Jueves, 15 Septiembre 2016 10:45

El Gobierno se mudó al CCK, toma aire y piensa que es un freno a la oposición

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

En una camioneta gris plomo en la que cruzaba los doscientos metros que separan la explanada de la Casa Rosada del Centro Cultural Kirchner un ministro se enteraba el martes por la mañana, gracias a las alertas de su celular, de la detención del “Caballo” Suárez.

 

 

A uno de sus colegas del Gabinete que ayer debió abandonar antes el Foro por una reunión inesperada le causó la misma sorpresa enterarse al mediodía por la pantalla de su iPhone que un ex funcionario de Daniel Scioli ocultaba una caja fuerte en un dragón de metal de su jardín. “En el CCK te empapás de futuro. Salís a la puerta y te chocás de nuevo con los problemas del pasado”, graficaba uno de los encargados de la comunicación del Gobierno, en uno de los pocos despachos importantes de la Casa Rosada en los que la actividad era normal.

 

El resto de los funcionarios se había mudado al CCK –lo mismo que el día anterior–, entre ellos el propio Mauricio Macri. En el primer piso del edificio, donde antiguamente atendía el presidente del Correo, ahora reacondicionaron dos oficinas. Una para el Presidente y, muy cerca, otra para Marcos Peña. Una puesta en escena igual a la de la Casa Rosada. Los ministros y decenas de CEOs de 67 países desfilaron por esas oficinas.

 

Uno de ellos habló con tanta crudeza que al Presidente le causó gracia: “Lo que hay que hacer acá es decir: ‘Muchachos, paremos un poco la mano por cuatro años. Salgamos de este quilombo y luego retomemos las peleas chiquititas’”. La ocurrencia estaba destinada a opositores, sindicalistas, empresarios y periodistas. El célebre círculo rojo del que habla Jaime Durán Barba. Según esa lógica, muchos no comprenden hacia dónde va el país o, directamente, quieren que a la Argentina le vaya mal porque el Ejecutivo no sigue las recetas en las que ellos creen. En cambio –piensan Macri y sus ministros– sí lo comprenden los inversores extranjeros.

 

Lo cierto es que por primera vez en muchas semanas el Foro de Inversiones y Negocios le otorga al Gobierno una bocanada de aire indispensable para instalar la idea de que el anunciado segundo semestre aún es posible. Después del revés en la Corte Suprema a la suba de las tarifas del gas, la oposición había recuperado el protagonismo: el peronismo dio algunas señales de reagrupamiento, Sergio Massa comenzó a mostrarse seguido con Margarita Stolbizer y la reunificación de la CGT parecía –todavía parece– conducir a un paro nacional con apoyo de piqueteros de izquierda.

 

Ese panorama, sumado a la caída de imagen del Presidente en las encuestas –especialmente en el corazón del GBA– eran un cóctel que el Gobierno no imaginaba para esta época del año. “Ahora les va a costar un poco más pararnos el país. Bajó la inflación, ordenamos la suba de tarifas y está claro que van a venir las inversiones”, sostienen en la Rosada las voces más optimistas. ¿Influye realmente este Foro en el clima social? “En la clase media sí. Y ese es el sector que más nos castigó por los idas y vueltas con las tarifas”, razonan.

 

Fuentes más cautas creen que el Foro es apenas un grano de arena. “No cambian el rumbo ni las perspectivas que teníamos antes. Esta cumbre del poder económico sirve para ratificar que este Gobierno juega el mismo deporte que el mundo de los países desarrollados. Pero para terminar de ordenar la macroeconomía y generar ciclos de crecimiento todavía falta”, decía anoche uno de los ministros más activos y con pasado empresario reciente.

 

Santiago Fioriti

 

Visto 398 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 23:49

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…