Jueves, 16 Marzo 2017 00:00

El Presidente no puede estar en todo

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El gobierno de Mauricio Macri tiene por lo menos tres variables políticas descontroladas. Una especie de Triángulo de las Bermudas del ejercicio del poder. Uno es lo que el peronismo denomina "la calle" y los dirigentes de Pro definen como "espacio público". Otro es el indispensable vínculo real con las corporaciones o "círculo rojo". Y el tercero es el organigrama de la administración nacional, un galimatías que nadie parece terminar de entender.

 

A Macri y una buena parte de Cambiemos disputar "la calle" nunca pareció importarles demasiado. Ni parecen preocuparlos las manifestaciones constantes de sindicalistas y referentes sociales. No lo sienten como un espacio a conquistar. El descollante éxito de Twitter pero en especial de Facebook durante la última campaña electoral les hizo creer, falsamente, que la presencia de gente real protestando al aire libre no era determinante para gobernar. La última movilización de la CGT y el caos de ayer quizá los hayan hecho revisar esas creencias.

Tampoco el oficialismo parece terminar de dominar el "uso del espacio público". Fue muy bueno lo que hizo el gobierno de la ciudad con los manteros de Once. También es cierto que la Policía de la Ciudad está empezando a hacer cumplir las directivas de dejar por lo menos un carril libre para las manifestaciones de hasta 20 personas. El problema lo siguen teniendo con los cortes de calles más masivos. Todavía no fueron capaces de poner en marcha el protocolo antipiquetes. Y esa "inacción" genera cada vez más mal humor. La explicación de por qué no los desalojan o les impiden instalarse es atendible. Tienen miedo de que un policía inexperto lastime o mate a algún manifestante. Y de que las consecuencias de esa acción terminen en una escalada política con final incierto. Por ahora, prefieren la indignación de sus propios votantes antes que un desenlace como el que terminó con la vida de Kosteki y Santillán.

El vínculo del Presidente con los factores de poder es pésimo, por no decir inexistente. Macri se lleva mal o no tiene contacto directo con jueces, fiscales, hombres de negocios y otros "operadores no tradicionales" que suelen influir en las cuestiones de poder real. El nexo de su amigo Daniel Angelici con lo más granado de Comodoro Py fue dinamitado por la "lengua karateca" de Elisa Carrió. Muchos hombres de negocios que vivieron de la teta del Estado ahora consideran a Mauricio un traidor. Su relación con muchos de "los Gordos" de la CGT y el resto del sindicalismo es ahora nula o muy tirante. El trato con la cúpula de la Iglesia Católica argentina no pasa de lo formal. El propio Macri, Carrió e incluso el jefe de Gabinete, Marcos Peña, podrían incluso vanagloriarse de la relación distante y fría que mantienen con los hombres y mujeres "que cortan el bacalao". Pero también se puede pensar que este aislamiento podría transformar al Gobierno en una administración demasiado débil el día en que las papas quemen.

Sobre el estrambótico organigrama del gabinete abundó el periodista Marcelo Longobardi. Se lo explicó de manera gráfica, la semana pasada, a Joaquín Morales Solá. Economía está dividido en siete ministerios. Hay dos vicejefes de Gabinete que coordinan esas y otras áreas. Entonces ningún ministro parece tener la responsabilidad final. Sólo algunos de ellos, como el de Interior, Rogelio Frigerio, tienen vuelo propio. Pero esto sucede debido a una decisión personal del Presidente. Es más: la administración funciona a golpe de deseo del jefe del Estado.

El problema es que Macri no es Superman y por lo tanto le resulta difícil seguir todos los temas. Desde la relación con cada provincia hasta los problemas como el narcotráfico, la inseguridad y la inteligencia. El área de inteligencia, a propósito, es un buen ejemplo para explicar por qué el Poder Ejecutivo todavía no termina de hacer pie en el ejercicio del poder real. Macri le pidió a su amigo Gustavo Arribas que asumiera en la AFI por dos motivos. El primero: la enorme confianza hacia él. El segundo: que no está contaminado por los vicios del mundo de los espías. Pero el mundo de los espías sigue funcionando. A pesar de Arribas y de Macri. E incluso lo hace contra Arribas y contra Macri. Carrió diría que si fuera por ella, disolvería la AFI. Pero Cristina Fernández, aquí y ahora, lidera una red de espionaje paralela, más proactiva que la oficial. La buena noticia para el país es que los agentes de Cristina tocan el timbre hasta para espiar. La mala: son tan irresponsables que si siguen agitando el cronograma de marchas y protestas van a terminar de incendiar el país. 

Luis Majul

Visto 379 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…