Martes, 14 Marzo 2017 00:00

La guerra entre políticos y CEOs explica el misterio Sanz

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Quiénes lo quieren con cargo • El ex senador negó ofertas de cargos o candidaturas • Macri consintió la idea de reducir la cantidad de ministerios

 

•Los días explicarán otras facetas del “misterio Sanz”. Se pasó la semana negando la catarata de noticias que lo hacen candidato a algún cargo electivo o ejecutivo.” Es increíble la capacidad de invención y propagación de falsedades que hay aún en lo que se dice ‘periodismo serio’. No me han ofrecido nada ni aceptaré nada”, le atribuyen haber dicho a los suyos en Mendoza, adonde viajó el miércoles para ejercer funciones de litigante en los tribunales de su provincia.

El misterio es quién está interesado en que circulen en la prensa esas presunciones, que de ser ciertas implicarían cambios en el rumbo del gobierno por los cuales nadie apuesta por ahora. Que la agencia oficial Télam distribuyese la noticia de que Sanz había recibido de Macri la propuesta de ser candidato a diputado nacional alimentó más la comedia. Esa agencia es controlada por el oficialismo e informa noticias que un hombre de mesa de conducción de ese oficialismo desmiente como una falsedad.

•Sanz rechazó ser candidato a vicepresidente en 2015, también a ser ministro de Justicia del gabinete Macri. No podría ahora aceptar una función de nivel ministerial, salvo que fuera jefe gabinete o ministro del Interior, funciones que no están en crisis en el equipo de gobierno.

Tendría que explicar mucho Mauricio Macri si desplazase a Marcos Peña o Rogelio Frigerio. Consta en las alturas del poder que el Presidente ha consentido en las últimas horas la posibilidad de reducir la cantidad de ministerios. Pero salvo que tenga en la cabeza algo muy elaborado, como lo fue el formato de las 22 carteras que se acuñó en la Fundación Pensar, no sería más que un cambio de nombres. Apenas un redundante mensaje de austeridad.

Tampoco tiene mucho sustento que Macri admita de un día para otro la idea de designar un superministro de Economía que le sugieren los responsables de esa área en el pasado, que tampoco es un seguro de éxito. ¿Por qué funcionaría ese esquema ahora cuando no funcionó en el pasado? Por ahora son cuestionamientos ociosos y sin ciencia alguna detrás.

•Pese a esa posición de Sanz, no muestran la cara los promotores de su exaltación, que proceden de tres sectores: del propio radicalismo, de la industria y del peronismo.

Cuando justifican su interés en que Sanz formalice su actuación en el gobierno desde algún cargo, afirman que hace falta una interlocución más eficaz entre ellos y el vértice del poder.

Veamos:

  • 1) el radicalismo tiene demandas no satisfechas de mejorar su participación en las decisiones del gobierno. En esto acuerdan todos los sectores; algunos creen que Sanz en un cargo puede mejorar la tarea. El ex senador entiende que su función actual es más eficaz. Sin tener cargo alguno, está en las reuniones de mesa chica, trasmitir inquietudes y acercar nombres cada vez que los necesita el Ejecutivo, como ha hecho en el último mes con designaciones en Hacienda y en el Banco Nación. En esas reuniones participan radicales con chapa institucional, como Mario Negri, Ángel Rozas (jefe de los bloques legislativos) y José Corral (presidente del comité nacional de la UCR). Sanz se cree incomprendido entre sus correligionarios y añora los tiempos cuando tenía un entendimiento en el senado con Gerardo Morales, ahora distraído de los armados nacionales como gobernador de Jujuy. Con él se entendía con golpes de vista, aunque los separasen diferencias en muchos tópicos. Ese dúo hizo historia en el Senado en la oposición al ciclo Kirchner y espera un cronista que reconstruya aquellas batallas.
  • 2) siempre se sindicó a sectores industriales detrás de movimientos de Sanz, especialmente del grupo Techint. Consta que su bastonero Luis Betnaza actuó en el acercamiento de Sanz a Macri en 2014/2015, pero el mendocino no siguió esas sugerencias, como la de aceptar la candidatura a vicepresidente de la fórmula de Cambiemos.
  • 3) en el peronismo Sanz siempre ha mantenido un canal de entendimiento con Miguel Pichetto que funcionó durante todo el año pasado y al que hay que atribuir algunos aciertos legislativos clave del oficialismo, que está en minoría en él. Pichetto administra el único centro de poder formal que tiene el peronismo a novel nacional, que es el bloque del PJ en el Senado. Ha renovado esa conducción este año y está señalado como uno de los interesados en un Sanz con firma y despacho. El senador prefiere seguir actuando con libertad y con agenda propia. Entiende, además, que si asumiera algún cargo, sería de inmediato jibarizado por el internismo y pasaría de ser Ernesto El Deseado, a ser uno más en la pelea de todos los días.

