Lunes, 22 Enero 2018 00:00

Macri necesita una utopía - Por Ignacio Fidanza

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El Gobierno empieza a entramparse. Gradualismo y reformismo permanente no entusiasman.

 

El diagnóstico sigue vigente. Ganar la elección de medio término permitió a Macri eludir una crisis política de envergadura, pero la idea del núcleo duro de la Casa Rosada de gobernar en soledad, bordando acuerdos ad hoc por tema para evitar un entendimiento global con el peronismo, encerraba costos importantes que ahora empiezan a sentirse.

Macri en vez de enojarse con Horacio Rodríguez Larreta, acaso podría mirar más de cerca la experiencia porteña de su sucesor. O si le resulta más agradable, la de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires. Silbando bajito, ambos dirigentes avanzaron en acuerdos de gobernabilidad con el peronismo de sus distritos, mucho más audaces que los que ensayó Macri a nivel nacional. Y el resultado está a la vista: En ambas Legislaturas casi todo lo importante transita a velocidad crucero.

La idea del gradualismo que mutó en reformismo permanente es poco más que una justificación de la dificultad de la Casa Rosada para consolidar un paquete de reformas sustanciales. La fantasía de un gobierno sin costos. De hecho, no es un secreto que no son estas reformas las que hacen falta, sino unas más profundas. En el Gobierno son conscientes de esa necesidad, por eso agregan a reformismo la palabra "permanente". Es su manera de decir: sabemos que no alcanza, pero vamos de a poco.

¿Por qué? Porque son un gobierno en minoría. Y volvemos al día uno del mandato de Macri, donde se decidió un rumbo que empieza a pasar la factura. Una factura que quedó disimulada por el triunfo electoral de medio término. Y eso es parte del problema, confundir éxito electoral con gestión o mejor dicho, con política de Estado eficiente. La segunda necesita la primera, pero la primera no reemplaza a la segunda.

El diagnóstico es simple: Macri es un gobierno de transición de salida del populismo. Con realismo, diagnosticó en sus comienzos que sólo había margen para una salida no traumática. Pero esto lo coloca en una carrera contra reloj entre deuda y déficit, que es la ecuación de fondo de este experimento. La aguja se mueve equalizando esas dos variables. Y en la primera mitad de su mandato, el resultado es decepcionante: La deuda se duplicó y el déficit global creció. La sensibilidad para medir los tiempos es la clave que determinará el fracaso o el éxito de esta etapa.

Por eso, la sensación acuciante mientras se demora la estabilización macro en un nivel más sano. Por eso, la sospecha que la crisis sigue a la vuelta de la esquina. Porque tras décadas de fracasos, los argentinos ya perciben hasta en la piel, cuando la economía empieza a acumular más inconsistencias de las tolerables.

Por eso, lo de reformismo permanente es un placebo. Porque el tiempo último del proceso lo marca el crecimiento de la deuda, no los buenos modales de los ministros. Lo otro es marketing para camaleones.

La caída de la reforma laboral, ahora disfrazada en su envío por tramos -que como es lógico comenzará por el más agradable para los sindicatos- es un ejemplo cabal de los límites del reformismo permanente ejecutado en soledad. El filo de la reforma nunca llega, o cuando llega lo hace tan pulido que pasa de reforma a masaje agradable. Y todo sigue mas o menos igual.

Entonces volvemos al principio: ¿Cómo se acelera este proceso? ¿Cómo se sale de este pantano de pequeñas mejoras mezcladas con retrocesos?

Casi aburre decirlo, pero hay que insistir. Con acuerdos políticos globales, serios y profundos con la oposición, que construyan un nuevo paradigma y aporten el músculo para convertirlo en realidad. En la Argentina de hoy, este proceso empieza por un acuerdo con el peronismo que está para dialogar. Esto es, gobernadores, intendentes, sindicatos y los bloques de legisladores que les responden.

No es todo, pero es mucho más que lo que hoy tiene el Gobierno, en base a mini-acuerdos a disgusto, bajo amenazas más o menos veladas de prisión y promesas de fondos, que después de dos años nos dejan esa sensación de estar en un equilibrio tan precario -aunque de otro signo- como el que teníamos en el 2015.

Lo que estamos viviendo, acaso es el inicio del agotamiento del sistema de látigo y chequera, que continuó con Cambiemos bajo una estética diferente, pero que ofrece la misma combinación de soluciones de coyuntura, mientras acumula tensión y desconfianza.

Macri necesita una utopía que rescate su mandato, que aporte el entusiasmo para dar el salto que el gradualismo le niega.

Pero claro, la historia reciente le señala otro camino. Apretar los dientes y pasar este mal momento -el Gobierno ya sobrevivió a otros-, aguantar el 2018 y el año que viene volver a desempolvar el populismo de emergencia, exprimir al máximo la deuda para apalancar obra pública y beneficios sociales. Funcionó y en la medida que el peronismo siga dividido, no hay que descartar que vuelva a funcionar.

El lado B de ese planteo es la macroeconomía desajustada y con horizonte cada vez más corto, sobre el filo de ese abismo traza sus planes.

Ignacio Fidanza

Visto 236 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…