Imprimir esta página
Miércoles, 14 Septiembre 2016 11:07

Acciones de Aranguren: punto para Peña

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

La presión sobre Juan José Aranguren para que se desprenda de las acciones de la empresa Shell, que finalmente el Ministro de Energía hizo ayer a través de una simple operación electrónica supervisada por un escribano público, es una clara victoria del Jefe de Gabinete, Marco Peña.

 

 

El brazo derecho de Mauricio Macri fue quien más insistió en las últimas jornadas delante del propio Aranguren para que diera ese paso que desde otros sectores del gobierno y de la alianza Cambiemos le venían reclamando por lo bajo. El punto final para la historia que se conoció ayer de boca del propio presidente fue el comentario que Peña hizo en uno de esos contactos: "claramente nos está perjudicando".

 

Peña y otros funcionarios no fueron ajenos en estos días a referencias sobre "el festín", según expresa definición de un importante ministro, que se estaban haciendo los medios a los que el gobierno considera "abiertamente opositores", en elíptica referencia a dos matutinos nacionales y un canal de noticias de cable, y a referentes del Frente para la Victoria, por la saga detrás de la irresuelta cuestión de las acciones en manos del exCEO de la empresa anglo holandesa.

 

El verdadero movimiento de pinzas sobre las posiciones de Aranguren que se inició durante el fin de semana terminó de cerrarse el lunes con la decisión de la Oficina Anticorrupción, a cargo de Laura Alonso, que le recomendó al ministro de Energía que se desprendiera de esos activos, aunque el mismo dictamen se encargó de recordar que no había "incompatibilidad" entre esas tenencias y las funciones actuales de Aranguren.

 

Se trataba antes que nada, lo dijo ese escrito de la OA, una cuestión "de ética y responsabilidad". Casi a la misma hora del lunes hizo ruido una fuerte una frase del presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, un incondicional de Macri, quien dijo sin medias tintas que Aranguren "tiene que vender las acciones o dejar de actuar". Eufemismo éste último que se interpretó de una sola manera: o se desprende de las acciones o renuncia al ministerio.

 

Fuentes cercanas a Peña aseguran que Aranguren había dado señales de que dejaba el tema, o la decisión sobre el mismo, en manos del presidente Macri. Lisa y llanamente no gustó esa posición, mientras por afuera continuaba el desgaste.

 

Se llegó a mencionar por otro costado que el ministro estaba esperando el momento "propicio" según los movimientos de los mercados para vender esos papales que tiene un valor de algo más de 16,3 millones de pesos. En medio de esos forcejeos llegó el dictamen de Alonso, que en la interna del gabinete responde sin cortapisas al Jefe de Gabinete, con la "recomendación" que ayer finalmente hizo suya el ministro.

 

Macri lo defendió a rajatabla ayer por la mañana luego de inaugurar con un mensaje el Foro Empresario de Inversiones en el CCK. Dijo que Aranguren "está jugado" por el bien del país como todo el equipo de gobierno que lo acompaña.

 

Y se preocupó en aclarar, ante una pregunta del enviado de una agencia de noticias de temas económicos con base en Nueva York, lo que da la pauta del crecimiento internacional del problema, que el ministro había actuado "por decisión propia". Una línea tal vez destinada a desalentar los comentarios sobre fuertes presiones de última hora sobre el titular de Energía.

 

Un dato a favor de Aranguren que extrañamente hasta ayer no era conocido, vino de la mano del decreto 1006/16 publicado en el Boletín oficial, en el que se informó que el ministerio de Energía dejaba de encargarse de cualquier operatoria del Estado que tenga vinculación con la empresa Shell, que ahora pasaron por decisión de Macri a manos del ministro de la Producción, Francisco Cabrera.

 

El dato dice que fue el propio Aranguren, en una resolución de su cartera que firmó el 16 de agosto pasado, quien decidió a apartarse y apartar a sus funcionarios de acciones o decisiones que tuviesen referencia o implicancia alguna con las operaciones entre el gobierno y la empresa.

 

Pese a que esa decisión, como queda dicho, tiene casi un mes de antigüedad, recién en el decreto de la víspera se informa que el residente "aceptó esa excusación" del ministro.

 

En el medio habían quedado las presiones de Peña, de Pinedo, y algunas quejas en público de integrantes de Cambiemos como la del diputado Mario Negri, y hasta el dictamen de Laura Alonso, que se inició el 23 de agosto, una semana después de la recusación.

 

Conclusión de altas fuentes oficiales: el gobierno buscó y encontró ayer el motivo de tantas jugadas: que fuese el propio Aranguren el que decidiese vender las tan cascoteadas acciones, sin que mediara pedido de Macri o de ninguna otra autoridad. 

 

Eugenio Paillet

 

Visto 283 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 23:49
Eugenio Paillet

Latest from Eugenio Paillet

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…