Miércoles, 14 Septiembre 2016 10:35

Entre necesidad económica y dudas políticas de los Ceo

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El inicio del “mini Davos” dejó mucha tela para cortar. Como suele suceder en este tipo de foros, lo más jugoso no estuvo en los discursos formales de los protagonistas -el Presidente, sus ministros y poderosos empresarios que llegaron al país invitados especialmente- sino en el detrás de escena, entre las ponencias, donde los comentarios políticos y económicos estuvieron a la orden del día.

 

 

Según pudo constatar EL DIA en el Centro Cultural Kirchner (CCK), en esas charlas informales hubo un común denominador: la duda de los empresarios sobre si el Gobierno tendrá el poder político necesario para implementar su modelo económico. Las preguntas más escuchadas en ese ámbito -muchas formuladas en inglés- buscaron indagar sobre la actitud de la oposición y los sindicatos.

 

No se trata de una prevención menor para los CEO globales, que consideran amigable a Macri -por su postura favorable a los mercados- pero que al mismo tiempo buscan alguna garantía de que una inversión a largo plazo no naufragará en el próximo mandato presidencial. “Quieren saber si en 2019 las reglas de juego van a ser las mismas”, deslizó un habitué de este tipo de encuentros.

 

El propio Macri se hizo cargo de esa duda empresaria. “No vamos a cambiar todo en un año ni en una presidencia”, dijo el jefe de Estado en la apertura del evento, tal vez la primera ocasión en la que sugiere que apuntará a un mandato de al menos ocho años. “Esta no es sólo la idea de un Gobierno, sino la maduración de un país”, aseguró el mandatario frente a los hombres de negocios.

 

Por si esa definición no fuera suficiente, el Presidente otorgó protagonismo a sus dos principales delfines: el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la gobernadora María Eugenia Vidal. Ambos mantuvieron reuniones con líderes empresarios en diferentes salones del CCK, donde se instalaron durante varias horas de la jornada. La mandataria estuvo acompañada por el ministro Lacunza.

 

El Gobierno bonaerense colocó un stand debajo de la “ballena azul” del centro cultural ubicado a 200 metros de la Casa Rosada. “Province of Buenos Aires. Among all we can do more”, fue el mensaje que transmitió la gestión de Vidal. Peña, por su parte, se reunió con el CEO de Chevron, la petrolera norteamericana que tanto dio que hablar por su contrato secreto para explorar en Vaca Muerta.

 

Otro personaje de la jornada fue el ministro Aranguren, quien vendió sus acciones de Shell luego de recibir una recomendación -casi una advertencia- de la Oficina Anticorrupción. Por los amplios salones del CCK se la pudo ver también a Laura Alonso, justamente la funcionaria que emitió ese dictamen. A modo de señal, fue el propio Presidente quien se encargó de comunicar la novedad.

 

Un dólar más alto

 

Entre los empresarios con raíces nacionales se destacó Paolo Rocca, de Techint, quien disertó en un particular inglés de acento italiano para advertir que la Argentina aún está “buscando estabilidad política” y señalar que las compañías necesitan saber “si el Gobierno puede preservar las normas en el tiempo”. Otros ya empezaron a pedir –extraoficialmente- un dólar a 20 pesos.

 

Según trascendió, uno de los empresarios que hace ese planteo sobre el tipo de cambio es Cristiano Rattazzi, de FIAT, quien adhiere a Cambiemos aunque no deja de marcar su propio criterio económico. El gobierno enviará mañana al Congreso el proyecto de Presupuesto de 2017, con una proyección del dólar a 18 pesos a finales de año. Así que las diferencias continuarán.

 

El propio Macri anticipó ayer que la iniciativa contempla un crecimiento del nivel de actividad del 3.3%, en sintonía con una de las definiciones que dejó a los empresarios: “La inflación ya la hemos empezado a someter y se empiezan a ver los primeros signos de que la recesión va a quedar atrás”, aseguró en compañía de su asesor Horacio Reyser, el encargado de conseguir inversiones.

 

El objetivo del Gobierno es cerrar 2016 con 20.000 millones de dólares radicados en el país por empresas extranjeras. El diseño del plan económico requiere de un elevado nivel de inversión para volver a crecer. Por eso Macri hizo valer ante los empresarios que la Argentina pasó de una posición aislacionista a otra aperturista, con la intención de favorecer el “clima de negocios”.

 

El mismo mensaje llevará el fin de semana a los Estados Unidos, donde participará de la asamblea anual de la ONU y visitará Wall Street. También asistirá a la fundación Clinton, por lo que quedará claro cuál es su apuesta en la carrera presidencial norteamericana. Para el año que viene espera reunir al Foro Económico Latinoamericano y en 2018 recibirá al influyente G-20 en Buenos Aires.

 

Por lo visto, el Presidente cuenta con aliados de fuste a nivel internacional. Ahora le toca a su administración despejar las dudas sobre la gobernabilidad y la previsibilidad de la Argentina. 

 

Mariano Spezzapria

 

Visto 282 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 23:49

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…