Misterios de la condición de los políticos, gente más que rara. Pero el tiempo revela todos los enigmas, y así como ya quedará más claro este misterio, también se explicará alguna vez por qué Macri ha elegido atar su destino a la cercanía de personajes como Sanz o Elisa Carrió, nuevos en su biografía. O por qué hace lo mismo con un personaje de su pasado como Carlos Grosso, a quien hace participar de reuniones intimísimas – como la que tuvo en la semana que pasó junto a Peña, María Eugenia Vidal, Jaime Durán Barba y Horacio Rodríguez Larreta – pero lo oculta a la vista del público.

Este ministerio Sanz hunde raíces en otras presunciones, como que hay sectores del oficialismo que buscan resentir la gravitación de los radicales en el gobierno, que avanzan en la captura de áreas cual criollos pac-men.

Mentarlo a Sanz divide a los radicales; los hay que juran por el ex senador como ministro sin cartera como entornista de lujo en el área presidencial.

Pero también hay quienes manifiestan críticas por su rol de influente sin cartera. Uno de ellos es Federico Storani, en quien se referencian muchos, que ha observado que Sanz actúa en nombre del partido sin tener mandato. Antes de ahora Storani ha reprobado la negativa de Sanz a incorporarse al gobierno.

“La interlocución de Sanz fue una costosa construcción colectiva del partido que él no debió dinamitar con su retirada de los cargos”, ha dicho. La posición de “Fredi” es importante porque fue el jefe del bloque sancista en la convención de Gualeguaychú, que ganó la votación pro macrista en la pelea con el sector de Gerardo Morales, que proponía una alianza más amplia que incluyese también al Frente Renovador de Sergio Massa.

El triunfo de la opción Sanz fue una de las claves de la estrategia del Partido del Ballotage que llevó a Cambiemos a alcanzar el poder en 2015. Eso valida mucho más la posición de Storani.

Echar a correr la nominación del mendocino puede beneficiar a quienes ver con malos ojos la presencia de los radicales en ministerios clave como Agroindustria, Comunicaciones, Medios, Cancillería, Hacienda, Defensa y ahora en el Banco Nación.

¿Dónde están esos presuntos beneficiarios? En la mesa de los CEOs de la Casa de Gobierno, que es donde se escuchan las críticas más despiadadas al ala política de los aliados que manejan los bloques del Congreso. Como se acerca el armado de candidaturas este tipo de fabricaciones seguramente abundarán, de un lado y del otro.

•El último producto de los trajines de Sanz en el rol actual es la provisión de nombres para el equipo de acompaña a Nicolás Dujovne, o del nuevo vicepresidente del Banco Nación. Enrique Vaquié aparecerá mañana en Buenos Aires para formalizar la incorporación como segundo de Javier González Fraga. Esta trama enlaza la petite histoire mendocina– que se devanó en diálogos hace una semana entre Rogelio Frigerio, Nicolás Dujovne y Pancho Cabrera con Cornejo y Vaquié en la fiesta de la Vendimia – con la estrategia nacional.

Por el sistema de reforma constitucional de Mendoza, la legislatura debe aprobar la necesidad por 2/3 del total del cuerpo. El texto reformado debe, después, ser aprobado en un plebiscito en la elección legislativa siguiente por la mitad más un voto de los miembros del padrón electoral.

Para que la reelección rija para Cornejo en 2019, Mendoza debería poner una fecha de elección de convencionales antes de los comicios legislativos de octubre próximo. Eso implica someter a Cambiemos a un test electoral anticipado en una provincia que maneja sin dificultades.

