Jueves, 21 Diciembre 2017 00:00

La plata dulce y ajena de Cristóbal y Echegaray - Por Ricardo Roa

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Le cantaron el no va más al "Zar del Juego". ¿Un caso testigo?

 

Ricardo Echegaray se jactó siempre de conocer vida y obra de todos. Quería decir que podía contarles las costillas y escrachar a empresarios, políticos, periodistas o a cualquiera que se atreviera a molestar a Néstor primero y a Cristina después.

De pronto aparecían en un discurso o en una declaración intimidades fiscales de gente que incomodaba.

Por si no se recuerda: los latigazos al inmobiliario Saldaña que había osado hablar de la caída de las ventas o al abuelo que quería comprar un dólar a su nieto y no podía.

También Subiela quiso comprar dólares para viajar y no pudo y como lo dijo lo sacudieron chicaneándolo con su declaración de impuestos. A Darín le pasó algo parecido.

Ese hombre que decía tener más y mejor información que los espías de la SIDE, que podía apretar a cualquiera y por eso se consideraba un intocable, está hoy caminando por la cornisa. Porque en lugar de usar la información que tenía sobre Cristóbal López para denunciarlo se la guardó para protegerlo.

Durante años y durante los años de Echegaray en la AFIP, López recaudó el impuesto a los combustibles en sus estaciones de servicio Oil y en lugar de girar esos miles de millones a Echegaray se los guardó con la vista gorda de Echegaray.

Por si hace falta decirlo: decir Cristóbal era y es decir los Kirchner. Proteger los negocios de López era proteger los negocios de los Kirchner.

Con la plata dulce que recaudaba y de la que se adueñaba, López compró empresas. Muchísimas: se le cuentan unas 170 en su grupo Indalo.

Fue una maniobra tan burda como la cadena de engaños que tejió para ocultar el robo y burlar a la Justicia.

Un par de eslabones: mudó el domicilio legal al sur para concursar Oil bajo el paraguas de un juez amigo. Fracasó.

Y ya inhibido, vendió o dice que vendió el grupo a financistas encabezados por Ignacio Rosner sin tener la autorización de la Justicia.

​En simultáneo cambió la composición del directorio para incorporar a los compradores que crearon OP Investments después de haber firmado la compra. Otro embrollo.

El juez Ercolini dijo que López “engañó sostenidamente al juzgado, a la fiscalía, a la AFIP y a los veedores en las empresas” y lo mandó preso junto a su socio De Sousa.

El fallo cierra un círculo que pasó por la Corte y por el juez Vitale del concurso de Oil. Y puede ser un caso testigo sobre el fraude fiscal.

Para Ercolini, López no pudo explicar cómo iba OP a pagar la deuda con la AFIP, que estiman ya en unos $ 17.000 millones, ni cómo “harían frente a la eventual reparación de los daños y perjuicios ocasionados al Estado”.

Rosner le dijo a El Cronista que necesitan “desligarse de la leyenda negra” alrededor de López. En realidad, lo que necesitan y les cuesta es desligarse de la historia negra de López.

También dijo que la petrolera rusa Lukoil, que según él compraría Indalo, “dio la media vuelta”. Nunca se los vio por acá.

Lo que hay por acá son empresarios interesados en aprovechar la volada y pagar muy barato algunas empresas del grupo. Y también hay una preocupación del Gobierno: si se llegara a una intervención, cómo gestionar esas empresas desde el Estado.

Cristóbal siempre quiso diferenciarse de Lázaro Báez. Se veía a sí mismo como un empresario y a Báez como un testaferro.

Por esas vueltas de la vida, ahora conviven bajo el mismo techo: el presidio de Ezeiza.

López, Báez y Echegaray no nacieron de un repollo: salieron de la pingüinera kirchnerista de Santa Cruz. 

Ricardo Roa

Visto 337 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…