Domingo, 19 Marzo 2017 00:00

Macri recargado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Jaqueado, el Presidente está menos zen y más sanguíneo. Retos e instrucciones a la tropa.

 

Otro Macri. Apasionado, con determinación deliberada, lanzó cuatro arengas en diez días. Casi inédito en sus seis décadas de vida. Exigente, también les demandó a sus ministros mayor compromiso y convicción, promete autoridad y una firmeza infrecuente en aquel hombre meditabundo y ecualizado que aterrizó en la Casa Rosada con la onda del budismo zen hace un año y medio. El cambio de estrategia personal comenzó con su discurso en el Congreso. Dicen que el gallego Mariano Rajoy lo convenció, además, de que no debe ceder si está convencido de sus actos, que siga su ejemplo (pasó más de un año sin formar gobierno y después acostó a toda la oposición). No es lo que ha hecho Macri en su primer año de mandato, acostumbrado a retroceder o corregirse, a pregonar las ventajas de la prueba y el error, tarea en la que ni pudo imponer un cambio de feriado y hasta se obligó a mudarse de avión apenas escuchó una queja porque había viajado en una compañía que no era Aerolíneas.

No ha sido particularmente tozudo, como reclama su colega español. Pero ahora, con el agua al cuello, descubre que en posición de yoga no puede enfrentar piquetes, huelgas, desórdenes callejeros, y menos los índices poco alentadores que recoge el Gobierno. De ahí que ya no regala el libro de Mandela y menos se le ocurre recomendar el documental sobre la felicidad que hicieron científicos de Harvard afirmando que la gente más dichosa vive en Bután. Tampoco le alcanza la corte optimista de los millennials con la que se rodeó, esa generación salvadora destetada fuera de tiempo. Al menos en lo político. Otro Macri, entonces, aparece: exhibe intensidad, ira, distante de aquel original suave, pasivo y oriental. Ese tipo anterior jamás podría convencer a la población de que no hubo ni una pizca de corrupción en los casos de Panamá Papers, Odebrecht, Avianca o el Correo Argentino.

Como otros gobiernos, el Presidente sostiene que la oposición no quiere dejarlo gobernar. Alfonsín decía que le ataban las manos; los Kirchner, que les ponían palos en la rueda. Prospera también la recurrencia contra la desestabilización maníaca de la oposición; igual que otros antecesores, promueve los bajos instintos del peronismo refractario y le aplica a Cristina de Kirchner una levadura influyente que ni el ego de la viuda asume, hoy empeñada en las causas judiciales y, sobre todo, en la venganza de su ex empleado de Inteligencia Jaime Stiuso, el “ingeniero” electrónico que la acecha con carpetazos disimulados en grabaciones. Él nunca le perdonará –tampoco a Carlos Zannini– que lo haya despedido por la puerta de atrás, sin decoro ni indemnización, denunciándolo por controvertir el pacto con Irán. Justo a él, que le había sido fiel durante diez años, al menos con la categoría de fidelidad que entienden los hombres de ese rubro.

Si hasta el propio Macri parece entenderlo, ya que habilitó la entrevista de Stiuso con el actual jefe de la AFI, Gustavo Arribas, olvidando adrede las tareas de espionaje (y judiciales) que le hizo padecer durante la administración kirchnerista. No se sabe nada de esa reunión, ya que a Stiuso no le interesa el deporte como a Arribas, y nadie supone que se haya limitado a la represalia que el “ingeniero” persigue por haber sido acribillado un dilecto colaborador suyo (el lauchón Pedro Viale) por un escuadrón bonaerense que, según él, estaba dirigido en su contra. Trascendió que, en un encuentro desagradable y no exento de violencia, el ex gobernador Daniel Scioli formuló explicaciones al respecto. Es una fuente a consultar.

El nuevo Macri no sólo repite denuncias de anteriores gobiernos; se calza en esa copia atuendos de autoridad, tipo Kirchner o Menem. Por ejemplo, instruyó a la tímida María Eugenia para que se despertara del sopor negociador con los docentes y se mimetizara en la Margaret Thatcher que venció a los mineros de paro. O en el Reagan que liquidó la huelga de los controladores aéreos. Se ha convencido de que esa batalla con los maestros la habrá de ganar el Gobierno (no computa, claro, las pérdidas en el triunfo). Con los sindicalistas de la CGT ordenó una recomposición a partir de que no le cumplen promesas de paz; su amigo y partner futbolístico Moyano se redujo mientras su administración no satisface compromisos asumidos.

Paralelismo. Ocurrió lo mismo con las organizaciones sociales –hoy dominantes dentro de la central obrera, muchos enrolados en el “hagan lío” del papa Francisco–, a las que no llegaron fondos convenidos ni planes en cantidad (hoy de menor número que en años anteriores de crisis). Advirtió que los más proclives a conversar quedaron expuestos, que el trío de la CGT es un plazo fijo a desaparecer y que el reemplazo vendrá con alguien de configuración ubaldinista.

También le pidió otra ejecutividad a Patricia Bullrich con el tema de los piquetes. Ella arguye que no procede debido a que Horacio Rodríguez Larreta la bloquea: el intendente no quiere perturbaciones que lo desacrediten en la Capital y lo disminuyan para las elecciones de octubre. Igual, se repartieron avenidas y calles para disipar gentíos inconvenientes o alteraciones peligrosas. Fracasaron, obvio, y lo peor ocurrió en el Puente Pueyrredón: hubo un envío de 2 mil agentes de distintas fuerzas, no pudieron impedir la toma y volvieron marcha atrás cuando empezaron a caer cascotazos.

Por si fuera poco, hasta decidió emprolijar la interna y le puso los puntos a Elisa Carrió: simplemente dijo que no comparte sus diatribas ni avanzadas sobre Lorenzetti, Jorge Macri y Angelici. Casi una ruptura esa desobediencia pública sobre la moralidad; pero la dama ni se inmutó, volvió a decir que cree en el Presidente, no habla del Correo, lo apoya en su lucha contra los docentes y, para mantener las formas ante la audiencia, se reunió a la hora del té con la jueza Servini de Cubría, su socia en la guerra femenina contra el titular de la Corte Suprema. Hasta le imputan que fue operador de Néstor Kirchner en el sur, argumento débil para forzar su renuncia o el juicio político.

Con los radicales, en cambio, Macri parece menos ofendido, hasta dejó pasar que le pidieran la renuncia de Marcos Peña y que su embajador en Washington, Martín Lousteau –quien ni siquiera atiende a enviados especiales como Leandro Despouy para la cuestión de derechos humanos–, se expresara contra el Gobierno que le paga el sueldo sin reprimendas. Lo que se dice autonomía democrática. Por ahora, claro. Ya que endurecerse no tiene el mismo efecto en los mismos barrios. 

Roberto García

Visto 248 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…