Martes, 10 Octubre 2017 00:00

Lo impensado... ¿Cambiemos primera minoría en el Senado? - Por Laura Serra

Escrito por  Laura Serra
Valora este artículo
(2 votos)

Suena a una quimera. Pero nadie en los despachos oficialistas lo descarta. ¿Es factible que el PJ pierda su dominio absoluto en el Senado a partir del 10 de diciembre y que Cambiemos se convierta en la primera minoría? El oficialismo hace números y se ilusiona, aunque admite que sólo sería posible si el peronismo no kirchnerista continúa fragmentado sin lograr unir a sus huestes en un único espacio parlamentario.

 

Lo cierto es que oficialistas y opositores se embarcaron en los últimos días en una carrera febril por reunir la mayor cantidad de aliados posibles para engrosar sus respectivos bloques. Está en juego, nada menos, que la llave del poder del Senado, hoy en manos del Frente para la Victoria-PJ. Quien posea esa llave tendrá el control de las comisiones y de la agenda legislativa del cuerpo. Para el Gobierno sería un triunfo apoteótico. Para el peronismo, en tanto, es una cuestión de supervivencia: después de las elecciones legislativas, el Senado será uno de los pocos bastiones de poder que le quedará.

Hoy por hoy, el bloque del Frente para la Victoria-PJ, con alrededor de 40 miembros entre propios y aliados, ha sido el mandamás del Senado durante los dos primeros años de la gestión de Mauricio Macri. Sin embargo, perdería media docena de bancas si repite su desempeño en las PASO, con lo cual dejaría de ser mayoría. El problema se agudizaría si se consuma el divorcio entre kirchneristas y peronistas. Ya lo anticipó Miguel Pichetto, el jefe del bloque de senadores del PJ: Cristina Kirchner abjuró del peronismo, por lo que si ingresa en el Senado, deberá hacerlo por el sello con el que compitió, Unidad Ciudadana.

El bloque Cambiemos, en tanto, con apenas 15 bancas, engrosará sustancialmente su bloque después de las elecciones legislativas. De repetir su desempeño en las primarias, el oficialismo se llevará dos bancas por Santa Cruz, Jujuy y San Luis, respectivamente. Además, si se verifica el resultado de las últimas encuestas y triunfa también en Buenos Aires, sumará otras dos bancas. Además, el oficialismo obtendría el tercer senador en las otras provincias que renuevan bancas: Formosa, La Rioja, San Juan y Misiones.

Cambiemos se ilusiona, pero Miguel Pichetto se apresta a frustrarles cualquier expectativa. De larga experiencia parlamentaria, el jefe del bloque de senadores peronistas ya trabaja en el diseño un bloque amplio (o, en su defecto, un interbloque) que aglutine a todos los representantes de los gobernadores de su partido. Su obsesión es articular un principio de unidad del peronismo con epicentro en el Congreso que defienda los intereses de los mandatarios peronistas en la discusión de las leyes económicas que se vienen para la segunda etapa del gobierno de Macri.

La intención del peronismo es replicar en la Cámara de Diputados esta misma jugada, esto es, la conformación de un interbloque amplio que contenga las distintas corrientes internas. Incluidas las huestes del Frente Renovador de Sergio Massa.

"Estamos cerca. Sergio está dialogando mucho con los gobernadores. Confluir en un espacio común nos conviene a todos", confió a La Nación un importante legislador del peronismo.

De todas maneras, la Cámara de Diputados está perdida para el peronismo; allí Cambiemos seguirá como primera minoría. La cuestión es el Senado: si Pichetto logra retener a los peronistas ortodoxos dentro de su bloque (que dejará de llamarse Frente para la Victoria-PJ para ser bautizado como bloque Justicialista), mantendrá su dominio en el Senado, aun divorciándose del kirchnerismo.

Los primeros cálculos arrojan que el bloque peronista puro retendría unas 24 bancas; Cristina Kirchner, entre 9 y 10 bancas. Pichetto apuesta a integrar a Carlos Caserio (Córdoba), Alfredo Luenzo (Chubut) y a Cristina Fiore (Salta), quienes responden a los gobernadores Juan Schiaretti, Mario Das Neves y Juan Urtubey, respectivamente.

Cambiemos, en tanto, partiría del mismo piso que el PJ, unas 24 o 25 bancas (según sea el resultado de Buenos Aires). Y apuntan a incorporar en un futuro interbloque a sus aliados Roberto Basualdo (Producción y Trabajo-San Juan), Claudio Poggi (Avanzar San Luis) y la fueguina Miriam Boyadjian.

Sin embargo, las cosas no vienen tan sencillas. "Basualdo y Poggi, aunque son aliados del oficialismo, insisten en mantener sus monobloques. Además, en el radicalismo hay cierta renuencia a sumar peronistas a un espacio oficialista más amplio. La cosa está difícil", masculla un experimentado dirigente de Cambiemos. 

Laura Serra 
Twitter:@lauraiserra

Visto 129 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…