¿Vale la pena exponerse a ese riesgo por favorecer una reelección, consigna que el público rechaza en todas las provincias? Y si no que lo digan Carlos Rovira o Felipe Solá. Este asunto de las fechas será discutido el viernes por los jefes de los partidos que integran Cambiemos de todo el país, que se reunirán en Buenos Aires para mostrar la radiografía de cada distrito.

Mendoza es uno de los que hoy discute, además, desdoblar o no la elección legislativa local de la nacional, de manera de despegar a la gestión de Cornejo del test nacional al que se someterá Macri en octubre. Si los mendocinos deciden esto, habrá tres elecciones: a convencionales, a legisladores locales y la nacional de diputados.

•Alimenta también el enigma en torno al personaje su singularidad frente al conjunto, del cual se ha separado por un sendero propio.

Sanz es un alcaloide del radicalismo de máxima pureza, pero va por la colectora con más velocidad que por la autopista, y no deja nunca de marcar diferencia.

En el último viaje que hizo a España dio varios testimonios. Lo invitó Macri a sumarse a la delegación oficial, pero viajó por las suyas y se pagó el viaje de su bolsillo. Una rareza, como la de rechazar la invitación a integrar el grupo de 20 argentinos que acompañó al presidente en la cena del palacio de Oriente, invitados por el rey Felipe VI°. Se privó de estar en ese exclusivo condumio nada más que por no vestir un frac, algo por lo que darían la vida muchos otros políticos. “Soy un republicano, no me pongo frac”, me dijo en esos días.

Tampoco fue a la Casa de América al diálogo público de Macri con Mario Vargas Llosa, organizado por la conexión conservadora que auspicia la relación entre el Pro, el PP y la Fundación por la Libertad que animan conservadores como Gerardo Bongiovanni y el senador por Valladolid Miguel Ángel Cortés. “No voy por las mismas razones, no soy conservador”, explicó.

De ese viaje siguió a Cartagena de Indias a acompañarlos a Jesús Rodríguez y a Lilia Puig, presidente de la Convención de la UCR, a la cumbre de la Internacional Socialista. Allí Jesús fue elegido como vicepresidente de esa liga y disertó sobre las razones de que su partido mantenga una coalición con los conservadores del Pro. “Es la clave en la lucha contra el populismo, y es algo que se repite en muchos lugares del mundo”, dio Rodríguez.

De vuelta a Sanz: él, que está considerado el más conservador de los radicales, eludió las simbologías del conservadorismo para estar en una foto socialdemócrata. De vuelta al senador Cortés: ha manifestado su interés en adquirir la doble ciudadanía argentino-española.

-Que Macri señalase en esa reunión del martes la renuncia como un rumbo posible para los ministros con las convicciones flojas, estremeció a algunos. Pero no a quienes saben que este presidente, si se le examinan los antecedentes, no es de cambiar equipos, salvo que el agua le llegue al cuello. Tiene un método celoso y cuidado de hacer el casting de sus funcionarios, le aplica el tablero de resultados y los deja en paz, convencido de que harán bien su trabajo.

La crispación tiene que ver con asuntos que arrastra de ese pasado que lo sigue como perro fiel. Antes fue el correo, ahora la autorización a Avianca, suspendida hasta que la justicia aclare si hay conflicto de intereses por haber comprado la firma aérea del grupo Macri. El reproche recurrente es sobre la incapacidad de trasmitir sus mensajes hacia el público, que sindica en problemas de los dos lados.

Del costado del gobierno, hay un formato afónico que impide que, por ejemplo, el anuncio del sábado de los créditos Procrear fuera la tapa de los diarios. Es un programa con fuerte subsidio dirigido a sectores medios que debió, seguramente, tener un lanzamiento con más preparación. Ese plan uno de los primeros productos de un grupo de coordinación de los bancos oficiales (Nación, Provincia, Ciudad) que integran también Mario Quintana y Luis Caputo. Navegaba desde hace días por los despachos y nadie lo anunciaba hasta que lo hizo Macri el sábado en Bella Vista.

