Viernes, 05 Mayo 2017 00:00

El mundo mira a la Argentina para saber si hay vida después de transitar por el populismo - Por Hernán de Goñi

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El ex ministro Alfonso Prat-Gay es un agudo observador de los fenómenos globales.

 

Nunca ocultó que le interesa tanto la política internacional como la economía, una mirada que se le hizo hábito desde los tiempos en que tenía que predecir el recorrido de las monedas emergentes en las oficinas de JP Morgan en Londres.

Ayer volvió a mostrar que sigue interesado en esos matices, reforzados por la expectativa de que podía cerca de convertirse de manera inminente en el próximo embajador argentino en Washington.

Una charla que dio al mediodía en la Embajada de España reposicionó su perfil diplomático, ya que habló más de Trump y Francia que de la inflación. La chance de volver a trabajar para el Gobierno se potenció por su rápida partida rumbo a Olivos, donde almorzó frugalmente con el jefe de Gabinete Marcos Peña.

Con el correr de las horas, sin embargo, la posibilidad quedó reducida a una especulación. Su anfitrión admitió que hablaron de Cambiemos, lo que terminó reavivando un destino más ligado a una candidatura local que a la capital estadounidense.

Lo que aportó Prat-Gay, más allá de los vaivenes de su destino, fue una explicación del interés que despierta la Argentina a nivel global, factor que la Casa Rosada resumió de este modo: en 30 días Mauricio Macri se habrá reunido con los líderes de EE.UU., Alemania, China, Japón e Italia.

"El foco que genera nuestro país se debe a que estamos tratando de cambiar algo que se está enraizando en otros lugares del mundo: todos quieren ver que le pasa a los populismos cuando se vuelven insostenibles, y ver cómo se sale de sus problemas", dijo Prat-Gay al dar una charla ayer en la Embajada de España.

La Argentina no es un caso más, ya que sin contar su ciclotimia política y económica, es una nación que no tiene conflictos étnicos ni religiosos, sus habitantes se comunican en un solo idioma, tiene recursos naturales y puede generar energías limpias. Todo eso es lo que abre las expectativas de los inversores, ya que América latina puede convertirse en una región de oportunidades mucho más homogéneas si se despeja el horizonte institucional de Brasil y Venezuela.

El desafío transversal a todos los países es la adopción de políticas inteligentes que permitan enfrentar los cambios tecnológicos, que hoy son más disruptivos que nunca. "La realidad es un museo permanente", citó Prat-Gay. La Argentina todavía tiene mucho para recorrer antes de abandonar el laboratorio. 

Hernán de Goñi
Director periodístico

Visto 674 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…