazzo no puede aportar precisiones: ¿será Cristina de Kirchner candidata en la provincia o no? Esa variable dinamitaría cualquier acuerdo general, entienden en el PJ.

 

  1. Vidal, vía Salvai, ya ensayó semanas atrás la variable Randazzo para abandonar a Massa pero entendió que no le servía ni le daba certezas. Aun con menos votos, dijeron en la gobernación, el FR y el GEN son más estables. No ocurriría con el peronismo post K donde hay varios sectores con conductas y acuerdos propios.

 

  1. En lo inmediato está la discusión del presupuesto donde hay sectores, como los Esmeralda, que proponen ventajas para los municipios y estarían dispuestos a votarlo aunque otros espacios del FpV no lo hagan. Ahí puede producirse una tensión entre los Esmeralda y Randazzo que vinieron jugando juntos y ahora aparecen con enfoques diferentes.

 

  1. La idea de la unidad peronista es siempre validada pero es solo la invocación porque después hay que discutir nombres y lugares, y es allí donde reaparecen las tensiones. Un caso que sonó: en la previa, se evaluó que una eventual vice para el PJ la ocupe el randazzista Marcelo Feliú aunque luego, cuando se sumó La Cámpora, se evaluó la opción de que esa agrupación ponga al vice de la Cámara de Diputados y Randazzo al presidente del bloque unificado. Ese reparto no sería bien visto por los intendentes.

 

Pablo Ibáñez

Visto 501 veces Modificado por última vez en Lunes, 13 Febrero 2017 21:34

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…