Otro producto, menos conocido aún por el público, es el que ofrece créditos a 50 cuotas con el 19% de interés. Tampoco admiten capacidad para que se sepa que el blanqueo ya fondeó el pago de dos años de la llamada “reparación histórica” a los jubilados, porque hizo entrar al Anses más de $ 120.000 millones. Si ese plan fue bueno convendría sacarle mejor provecho.

Como dijo Macri el martes ante los ministros, falta quizás convicción. Los emisores del gobierno entienden que los receptores en los medios formales están dominados por una manera arcaica para entender el arcaico, y que responde a una gramática distinta a la que emplea el gobierno.

Lo atribuyen a una cuestión de método que consiste en exigirle a un gobierno no peronista, realizaciones peronistas, como concentraciones masivas, convocatorias compulsivas, reclamos de verticalismo, liderazgos excluyentes, etc.

Atribuyen esto a una brecha generacional: los comunicadores y periodistas de más nombre y con más prestigio, son factura del siglo pasado y no entienden el nuevo modo de mediar en política, lo que Jaime Durán Barba llama “la economía de la conversación”. Como no lo entienden, transmiten mal. Los periodistas más jóvenes también son sordos a ese nuevo modo de ver la política porque no tienen preparación profesional. Son producto de más de una década de escuelas de periodismo dedicadas a formar profesionales oficialistas que cuestionan a los medios en los que trabajan, a los acusan de manipular la construcción del sentido común con intereses facciosos o comerciales. Eso ha obliterado la posibilidad de un pensamiento crítico en los más jóvenes de la profesión, que pasan del oficialismo kirchnerista al oficialismo macrista sin beneficio de inventario. Da para un largo debate que alguien deberá promover. Unos “estados generales” de la prensa, como hizo hace más de una década.

El reclamo de alguna protección por parte de su equipo que formuló Macri en la reunión del martes pasado lo acompañó con melancólicos recuerdos de este viaje a España. Lo bien que nos trataron, cómo nos recibieron, etc. Esa mañana de ese martes, en el congreso español, se hacía la Sesión de Control, el examen periódico al que los diputados someten al gobierno. El canciller Alfonso Dastis hizo un elogio de Macri y de su gobierno que el presidente dice no haber escuchado por acá.

•En la Argentina, se lamentó Macri, tuvo más repercusión el discurso de Iñigo Errejón, el enfant terrible de Podemos, contra su visita. Le tuvieron que explicar que Errejón y Podemos se inspiran en el cristinismo más ortodoxo.

Ha estado en la Argentina, recibe letra de los kirchneristas criollos y hasta ha frecuentado algunos santuarios como el quincho del ex vicecanciller y actual parlasur Eduardo Valdés. También animó sketches en el recordado programa de propaganda “6, 7, 8” por la ex ATC kirchnerista. También está relacionado con Julián Domínguez, que en las últimas semanas descubrió el Camino de Santiago, que recorrió con su esposa desde O Cebreiro. Volvió con el corazón fortalecido pero sin saber si su amigo Randazzo será o no candidato. “A veces dice que sí, después duda, pero igual crece sin decir nada”.

Domínguez no cree mucho en las encuestas que exaltan a Cristina en el conurbano. “Nunca hay que creerles a estas encuestas tan lejos de las elecciones. Yo arranqué con 4 puntos y tuve 20; Macri con 15, y es presidente. Cuidado”. A este respecto Domínguez cree que la ex presidente no será candidata. Cuando le preguntás si lo dice por olfato o tiene alguna señal, responde: “Lo digo como impresión personal de lo que me ha dicho en alguna reunión y por lo que dijo en noviembre del paso pasado en un discurso en Lanús. Recomiendo que lo escuche”. Me fui a buscarlo y se le escuchó en esa oportunidad: “Tenemos que tener la generosidad de saber que no somos nosotros los únicos, que no somos los exclusivos, para nada.

Al contrario, tenemos que ampliar, tenemos que cambiar, tenemos también que sustituir. No solamente se sustituyen importaciones, también hay que sustituir dirigentes, porque se necesita, como decía Ana, sustituir ideas. Hablo de sustituir dirigentes, entre los cuales me incluyo también”. Claro que a los políticos argentinos lo último que hay que hacer es escuchar lo que dicen; hay que ver lo que hacen.

