Martes, 13 Septiembre 2016 10:13

Macri apuesta todo a la reactivación de la economía

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El macrismo necesita, sí o sí, que los argentinos noten una mejora en la economía

 

 

El gobierno de Mauricio Macri se encuentra en las puertas del temido último trimestre, esos tres meses en los que gran parte del gobierno nacional se refugió para estirar, hasta fin de año, la ansiada y reclamada reactivación de la economía, aunque mas no sea, el inicio de la reactivación.

 

Roberto Lavagna, el ex ministro de Economía que aplicara durante la presidencia de Duhalde las retenciones al campo e iniciara el periodo de crecimiento más tarde aprovechado por el kirchnerismo, fue claro en su apreciación del delicado momento: "El primer problema, creo, ha sido el error de diagnóstico: el solo cambio de gobierno no haría que llovieran las inversiones".

 

Lavagna también criticó el acuerdo con los holdouts: "El acordar a las apuradas, solo concediendo y sin una verdadera negociación con el mini grupo de acreedores, no hizo que Argentina recuperara acceso a los mercados de crédito a tasas comparadas con otros países de la región".

 

Finalmente, subrayó la importancia del consumo en el crecimiento de una economía como la Argentina: "Hay una vieja receta de decir que las inversiones o como mucho las inversiones más las exportaciones son el motor de la economía. Aunque no se lo haga explícito eso significa que el consumo es visto sólo como un residuo, como la consecuencia. El problema es que ese residuo es en grandes números el 75% de la demanda".

 

Cinco meses atrás –fines de marzo- cuando se aprobó el acuerdo con los bonistas, el presidente Mauricio Macri aseguraba que se "abrirán enormes puertas para que las inversiones se multipliquen" y, con la salida del default, "se abrirán más fábricas como ésta".

 

El INDEC midió la desocupación en 9,3 por ciento y la subocupación en el 11,2 por ciento. Pero en sitios como el Gran Buenos Aires, Mar del Plata, Gran Rosario o Gran Córdoba, la medición evidenció el retorno de los dos dígitos en la desocupación: entre el 11,5 por ciento y el 11,7 por ciento. No se han abierto muchas fábricas tras el acuerdo con los holdouts.

 

Un dirigente peronista, acérrimo opositor de Macri, admitía: "No creo que haya una crisis en la Argentina en 2017, pero el nivel de crecimiento puede ser muy bajo para colmar las expectativas que puso la gente en el pregonado cambio".

 

El macrismo necesita, sí o sí, que los argentinos noten una mejora en la economía, porque de lo contrario corre un serio riesgo: el síndrome De la Rúa.

 

Fernando de la Rúa fue el único presidente desde el retorno de la democracia que perdió las primeras elecciones legislativas que disputó como primer mandatario. La derrota electoral significa el retiro del apoyo por parte de la sociedad pero, en especial, la debilidad del poder presidencial porque pierde peso en el Congreso nacional, allí donde se dirime y negocian todas las leyes.

 

A diferencia de Cambiemos, la Alianza UCR-Frepaso ganó los comicios y pobló el Congreso. En cambio, el oficialismo es minoría en Diputados y en el Senado, y mucho menos maneja la Legislatura bonaerense, motivo por el cual la gobernadora María Eugenia Vidal decidió compartir el poder con Sergio Massa y su Frente Renovador. 

 

Walter Schmidt

Visto 314 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 23:38

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…