Miércoles, 15 Marzo 2017 00:00

Derrocar a Macri

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

Se aceleró el operativo “helicóptero”. Es el objetivo golpista que tiene el kirchnerismo desde el primer día que asumió Mauricio Macri. Lo quieren convertir en Fernando de la Rúa, un presidente frágil que tuvo que huir de la Casa Rosada y dejó un país sembrado de muertos y a la deriva.

 

Los saqueos y la violencia conformaron el momento más cercano a la guerra civil que hayamos vivido desde la recuperación de la democracia. A eso apuesta Cristina y su estado mayor. El Frente para la Victoria del Golpe, como lo llama Carlos Reymundo Roberts. O los carapintadas del kirchnerismo como los bautizó Jorge Fernández Díaz. Cristina es la comandante en jefe del terremoto desestabilizador y profundamente antidemocrático. Lo dijo Máximo con todas las letras en el acto de Argentinos Juniors: “Tal vez tengamos que dejar el gobierno, pero el poder, jamás”. Sembraron de militancia camporista todos los ministerios y oficinas del estado. Hoy están agazapados allí haciendo daño, conspirando, poniendo palos en la rueda como dice tibiamente el presidente de la Nación.

Van por todo. Ese es su lema. Militan todo el día porque saben que si Macri finaliza su mandato en tiempo y forma, Argentina ingresará en su madurez institucional y republicana fundando la alternancia democrática que hoy no tenemos. En los últimos 80 años, ningún presidente no peronista pudo lograr eso.

Pero además, Cristina y sus cómplices del gobierno más corrupto y autoritario de la historia democrática saben que si no voltean a Macri aumentan sus posibilidades de ir presos. Quieren destituir a Macri en defensa propia. Para no perder la libertad ambulatoria.

Hoy la punta de lanza de ese intento autoritario son Hugo Yasky y Roberto Baradel. No hablo de los docentes en general porque sería una injusticia. Ni tampoco de todos los gremialistas docentes. Pero Yasky y Baradel son los que trabajan para Martín Sabbatella que perdió las elecciones hasta en su distrito en Morón y siguen las órdenes de Carlos Zannini, el gran timonel. Cristina que durante muchos momentos despreció y le faltó el respeto a los docentes tratándolos de vagos, ahora felicita a Yasky y Baradel porque defienden la dignidad y la escuela pública. Los incitan para que tiren de la cuerda hasta romperla. No quieren una mejor educación ni mejores salarios. Quieren otro presidente pero no quieren esperar que la soberanía popular lo decida en el 2019.

De hecho Yasky se cansó de aplaudir  y de chuparle las medias a Cristina en la Casa Rosada y Baradel apoyó a Daniel Scioli presidente en actos en los que se abrazaba con personajes siniestros como el delincuente de Amado Boudou y el patotero de Luis D’Elía.

María Eugenia Vidal dijo que tiene la provincia fundida. Que no tiene un peso partido al medio. ¿Qué hacían Yasky y Baradel mientras Scioli fundía la provincia? Aplaudir. Hace 30 años que el peronismo gobierna la provincia. ¿O los bajos sueldos y la educación destruida es obra de Macri en 15 meses? Antes de Macri todo funcionaba muy bien diez y ahora los funcionarios están para el aplazo. Yasky y Baradel han desafiado a Macri y Vidal porque los quieren desmoronar. Desbarrancar, como dijo Hector Daer. Por eso los paros cada día tienen menos adhesión pero cada día son más salvajes. En 15 meses los gremialistas del caos le van a haber decretado más paros a Macri que en 12 años a los Kirchner. Ahora se vienen cuatro (si, cuatro) paros nacionales docentes de 24 horas cada uno.  Y hacen una huelga irracional, como si hubieran despedido a cientos de maestros.  Es solo por un tema formal o administrativo de que convoquen a la paritaria nacional. Es una excusa para levantar las barricadas y profundizar la brecha. Son paros de sindicatos, no de trabajadores. Algunos adhieren y marchan pero la mayoría no está afiliada o no está de acuerdo con los paros a repetición.

Es verdad que son grupos minoritarios. Pero también es cierto que tiene gran capacidad de daño y movilización y les sobra dinero para mover el aparato. El que se robaron y el que aportan los intendentes kirchneristas como los de Berazategui o Avellaneda.

Pero la punta de lanza de estos dos sindicalistas eternos de los docentes no está sola. En todas las áreas se han puesto en marcha los topos que quedaron en el estado.

En la justicia la “orga” la maneja Alejandra Gils Carbó que mueve las piezas de los cientos de fiscales y jueces que pertenecen a “Justicia Legítima” y que tienen órdenes de inventarles causas a todos los oficialistas y a los periodistas independientes que no se arrodillaron durante el cristinato. Y también, son el escudo que blinda de impunidad a los funcionarios que se enriquecieron ilegalmente, empezando por la reina Cristina.

Hay quinta columnistas en todos los pliegues y repliegues del estado. Entre los servicios de inteligencia, en Télam y en canal 7. Integran la agrupación “Sabotaje y boicot”. Uno de los líderes piqueteros más cercanos al Papa Francisco, llamado “Esteban “Gringo” Castro de la CTEP dijo que este “es un gobierno antinacional, antipopular y antiobrero” y el jefe, Juan Grabois que directamente es funcionario pontificio dijo que “Milagro Sala está secuestrada. Mañana van a sitiar el país con 1.500 ollas populares, cortes de ruta, asambleas y acampes. Y eso que son los que lograron la ley de emergencia social que exigían para tener un status casi de sindicato y fueron beneficiados por 30 mil millones de pesos en tres años.

El macrismo no supo, no quiso o no pudo extirpar a los golpistas agazapados en el estado. Fueron ingenuos por un lado y les faltó poder político por el otro. Ahora están durmiendo con el enemigo.

Pero lo cierto es que hoy empiezan a aparecer algún tipo de respuestas en las redes sociales. Hay grupos de padres que están organizando ir a la puerta de los colegios a hablar con los maestros y explicarles el sufrimiento que les produce ver como sus hijos pierden días de clase y el daño económico para ellos que pierden el presentismo en sus trabajos. Hay todavía muy en ciernes una campaña por las redes sociales que convoca a actos masivos en todas las plazas más importantes del país en apoyo a Mauricio Macri. Parece algo espontáneo con toda la potencia que tiene los espontáneo pero también con todas sus limitaciones. Está la foto del presidente Macri y dice “No está solo”. Y abajo convoca para el sábado 1ro de abril a las 18 hs. “en defensa de la democracia”. Por ahora el gobierno o la coalición Cambiemos no abrió la boca.

No hay que permitir que se burlen de la voluntad popular. Cristina en su soberbia decía: “armen un partido y ganen las elecciones”. Eso fue lo que pasó. Los opositores armaron un partido y ganaron las elecciones. Ahora les toca a ellos llenar las urnas de votos y no de cortes de ruta, piquetes y paros el país.

Las aulas vacías, vacían simbólicamente la democracia. Hay que recordar que  siempre son los más humildes los más perjudicados. Porque además, muchos comen en las escuelas.

Hasta Sergio Massa dijo que hay una oposición que “destruye”. Muchas veces los símbolos explican más que muchas palabras. Máximo dijo que no iban a entregar el poder. Y Cristina no quiso entregar los atributos de mando a Mauricio Macri. Un golpe al corazón de las instituciones. Beligerantes. Autoritarios. Golpistas de la primera hora. 

Alfredo Leuco 

Fuente: www.alfredoleuco.com.ar

Visto 5988 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…