De la experiencia española, Macri trajo otras percepciones que confiesa ante pocos. Por ejemplo, la recurrencia de tres preguntas de los empresarios españoles: gobernabilidad, seguridad jurídica y futuro del peronismo. Sobre lo primero, destacó que el oficialismo logró sacar más de 100 leyes siendo minoría en el Congreso.

•¿Habilidad? Quizás, pero también que, así como hay un nuevo gobierno, también hay una nueva oposición con la que pueden acordar muchas cosas. Sobre la inseguridad, la respuesta es que eso se logra a largo plazo, y que por eso los empresarios tienen que pensar en inversiones con tasa de retorno de mediano plazo, porque esperar 20 años es mucho, y nada dura tanto.

Más cruel fue la pregunta sobre el peronismo: ¿irá Cristina presa?, llegó a preguntarle uno. No sé. ¿Por qué pregunta eso? Porque si hay alguna posibilidad de que vuelva el populismo, despídanse de inversiones serias. Más en el terreno de las fruslerías, le conmovió la adhesión personal que le manifestó el rey Felipe VI, que quedó reflejado en el momento de la despedida, al partir el avión hacía Buenos Aires. Cuando retiraban escaleras y mangas, apareció corriendo un funcionario español, a los gritos de “¡Señor Presidente, Señor Presidente!”. Le arrimaron la escala y subió con un celular en la mano en alto. Había una llamada del rey borbón, que quería despedirse de Macri. El avión detuvo más de 15 minutos su partida (habrá puesto nerviosos a los dos traficantes colombianos que traían varios kilos de éxtasis, como se sabe ahora) porque el funcionario (el introductor de embajadores Josep María Rodríguez Coso) reclamó a los gritos “El celular, el celular, que me devuelvan el celular, que es mío”. Se entreabrió la puerta de la nave y una mano le devolvió el aparato. ¿Sobre qué fue ese diálogo? Ramón Puerta es uno de los custodios de ese secreto, pero se lo guarda. Sí repite que el rey quiere venir al país cuando antes, y que pidió que le inventen un pretexto para estar por acá antes del Congreso de la Lengua, que será recién en 2019.

Por su lado, los radicales siguen su saga internista. Los de la Capital del sector Jesús Rodríguez celebraron el día de la mujer con una cena de recaudación de fondos para la institución que recuerda a Florentina Gómez Miranda. Otros reabrieron el local del comité Karakachoff con el solo objeto de ver un video de incitación a la actividad de Martín Lousteau. Siguiendo con el sacerdocio partidario Rafael Pascual hizo una aparición en Tucumán para participar de una cumbre de la juventud de la agrupación Boinas Blancas.

Una señala, por ese sello se opone al local José Cano, responsable del plan Belgrano, y es crítico de la pertenencia a Cambiemos. Gerardo Morales apareció en Córdoba para abrir un local de la casa de Jujuy en la capital provincial, adonde viven miles de comprovincianos, muchos como estudiantes universitarios. Se mostró junto a Juan Schiaretti, un amigo de Cambiemos hasta que se demuestre lo contrario.

Los convencionales nacionales de la UCR, por su parte, están convocados para el 3 de abril, algo que les molesta porque esas reuniones que convocan a delegados de todo el país solían hacerse los fines de semana, para facilitar la asistencia de quienes tienen ocupaciones que atender.

Atribuyen ese cambio de fecha a que la actual presidente, Lila Puig tiene fecha para el casamiento de uno de sus hijos en ese fin de semana. También hay quienes atribuyen a Puig la intención de reelegir en ese puesto, y le reprochan la incompatibilidad de ese cargo con un cargo legislativo, a partir de su investidura de diputada al Parlasur. Para que alcance la reelección necesita, además, 2/3 de los votos. Los críticos de la gestión de Puig de la capital federal ya hacen correr un nombre como candidato a reemplazarla, el ex senador y actual representante en la Unesco Rodolfo Terragno.

Ignacio Zuleta

Twitter:@IZuleta 

Fuente: https://zuletasintecho.com

Visto 525 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…